Informe

Juanetes ¿me opero o no?

16 junio 2017
juanetes

16 junio 2017

Si padeces de juanetes, ya sabrás lo que son y lo que pueden llegar a doler. A veces hay que operarlos, pero no siempre pasar por el quirófano es garantía de éxito. Así que si tu cruz son los juanetes. Te damos consejos para que tus pies descansen en paz al final del día.

Causas y alivios

El juanete es una deformación del dedo gordo del pie que provoca una desviación de su posición natural, originando una protuberancia, normalmente dolorosa, en la cara interna del pie.

¿Por qué a mí?

Nadie los quiere, pero las causas por las que aparecen y se desarrollan se deben a diferentes motivos:

  • Componente genético. Si padeces de juanetes no es extraño que varios miembros de tu familia también los sufran.
  • Calzado inapropiado. El uso de calzado inapropiado, con tacón demasiado alto y punta estrecha también puede colaborar a dicha malformación.
  • Malformaciones esqueléticas, procesos inflamatorios articulares o enfermedades neuromusculares, son otros factores que colaboran al desarrollo de juanetes.
  • El ejercicio de algunas profesiones. Podría ser, aún no se puede asegurar con rotundidad, que algunas profesiones o actividades constantes pudieran contribuir, por ejemplo, las bailarinas. 

 

Alivia tu juanete

Hay juanetes grandes o pequeños, dolorosos o no. No todos los juanetes duelen. El dolor precisamente el que debe marcar el tipo de tratamiento. Si empiezas a sufrir sus consecuencias, alíviate. ¿Cómo? Te lo decimos.

  • Usa calzado más cómodo. Zapatos de tacón más ancho y más bajo y compleméntalo con medidas ortopédicas sencillas y tratamiento con antiinflamatorios.
  • Usa protectores, como separadores interdigitales, férulas y otros instrumentos para el alineamiento y separación de los dedos o plantillas de soporte del arco del pie. Consulta con el podólogo o con el traumatólogo cuál es el mejor para ti.
  • Aplícate hielo. Te puede ayudar a reducir la inflamación.
  • Cirugía. Si nada te alivia y el juanete interfiere en tu vida diaria, puede que sea necesario recurrir a la cirugía.

Imprimir Enviar por email