Noticia

Análisis de sangre: cómo interpretarlo

28 marzo 2018
análisis de sangre

28 marzo 2018

Los análisis de sangre son de las primeras pruebas que requiere el médico y se caracterizan por facilitar una serie de datos muy valiosos sobre el estado del paciente. ¿Sabes qué significan los parámetros más habituales? Aquí te lo explicamos.

A todos nos hacen regularmente algún que otro análisis de sangre, con el objetivo de hacer una correcta interpretación de los síntomas que tiene un paciente y de los resultados de otras pruebas complementarias. Además, esta prueba básica sirve para apuntar si es necesario o no realizar otros exámenes adicionales.

Si bien es cierto que existen diferentes tipos de análisis de sangre en función del parámetro que se quiera medir, algunos de los más habituales son:

Hemograma

Tras la extracción de sangre, se evalúan los elementos celulares que están presentes en la sangre a través de un equipamiento automatizado:

1. Glóbulos rojos (hematíes o eritrocitos)

Contienen la hemoglobina, una proteína que se encarga de transportar el oxígeno y el dióxido de carbono.

Los valores de glóbulos rojos y hemoglobina pueden aumentar en casos de deshidratación, tabaquismo, enfermedades respiratorias crónicas o policitemia vera (enfermedad de la sangre en la que se produce una proliferación anormal de glóbulos rojos), entre otras circunstancias.

Cuando las cifras de glóbulos rojos o de hemoglobina descienden por debajo de un límite, nos encontramos ante una anemia. Por norma general, se considera que hay anemia cuando los niveles de hemoglobina están por debajo de 14 g/dl (en hombres) o de 12 g/dl (en mujeres). Ahora bien, estas cifras deben considerarse orientativas y valorarse en cada contexto.

Existen dos factores que pueden ayudar a caracterizar la anemia y a identificar su origen:

a) Los índices eritrocitarios

Los índices eritrocitarios aportan información adicional sobre las características de los glóbulos rojos, permitiendo reconocer el tipo de anemia:

¿Cómo interpretar los índices eritrocitarios? 
Índices  Valores normales  Interpretación de los valores normales
Volumen corpuscular medio (VCM)  80 a 95 fl (1) 
  • Valores por debajo de los normales pueden indicar, entre otros:
    • Déficit de hierro
    • Pérdida exagerada de sangre 
    • Talamesia (anomalía congénita de la hemoglobina)
  • Valores más elevados pueden ocurrir si hay un déficit de vitamina B12 o de ácido fólico. 
Hemoglobina corpuscular media (HCM)  32 a 36 g/dl  Valores bajos pueden señalar un déficit de hierro o una anomalía de la hemoglobina 
Índice de distribución eritrocitaria (RDW)  11,5 a 14 %  Valores elevados pueden deberse a un déficit de hierro, de vitamina B12... 
(1) fl = femtolitro, una submedida del litro (1 femtolitro=10-15 litros)

b) El porcentaje de reticulocitos

Los reticulocitos son los precursores inmediatos de los glóbulos rojos en la médula ósea. Normalmente, oscilan entre el 0,5 y el 2 % de los glóbulos rojos circulantes.

Si este porcentaje aumenta, se debe a que hay una anemia hemolítica (por destrucción acelerada de los glóbulos rojos o una hemorragia). Por el contrario, si no se detectan reticulocitos, esto puede ser señal de que la médula ósea no funciona bien.

2. Glóbulos blancos (leucocitos)

Tienen la función de defender al organismo contra agentes patógenos y combatir las infecciones. También, nos protegen contra las células tumorales. Hay de diversos tipos:

  • Neutrófilos
  • Linfocitos
  • Monocitos
  • Eosinófilos 
  • Basófilos

El número de glóbulos blancos o leucocitos aumenta (leucocitosis) en caso de infección, inflamación de cualquier causa, estrés físico o emocional graves, quemaduras, insuficiencia renal o leucemia. En este último caso, el aumento es normalmente muy acentuado y pueden aparecer formas aún no diferenciadas de glóbulos blancos en circulación. También, el uso de ciertos medicamentos o la extirpación del bazo (esplenectomía) pueden hacer que el número de leucocitos aumente. Para identificar el problema, es importante saber qué tipo específico de leucocitos es el que está por encima. Para ello, se efectúa un recuento diferencial.

