Informe

Empleados de hogar: respuesta a tus dudas

06 septiembre 2022
Empleadas de hogar

¿Tienes un empleado o empleada del hogar? Aunque solo vaya a tu casa unas pocas horas, debes ocuparte de algunos formalismos legales y papeleos obligatorios. No te preocupes. Te enseñamos cómo dar de alta un contrato de empleo del hogar en la Seguridad Social, cuánto tienes que cotizar, qué límites debes respetar en el pago del salario, en los horarios, en las bajas...

Lo que debes saber sobre empleo de hogar

¿En tu casa trabaja un empleado o empleada del hogar? ¿Trabajas tú en el empleo del hogar? Te interesa conocer bien el Sistema Especial de Empleados del Hogar y saber cuáles son los mínimos salariales y a cuánto ascienden las cotizaciones.

CALCULA CUÁNTO TE COSTARÁ EL EMPLEADO DEL HOGAR

Afecta a todas las personas empleadas del hogar

El Sistema Especial de Empleados del Hogar está destinado a todas las personas que reciben pagos por hacer tareas domésticas en sentido amplio: limpieza, cocina, plancha, jardinería, atención a ancianos o enfermos, cuidado de niños… Da igual que se trate de un interno que trabaje para una sola familia, que una persona que va a distintos domicilios y trabaja en cada uno pocas horas a la semana.

La norma también afecta a empleados que ya estuvieran cotizando en el antiguo Régimen Especial de Empleados del Hogar antes del 1 de enero de 2012.

En esa fecha, el Sistema Especial de Empleador del Hogar se integró en el Régimen General de la Seguridad Social y empezó a operar la legislación que trata de acercar los derechos de las personas empleadas del hogar a los de los demás trabajadores. Las cotizaciones que pagan sus empleadores cubren las contingencias de enfermedad, accidente, embarazo, maternidad y paternidad, jubilación…

El último cambio: también cobrarán el paro

El derecho que tradicionalmente les ha faltado a los empleados del hogar es el de cobrar la prestación por desempleo, pero esta situación pronto cambiará. La lucha particular de una empleada del hogar, su empleadora y su abogado, consiguió someter esta carencia de la Seguridad Social española al juicio del Tribunal de Justicia Europea, como un problema de discriminación en razón del sexo, ya que la mayor parte de los empleados del hogar son mujeres. Y el TJUE conminó al Gobierno español a corregirla, lo que ha llevado al Gobierno a mover ficha y a que Moncloa anunciara, el 6 de septiembre de 2022, que los trabajadores del hogar "disfrutarán de la misma protección por desempleo que cualquier otro empleado por cuenta ajena".

A partir del 1 de octubre de 2022, los empleadores tendrán que cotizar por desempleo, así como contribuir al Fondo de Garantía Salarial (FOGASA), para que este intervenga en caso de que ellos no puedan indemnizar a sus empleados, si deben hacerlo y se declaran insolventes.

Los términos precisos de esta novedad no están del todo definidos, pero iremos informando de ellos a medida que se conozcan.

Primer paso: firmar un contrato de empleo del hogar

La relación laboral debe formalizarse por escrito en un documento del que cada parte guarde una copia firmada. El empleador es responsable de ello y no hacerlo puede acarrearle sanciones.

Solo están exentos de formalizar el contrato por escrito los servicios esporádicos que duren menos de cuatro semanas seguidas (por ejemplo, si pagas a alguien de confianza para que te ayude durante unos días a limpiar a fondo una casa de veraneo).

El Ministerio de Empleo y Economía Social propone modelos de contratación que contienen todos los datos necesarios, y puede ser para contratos a tiempo completo o parcial, y para contratos con duración determinada o de duración indefinida (pueden tener muchas páginas y parecer muy farragosos, porque prevén muchas situaciones, pero lo normal es que solo tenga que rellenar alguna de esas páginas).

Se puede pactar un periodo de hasta dos meses de prueba. A partir de entonces, el contrato podrá extinguirse por diferentes causas: la dimisión del trabajador, el mutuo acuerdo, el fallecimiento del empleador, un despido disciplinario… Lee las preguntas frecuentes para ver cómo calcular la indemnización y el finiquito del despido.

