Informe

Tendinitis: causas y remedios

28 abril 2018
tendinitis

Los esfuerzos excesivos castigan los tendones y pueden derivar en lesiones dolorosas denominadas tendinitis. Este tipo de dolencias no se curan espontáneamente, al contrario, y si no lo tratas adecuadamente se agravará innecesariamente. Localiza el dolor y pon remedio. Te explicamos cómo.

Tratamientos

En la mayoría de los casos, al médico le bastará la historia clínica y la exploración física para afinar el diagnóstico. Normalmente no son necesarios más estudios. En caso de duda, podrá prescribir alguna prueba complementaria, como una ecografía o una resonancia.

Las tendinopatías no son lesiones complicadas, pero como los tendones son estructuras muy poco vascularizadas, con poca irrigación sanguínea, este tipo de lesiones no suele curarse espontáneamente; al contrario, tienden a agravarse si no se tratan de forma adecuada.

Buscar la recuperación

El tratamiento para que recuperes tu rutina diaria lo más rápidamente posible se centrará en reducir y aliviar el dolor mediante las siguientes técnicas:

  • Reposo inicial.
  • Modificar la actividad para relajar el tendón afectado.
  • Aplicar frío para aliviar los síntomas.
  • Si el dolor persiste, combinar el reposo con tratamiento con antiinflamatorios.

  • Es aconsejable, una vez que el dolor ha disminuido, acudir al fisioterapeuta para fortalecer la zona y garantizar que el tendón está recuperado.

 

  • Solo en ocasiones, cuando se han agotado las demás alternativas pero el dolor y la afectación funcional persisten, puede plantearse como última opción (y no siempre eficaz) la cirugía, con objeto de:
    • Retirar el tejido inflamado.
    • Eliminar los depósitos formados en el tendón.
    • Reparar el tendón si estuviera roto.