La disminución de leucocitos (leucopenia) puede ocurrir por un funcionamiento insuficiente de la médula ósea, en determinadas enfermedades autoinmunes o en enfermos de sida, entre otras causas.

Lectura de los valores en el recuento diferencial
Glóbulos blancos  Valores normales Algunas posibles causas del aumento 

Neutrófilos

45 a 75 %  Infecciones bacterianas 
Linfocitos  15 a 45 %  Infecciones virales, tuberculosis 
Monocitos   0,5 a 10 % Infecciones virales 
Eosinófilos   0 a 3 %  Paritosis, alergias, asma 
Basófilos   0 a 2 %  Infecciones virales, tuberculosis, alergias 

3. Plaquetas

Sirven de base a la formación de los coágulos necesarios para taponar cualquier punto sangrante y, de esa forma, controlar una hemorragia. Actúan de forma sinérgica con los denominados factores de la coagulación.

Las plaquetas pueden disminuir (trombopenia o trombocitopenia) por muy diversas causas, entre ellas:

  • Enfermedades autoinmunes
  • Funcionamiento insuficiente de la médula ósea como consecuencia de infecciones, enfermedades crónicas del hígado, uso de corticoides, quimioterapia y diversos medicamentos, alcoholismo, etc.

Cuanto mayor es la disminución en el número de plaquetas, más difícil le resultará al organismo detener las hemorragias. Si el descenso es muy severo, pueden producirse incluso sangrados espontáneos. 

Sin embargo, el aumento del número de plaquetas (trombocitemia o trombocitosis) puede producirse debido a:

  • Proliferación anormal (trombocitemia primaria)
  • Extirpación del bazo
  • Procesos inflamatorios o de cáncer

A la inversa de lo que ocurre con la trombocitopenia, un aumento del número de plaquetas por encima de la normalidad favorece el riesgo de trombosis.

4. Hemoglobina

Es un proteína pigmentada que existe en el interior de los glóbulos rojos, encargada de transportar el oxígeno y el dióxido de carbono.

5. Hematocrito

Se trata de la proporción de glóbulos rojos en relación con el volumen total de la sangre.

¿Para qué sirve un hemograma?

El hemograma es una de las pruebas de laboratorio más comunes y sus aplicaciones son muy extensas, ya que sirven para identificar patologías y trastornos:

  • Anemia
  • Alteraciones en la forma y composición de los glóbulos
  • Procesos proliferativos anormales como la policitemia vera (glóbulos rojos), las leucemias (glóbulos blancos) o la trombocitemia primaria (plaquetas)
  • Infecciones
  • Disminución del número de plaquetas

¿Cómo interpretar los resultados de un hemograma?

Los valores considerados normales de glóbulos rojos, hemoglobina, hematocrito, glóbulos blancos y plaquetas pueden variar en función de los valores de referencia de cada laboratorio. También, dependen de factores individuales como, por ejemplo, son la edad y el sexo.

En líneas generales, se pueden considerar como normales los valores presentados en el siguiente cuadro:

Valores sanguíneos considerados normales *
Componentes de la sangre Hombres  Mujeres Niños 
Glóbulos rojos 4,5 a 6 millones
por microlitro (µl)
4 a 5,5 millones
por microlitro (µl)
3,9 a 5,3 millones
por microlitro (µl)
Hemoglobina 14 a 16 g/dl 12 a 14 g/dl 10,3 a 15 g/dl
Hematocrito 40 a 55 % 35 a 45 % 30 a 40%
Glóbulos blancos  4.000 a 11.000/mm3 **
Plaquetas 150.000 a 450.000/mm3 ** 
 

* Los valores de referencia pueden variar ligeramente dependiendo de cada laboratorio.

** En los niños, sobre todo hasta los 6 años, valores hasta 19.000/mm³ pueden considerarse normales.
Niveles de glucosa

La comprobación de los valores de glucosa en sangre (glucemia) es un examen médico rutinario que permite detectar situaciones de hiper o hipoglucemia, así como diagnosticar una posible diabetes.