Segundo paso: dar de alta al empleado del hogar

Hay dos opciones para dar de alta al empleado en la Seguridad Social, lo que debe hacerse antes de empezar a trabajar:

  • En principio son los empleadores quienes deben dar el alta, pagar las cotizaciones que les corresponden y ocuparse de las bajas y las variaciones de datos (cambios en el salario, en la duración del trabajo, etc.).
  • Sin embargo, cuando los empleados trabajan menos de 60 horas por hogar, el empleado puede acordar con su empleador ocuparse personalmente de los trámites de afiliación a la Seguridad Social, las altas, las bajas y las variaciones de datos, así como de ingresar las cuotas, con el inconveniente para el empleador de que no podrá disfrutar del descuento que tendría si se ocupara él mismo. De todos modos, el empleador siempre debe poner su firma en las solicitudes y, si se rompe la relación laboral, tiene derecho a presentar la solicitud de baja de su empleado.

Sea cual sea la fórmula escogida y en tanto no se dé de baja a un trabajador, el empleador sigue siendo responsable de que se abonen las cuotas a la Seguridad Social, que se las puede exigir en caso de impago, a menos que acredite que le está dando el dinero al trabajador y que es inocente del impago.

Trámites para dar de alta, paso a paso

Los trámites pueden hacerse online si se tiene identificación electrónica (lleva muy poco tiempo) o bien en oficinas de la Tesorería General de la Seguridad Social, a las que hay que acudir con cita previa (puedes descargar primero los impresos y llevarlos cumplimentados).

Aunque los trámites pueden parecer un poco complicados a primera vista, no lo son tanto. Hay que hacer dos cosas:

  • Primero, el empleador debe obtener un Código de Cuenta de Cotización o C.C.C., que le servirá en adelante, aunque se vaya cambiando de empleado o contrate a más de uno. Solicítalo usando un modelo oficial en el que te verás reflejado como “empresario solicitante”. Si es la primera vez, usa el modelo TA6-0138 Hogar (inscripción como empleador en la Seguridad Social). Si ya has tenido otros empleados, ya tendrás un C.C.C.
  • Después, hay que dar de alta al trabajador. Si se ocupa el empleador, en los contratos nuevos hay que cumplimentar el modelo TA 2/S-0138, (inscripción como empleado de hogar en la Seguridad Social. Si se ocupa el trabajador, hay que usar el modelo TA.2/T-0138.

Hace falta proporcionar:

  1. Los datos personales de empleador y empleado.
  2. El número de horas de trabajo por semana.
  3. El salario mensual y la retribución por hora, si es que vuestro acuerdo descansa en el pago por horas.
  4. Una cuenta bancaria en la que se cargarán las cotizaciones, con el empleador como titular (si se ocupa personalmente del ingreso de las cuotas) o con el empleado (si ha asumido la tarea de ingresar las cuotas, haciendo uso de esta posibilidad reservada a empleados que trabajen menos de 60 horas por hogar).
  5. También hay que elegir la entidad que va a cubrir los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales (puede ser la Seguridad Social o una mutua), así como la prestación económica por incapacidad temporal derivada de contingencias comunes.

El personal de la Seguridad Social calculará a cuánto asciende la cotización cada mes y pasará el cargo a la cuenta bancaria designada.

¿Cómo se despide a un empleado del hogar?

A diferencia de lo que ocurre en otros trabajos, la relación laboral con el empleado del hogar podía acabar por esta simple razón: el “desistimiento del empleador”. Sin embargo, esta opción va a eliminarse de forma inminente, pues se considera que era arbitraria. Repasamos en qué consistía, para los procesos que estén discutiéndose con arreglo a las normas que la permitían, y también explicamos las otras formas de acabar la relación laboral con el empleado del hogar: el despido disciplinario y el fallecimiento del empleador.

