Informe

Riesgo Cardiovascular

29 septiembre 2015
tension

29 septiembre 2015

En España, como en la mayoría de los países occidentales, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte por enfermedad. No fumar, llevar una vida activa, comer sano y mantenerse en el peso adecuado son la mejor garantía para prevenirlas.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo son condiciones que, aunque no son en sí mismos una enfermedad, sí que aumentan la probabilidad de que estas aparezcan o se desarrollen. 

En el caso de las enfermedades cardiovasculares (infarto de miocardio, angina de pecho…), y dejando de lado la edad, los factores de riesgo más importantes son el tabaquismo, la hipertensión arterial, el colesterol elevado, la diabetes, el sobrepeso y el sedentarismo. La existencia de antecedentes familiares, el estrés, las emociones negativas, el aislamiento social o un nivel socioeconómico bajo también influyen.

Hay que valorar el riesgo en conjunto

Contemplar de forma aislada un solo factor de riesgo puede tener consecuencias negativas, como la sobremedicación innecesaria. En una persona con una cifras levemente elevadas de tensión arterial, sin otros factores de riesgo asociados, lo más saludable puede ser hacer algunos cambios en el estilo de vida, y no precipitarse a tratar con fármacos. Y es solo un ejemplo. De ahí lo importante de considerar el riesgo cardiovascular de forma global.

Hay incluso programas, fórmulas y gráficos preparados para facilitar esa valoración. Nuestra calculadora de riesgo cardiovascular, ajustada a las características de la población española, puede ser de utilidad a la hora de aproximarse a dicho riesgo.

4 principios de salud cardiovascular

  • No fumes.
  • Evita el exceso de peso.
  • Muévete: usa las escaleras, haz parte de los recorridos a pie... Lo ideal es sacar 30 minutos, si es posible a diario, para hacer un ejercicio moderado pero vigoroso. Caminar a buen ritmo es, por ejemplo, un excelente ejercicio al alcance de caso todo el mundo.
  • Come de forma saludable, ajustando la ingesta a tu grado de actividad física, y reduce la cantidad de grasas, sobre todo saturadas. Que no falten en tu dieta frutas, verduras y legumbres, aceite de oliva, pescado azul y frutos secos. Y si en alguna ocasión has presentado la tensión arterial al límite, modera el consumo de sal.

Imprimir Enviar por email