Cuando se trata de una medición simple de la glucemia, la comprobación se hace a través del análisis de una única muestra de sangre que deberá ser recogida en ayunas (mínimo 8 horas).

Antes de realizarte esta prueba, es importante que no olvides comunicar al médico si padeces una infección o estás tomando determinados medicamentos (corticoides, betabloqueantes, algunos diuréticos…). El hecho de facilitar esta información se debe a que estas condiciones pueden afectar negativamente a los resultados del análisis.

¿Cómo interpretar los resultados sobre la glucemia?

A continuación, se muestra una tabla que recoge los resultados de glucemia que se suelen considerar estándar, elevados e inferiores. En el caso de los 2 últimos, se especifica cuáles pueden ser las causas de tales índices.

Asimismo, conviene aclarar que los resultados considerados normales varían ligeramente según los valores de referencia de cada laboratorio y que, como cualquier prueba médica, la interpretación correcta debe ser hecha por un profesional, quien contemplará también las circunstancias de cada caso.

Glucemia

Valores Interpretación 
≥ 126 mg/dl  Compatible con diabetes. (1) 
≥ 110 mg/dl y
< 126 mg/dl
 
Alteración de la tolerancia a la glucosa (con frecuencia, se trata de la fase anterior a la diabetes).
> 70 mg/dl y
< 110 mg/dl
 
Normal 
< 70 mg/dl 
  • Ayuno prolongado
  • Exceso de medicamentos para la diabetes
  • Problemas en la absorción de nutrientes por parte del intestino (p.e.: enfermedad celiaca)
  • Tumor que segrega insulina (insulinoma)
  • Cirrosis hepática
< 60 mg/dl  Probable aparición de síntomas de hipoglucemia (sudores, temblores, mareos), pudiendo ser necesario administrar azúcar por vía oral o intravenosa. 
< 40 mg/dl  Riesgo de coma, el enfermo debe recibir glucosa urgentemente. 
(1) Los valores de referencia varían según el laboratorio. Se deben de tener siempre en cuenta los antecedentes, las circunstancias y los síntomas de cada sujeto para su interpretación. 
Valores Interpretación 
≥ 126 mg/dl  Compatible con diabetes. (1) 
≥ 110 mg/dl y
< 126 mg/dl
 
Alteración de la tolerancia a la glucosa (con frecuencia, se trata de la fase anterior a la diabetes).
> 70 mg/dl y
< 110 mg/dl
 
Normal 
< 70 mg/dl 
  • Ayuno prolongado
  • Exceso de medicamentos para la diabetes
  • Problemas en la absorción de nutrientes por parte del intestino (p.e.: enfermedad celiaca)
  • Tumor que segrega insulina (insulinoma)
  • Cirrosis hepática
< 60 mg/dl  Probable aparición de síntomas de hipoglucemia (sudores, temblores, mareos), pudiendo ser necesario administrar azúcar por vía oral o intravenosa. 
< 40 mg/dl  Riesgo de coma, el enfermo debe recibir glucosa urgentemente. 
(1) Los valores de referencia varían según el laboratorio. Se deben de tener siempre en cuenta los antecedentes, las circunstancias y los síntomas de cada sujeto para su interpretación. 
Valores Interpretación 
≥ 126 mg/dl  Compatible con diabetes. (1) 
≥ 110 mg/dl y
< 126 mg/dl
 
Alteración de la tolerancia a la glucosa (con frecuencia, se trata de la fase anterior a la diabetes).
> 70 mg/dl y
< 110 mg/dl
 
Normal 
< 70 mg/dl 
  • Ayuno prolongado
  • Exceso de medicamentos para la diabetes
  • Problemas en la absorción de nutrientes por parte del intestino (p.e.: enfermedad celiaca)
  • Tumor que segrega insulina (insulinoma)
  • Cirrosis hepática
< 60 mg/dl  Probable aparición de síntomas de hipoglucemia (sudores, temblores, mareos), pudiendo ser necesario administrar azúcar por vía oral o intravenosa. 
< 40 mg/dl  Riesgo de coma, el enfermo debe recibir glucosa urgentemente. 
(1) Los valores de referencia varían según el laboratorio. Se deben de tener siempre en cuenta los antecedentes, las circunstancias y los síntomas de cada sujeto para su interpretación. 
Valores Interpretación 
≥ 126 mg/dl  Compatible con diabetes. (1) 
≥ 110 mg/dl y
< 126 mg/dl
 