Desistimiento del empleador

El desistimiento del empleador consiste en que este comunica por escrito al trabajador su deseo de desistir con una antelación mínima de 20 días (si el empleado lleva más de un año con él) o de 7 (si lleva un año o menos). A la vez, se tiene que entregar al empleado:

  • Una indemnización en metálico de 12 días por año trabajado (si el contrato se firmó en 2012 o después) o de 7 días (si se firmó antes de 2012), en ambos casos con el límite de seis mensualidades.
  • La parte no satisfecha de pagas extra (salvo que ya vayan prorrateadas en el salario mensual).
  • Las vacaciones no disfrutadas (2,5 días al mes).
  • Los días de preaviso que se “coma”, si despide al empleado sobre la marcha, sin respetar el preaviso reglamentario.

Haz dos copias del escrito de desistimiento y conserva una firmada por el empleado; pídele igualmente que firme un recibí de la indemnización.

Si no haces todo eso, el empleado puede impugnar el desistimiento y solicitar una indemnización de 20 días por año trabajado, con el límite de 12 mensualidades.

Despido disciplinario

En el caso de que se extinga el contrato por despido disciplinario, el empleador tiene que notificar por escrito al trabajador la fecha en que debe darse por despedido y las causas del despido, que tienen que ser faltas de disciplina reales. En este caso, no hay que pagar indemnización, pero sí los días de vacaciones no disfrutadas y lo correspondiente a las pagas extra no cobradas en el periodo trabajado. El empleado puede impugnar el despido y si es declarado improcedente por el juez, la indemnización abonable en metálico será la de 20 días por año trabajado con el límite de 12 mensualidades.

Fallecimiento

Por otro lado, el contrato también puede acabar porque fallezca el empleador: en ese caso habrá que entregar al empleado una indemnización igual a un mes de salario.

En cualquier caso, una vez extinguida la relación laboral se deberá tramitar la baja en la Seguridad Social (en una oficina de la Tesorería o en la sede electrónica) en los 6 días naturales siguientes. Si el contrato fue inferior a 60 horas al mes, se puede pactar quién tramita, el empleado o el empleador; si el contrato era de duración superior siempre la debe tramitar el empleador.

¿Qué salario hay que pagar?

El salario de un empleado de hogar, fijo o por horas, puede ser todo lo alto que se quiera, pero no puede bajar de unos límites. El empleado no puede ser retribuido por debajo de unos mínimos, que varían dependiendo de si hablamos de trabajo por horas o de trabajo que no tiene esa consideración.

  • Se habla de trabajo por horas cuando el empleado presta sus servicios en el domicilio del empleador menos de 120 días al año. En ese caso, el precio mínimo de la hora desde el 1 de enero de 2022 es de 7,82 euros/hora. En esa cifra ya va incluida la parte proporcional de las dos pagas extraordinarias completas a las que tiene derecho el empleado del hogar y las vacaciones. Es decir, llegadas las vacaciones o los meses en los que se cobra la paga extraordinaria, el empleador no tiene que pagar nada aparte para cumplir con el mínimo.
  • Cuando el empleado presta sus servicios 120 o más días al año en el domicilio del empleador, su retribución debe ser como mínimo igual al SMI o salario mínimo interprofesional (si la jornada es completa, es decir, de 40 horas semanales) o a la parte proporcional del SMI que corresponda al tiempo trabajado (si no trabaja a jornada completa). El SMI desde el 1 de enero de 2022 es de 14.000 euros al año, que puede pagarse en catorce pagas (12 ordinarias y 2 extra, de 1.000 euros) o en doce pagas de 1.166,67.

Salvo que pagues a tu empleado dentro del marco de una actividad económica, no tienes que hacerle ninguna retención del IRPF en el salario.

Las subidas salariales se acuerdan entre los dos y nunca se puede retribuir por debajo del SMI.

Aclara todas tus dudas

¿Quieres saber lo que debes cotizar? ¿Cómo contratar a un empleado extranjero? ¿No sabes si tienes que pagar al empleado aunque te vayas de vacaciones o durante una enfermedad? Y si eres empleado... ¿sabes cómo puedes saber si te han dado de alta?, ¿y qué tienes que hacer si te pagan con retraso o no lo suficiente? Identifícate como socio o regístrate, gratis, como simpatizante y accede a toda la información.

Esta información está reservada a simpatizantes y socios

Para seguir leyendo, por favor, identificate como simpatizante o socio

Entra

¿Todavía no estás registrado? Registrarse