Informe

Tratamientos de fertilidad para lograr el embarazo

01 marzo 2018
tratamientos-de-fertilidad

01 marzo 2018

Durante los últimos 50 años, las técnicas de reproducción han evolucionado y esto ha favorecido que actualmente los procedimientos puedan adecuarse según el motivo causante de la esterilidad. Sin embargo, someterse a un tratamiento de fertilidad todavía no garantiza un 100 % de resultados exitosos.

Problemas de esterilidad en la pareja

La esterilidad en una pareja se define por la incapacidad de lograr la gestación tras un año de relaciones sexuales, con una frecuencia normal y sin la utilización de métodos anticonceptivos.

La infertilidad de la pareja puede darse por problemas en el hombre, en la mujer o en ambos. En el hombre, las causas más comunes son la mala calidad del esperma o la presencia de un varicocele (dilatación varicosa de las venas testiculares). En el caso de las mujeres, los motivos de esterilidad más habituales son los fallos de ovulación, la obstrucción de las trompas, la endometriosis o simplemente la edad. En cerca de un 30 % de los casos no es encuentra una razón evidente. Mientras que algunos de estos trastornos limitan la capacidad reproductiva de forma total, otras situaciones únicamente disminuyen la probabilidad de embarazo.

En España, se estima que la tasa de infertilidad supera el 15 % de la población en edad reproductiva y que unas 800.000 parejas presentan algún problema para concebir.  

problemas inferitilidad

¿Cuándo acudir al médico?

Tras un año infructuoso de relaciones sexuales, las parejas con dificultades para lograr la gestación deberían consultar al médico. Además, existen algunas circunstancias especiales en las que se debería optar por acudir inicialmente al especialista como, por ejemplo, son las mujeres con edad reproductiva avanzada y las parejas con antecedentes reproductivos problemáticos.

Diagnóstico de la infertilidad

En la primera visita, el médico valorará los factores que pueden estar implicados en la infertilidad:

  • Los hábitos sexuales de la pareja.
  • El historial reproductivo.
  • El estado de salud y los hábitos de vida de ambos (alimentación, peso corporal, consumo de alcohol y tabaco, etc.).

Existen algunos tratamientos farmacológicos que influyen negativamente cuando se pretende concebir como, por ejemplo, los antidepresivos, los anabolizantes, algunos antiácidos y los tratamientos con quimio y radioterapia. Asimismo, las enfermedades endocrinas (diabetes, problemas de tiroides…) y el estrés pueden influir negativamente sobre la fertilidad.

Pruebas diagnósticas

Las pruebas diagnósticas que se utilizan para discriminar la causa y establecer el diagnóstico sobre la infertilidad incluyen, generalmente, un análisis de la calidad del esperma en el varón, y una ecografía y análisis hormonales en la mujer.  

A veces, será necesario investigar más y practicar otros exámenes: una histeroscopia, una laparoscopia, una biopsia del endometrio o del testículo, un análisis de ADN, etc. Ello dependerá de las circunstancias de cada caso. 

Tratamientos de fertilidad más utilizados

Estimulación ovárica

El tratamiento suele comenzar con una estimulación de los ovarios con fármacos de acción hormonal para dar lugar a más y mejores óvulos.

La estimulación ovárica no está exenta de efectos adversos (acaloramiento, irritabilidad, dolor de cabeza, náuseas, respiración entrecortada, etc.). También puede provocar una hiperestimulación ovárica, un síndrome que consiste en una producción excesiva y dolorosa de óvulos. 

Además, como es lógico, el aumento del número de óvulos aumenta las probabilidades de un embarazo múltiple, una situación de riesgo tanto para la madre como para lo fetos. 

La estimulación ovárica suele preceder a la inseminación artificial o a la fecundación in vitro

Inseminación artificial con semen de la pareja

Para acceder a este tratamiento, la paciente ha de tener capacidad para ovular y, como mínimo, una trompa de Falopio útil.

La inseminación artificial consiste en introducir el esperma del cónyuge con una cánula por vía vaginal hasta el útero, lo más cerca posible de los óvulos. Frecuentemente, se combina con la administración a la mujer de fármacos que favorecen la estimulación ovárica.

Inseminación artificial con semen de donante

Principalmente, se emplea esta técnica de reproducción asistida en casos de esterilidad en los que la mujer tiene al menos una trompa útil y el hombre padece alteraciones del semen que obligan a recurrir a bancos de donantes. También, se utiliza en aquellas situaciones en las que la mujer no tiene una pareja masculina.

Este procedimiento puede asociarse a la estimulación ovárica si se considera necesario. 

Fecundación in vitro

Es el método de reproducción asistida más efectivo para las parejas con problemas de infertilidad. Si es necesario, se pueden utilizar óvulos o semen de donantes.

En la fecundación in vitro, los espermatozoides se ponen en contacto con los ovocitos en el laboratorio en condiciones que faciliten la fecundación espontánea, o bien se inyectan directamente en el óvulo.

Cuando se consigue la fecundación y el desarrollo in vitro de los embriones, se selecciona el número adecuado de éstos para ser transferidos al útero, con el objeto de que continúen su desarrollo y culminen el embarazo.

ETAPAS
Extracción de los óvulos Este proceso requiere de sedación o anestesia y dura entre 30-60 minutos. Se localiza con ayuda de una ecografía. 
Inseminación Los óvulos se fecundan con el semen de la pareja (o de un donante) en el laboratorio.
Selección de embriones Unos días después, los mejores embriones se apartan para la transferencia.
Transferencia Se introducen varios embriones mediante una cánula a través de la vagina hasta el útero. La mujer debe guardar reposo unas horas.
ETAPAS
Extracción de los óvulos Este proceso requiere de sedación o anestesia y dura entre 30-60 minutos. Se localiza con ayuda de una ecografía. 
Inseminación Los óvulos se fecundan con el semen de la pareja (o de un donante) en el laboratorio.
Selección de embriones Unos días después, los mejores embriones se apartan para la transferencia.
Transferencia Se introducen varios embriones mediante una cánula a través de la vagina hasta el útero. La mujer debe guardar reposo unas horas.

tratamientos-de-fertilidad-infografia

Reproducción asistida pública y privada

La sanidad pública cubre todos los gastos en el tratamiento de los problemas de infertilidad. El problema son los tiempos de espera, que pueden sumar fácilmente un par de años. Todo ello hace inviable el proceso si la pareja tiene cierta urgencia, lo que es habitual cuando la mujer está en una edad próxima a los 40 años.

Esto hace que 3 de cada 4 parejas con problemas de fertilidad acaben en centros médicos privados.

¿Cuánto cuesta un tratamiento y cuál es la tasa de éxito?

Los precios de los tratamientos de fertilidad varían de una clínica privada a otra. Según una encuesta publicada en 2016 por OCU, un tratamiento de inseminación artificial puede rondar los 3.000 euros con semen de un donante. En el caso de optar por una fecundación in vitro, el precio oscila los 6.000 euros, una cifra que puede incrementarse en 1.000 euros más si se recurre a la transferencia de embriones criopreservados o en unos 4.000 euros más si es necesario recurrir a óvulos donados. 

Los datos de nuestra encuesta confirman que el éxito global tras los diferentes tratamientos fue del 49 %. La estimulación ovárica determinó un 32 % de casos exitosos, la inseminación artificial un 48 % y la fecundación in vitro un 50 %. Las madres más jóvenes presentaron una mayor tasa de éxito.