Informe

Cetosis y dietas cetogénicas

29 septiembre 2017
cetosis

29 septiembre 2017

La cetosis es un estado fisiológico en el que, por ausencia de hidratos de carbono en la dieta, el organismo busca fuentes alternativas de obtención de energía. Para ello, se forman cuerpos cetónicos a partir de las grasas de reserva. La presencia de estos cuerpos en la sangre puede producir efectos perjudiciales sobre el organismo.

¿Qué es la cetosis?

La adaptación del hombre en el pasado a un medio hostil y con un limitado acceso a los alimentos ha requerido de mecanismos metabólicos, los cuales permitieran funcionar al organismo sin suministro energético durante periodos de tiempo relativamente largos. La cetosis o la formación de cuerpos cetónicos es uno de esos mecanismos.

El metabolismo celular está basado en la glucosa, pero los niveles de glucosa decaen en periodos de ayuno o escasez de alimentos. En esos momentos, empiezan a utilizarse los ácidos grasos del tejido adiposo y a formarse cuerpos cetónicos en el hígado, que pasan a ser el combustible energético de los tejidos.

Con dietas con un aporte de hidratos de carbono por debajo de 50 g al día, las reservas de glucosa resultan insuficientes. Durante periodos de ayuno, el suministro de cuerpos cetónicos se convierte en el principal proveedor de energía para el cerebro (60-70 % del total energético). El resto (30-40 %) procede de la glucosa obtenida a partir de varias fuentes como, por ejemplo, los aminoácidos que forman parte de las proteínas y el glicerol de los triglicéridos.

La formación de cuerpos cetónicos o cetogénesis incluye la formación de diversas sustancias: el beta-hidroxibutirato, el acetoacetato y la acetona. Es más, el aroma característico de la cetosis se debe a esta última sustancia, la cual se elimina por vía respiratoria.


Imprimir Enviar por email