Alteración de la tolerancia a la glucosa (con frecuencia, se trata de la fase anterior a la diabetes).
> 70 mg/dl y
< 110 mg/dl
 
Normal 
< 70 mg/dl 
  • Ayuno prolongado
  • Exceso de medicamentos para la diabetes
  • Problemas en la absorción de nutrientes por parte del intestino (p.e.: enfermedad celiaca)
  • Tumor que segrega insulina (insulinoma)
  • Cirrosis hepática
< 60 mg/dl  Probable aparición de síntomas de hipoglucemia (sudores, temblores, mareos), pudiendo ser necesario administrar azúcar por vía oral o intravenosa. 
< 40 mg/dl  Riesgo de coma, el enfermo debe recibir glucosa urgentemente. 
(1) Los valores de referencia varían según el laboratorio. Se deben de tener siempre en cuenta los antecedentes, las circunstancias y los síntomas de cada sujeto para su interpretación. 

Prueba de tolerancia oral a la glucosa

En ocasiones, cuando el diagnóstico resultante de una prueba de medición simple de la glucemia no está claro, se torna necesario solicitar también una prueba de tolerancia oral a la glucosa.

Después de una primera extracción en ayunas, el sujeto ingiere una solución que contiene un concentrado de glucosa durante unos 5 minutos. Después, se efectúan nuevas extracciones de sangre espaciadas en tiempos regulares (30-60 minutos), hasta un tiempo máximo que suele ser de 3 horas. Todo ello con el objetivo de evaluar la evolución del nivel de glucosa a lo largo de ese tiempo. Durante la prueba, se debe guardar reposo y permanecer sin comer nada, sólo pudiendo beber agua. Normalmente, los valores de glucosa alcanzan su máximo al cabo de 1 hora, tras lo cual comienzan a bajar.

Extracción Valores Interpretación
Extracción inicial  < 110 mg/dl  Normal 
Después de 1 hora  < 180 mg/dl  Normal 
Después de 2 horas  < 160 mg/dl  Normal  
> 160 mg/dl y < 220 mg/dl  Alteración de la tolerancia a la glucosa (con frecuencia, se trata de fase anterior a la diabetes). 
≥ 220 mg/dl  Compatible con diabetes (1) 
(1) Los valores de referencia varían según el laboratorio. Se deben de tener siempre en cuenta los antecedentes, las circunstancias y los síntomas de cada sujeto para su interpretación. 
Extracción Valores Interpretación
Extracción inicial  < 110 mg/dl  Normal 
Después de 1 hora  < 180 mg/dl  Normal 
Después de 2 horas  < 160 mg/dl  Normal  
> 160 mg/dl y < 220 mg/dl  Alteración de la tolerancia a la glucosa (con frecuencia, se trata de fase anterior a la diabetes). 
≥ 220 mg/dl  Compatible con diabetes (1) 
(1) Los valores de referencia varían según el laboratorio. Se deben de tener siempre en cuenta los antecedentes, las circunstancias y los síntomas de cada sujeto para su interpretación. 
Extracción Valores Interpretación
Extracción inicial  < 110 mg/dl  Normal 
Después de 1 hora  < 180 mg/dl  Normal 
Después de 2 horas  < 160 mg/dl  Normal  
> 160 mg/dl y < 220 mg/dl  Alteración de la tolerancia a la glucosa (con frecuencia, se trata de fase anterior a la diabetes). 
≥ 220 mg/dl  Compatible con diabetes (1) 
(1) Los valores de referencia varían según el laboratorio. Se deben de tener siempre en cuenta los antecedentes, las circunstancias y los síntomas de cada sujeto para su interpretación. 
Extracción Valores Interpretación
Extracción inicial  < 110 mg/dl  Normal 
Después de 1 hora  < 180 mg/dl  Normal 
Después de 2 horas  < 160 mg/dl  Normal  
> 160 mg/dl y < 220 mg/dl  Alteración de la tolerancia a la glucosa (con frecuencia, se trata de fase anterior a la diabetes). 
≥ 220 mg/dl  Compatible con diabetes (1) 
(1) Los valores de referencia varían según el laboratorio. Se deben de tener siempre en cuenta los antecedentes, las circunstancias y los síntomas de cada sujeto para su interpretación. 

Es importante que esta prueba se efectúe por la mañana, después de realizar un régimen alimentario sin restricciones especiales durante 3 días y que incluya, como mínimo, 150 g. diarios de hidratos de carbono. También, debe evitarse practicar cualquier ejercicio físico intenso en las 8 horas anteriores.

Otros análisis relacionados con la diabetes

La hemoglobina glucosilada o glicosilada (HbA1c) es una fracción de la hemoglobina que refleja el valor medio de la glucemia en un periodo de semanas o meses. Permite evaluar si la glucemia estuvo o no bien controlada entre las 4-6 semanas anteriores.

Se consideran valores normales de hemoglobina glicosilada aquellos que son inferiores al 5,7 % del total de la hemoglobina. Por el contrario, los valores por encima del 6,5 % se estiman indicativos de diabetes. 

Perfil lipídico

En el perfil lipídico o lipidograma, se miden los niveles de:

  • Colesterol total: es un componente esencial del cuerpo humano. Forma parte de la estructura de las membranas de las células y, además, participa en la síntesis de muchas hormonas y de los ácidos biliares.
  • Fracción HDL o high density lipoprotein: las lipoproteínas de alta densidad transportan el colesterol hacia el hígado, donde es metabolizado. Se conoce como el colesterol bueno.
  • Fracción LDL o low density lipoprotein: las lipoproteínas de baja densidad transportan el colesterol hacia los tejidos y facilita la acumulación de colesterol en las arterias, contribuyendo así a la aparición de aterosclerosis. Se conoce como el colesterol malo.
  • Triglicéridos: son el principal tipo de grasa proveniente de la alimentación. Son transformados en ácidos grasos y, una vez en la sangre, son transportados por las lipoproteínas quilomicrones. Estas partículas liberan los triglicéridos a medida que pasan por el tejido adiposo y por los músculos, que los almacenan y liberan de acuerdo con las necesidades de energía del organismo. El resto de triglicéridos son metabolizados en el hígado.

A la hora de hacer este tipo de análisis, es importante hacer ayuno durante las 6-8 horas antes de la extracción de sangre. Con ello se pretende evitar que los valores obtenidos no se vean influenciados por la absorción de grasas provenientes de una comida reciente.

¿Cómo interpretar los resultados del análisis de sangre?

Se habla de hiperlipidemia cuando existe un aumento de los niveles de lípidos en sangre por encima de lo normal. Asimismo, puede tratarse de:

  • Hipercolesterolemia (aumento de los niveles de colesterol): la mayoría de los especialistas consideran que el nivel ideal de colesterol en sangre para una persona sana debe estar por debajo de 200 mg/dl de colesterol total. En cualquier caso, deben valorarse las cifras en función de los antecedentes, de la proporción de colesterol LDL frente al colesterol HDL y de la existencia de otros factores de riesgo vascular.
  • Hipertrigliceridemia (aumento de los niveles de triglicéridos): su papel como factor de riesgo vascular es menos conocido. Ahora bien, sí se sabe que se relaciona con el desarrollo de pancreatitis (inflamación del páncreas). El nivel ideal de triglicéridos en sangre se sitúa por debajo de 150-200 mg/dl, considerándose que los niveles son muy altos cuando sobrepasan los 400 mg/dl.
  • Combinación de ambos.

La mayor parte de las elevaciones del colesterol y de los triglicéridos se sitúan en un rango de leve a moderado. Estas subidas pueden relacionarse con una alimentación inadecuada, aunque existe una gran variabilidad individual que viene determinada por los antecedentes familiares. En otros casos, se trata de verdaderas enfermedades genéticas. Con frecuencia, se tratan de alteraciones secundarias a la presencia de otros trastornos como, por ejemplo, la obesidad, la diabetes mal controlada, la insuficiencia renal, la ingesta excesiva de alcohol o la toma de determinados fármacos.


Imprimir Enviar por email
Exclusivo socios ocu

Este es un contenido reservado a socios

¿Eres socio? Identifícate para acceder

Soy socio

HAZTE SOCIO