Noticia

Corazón: en el centro de todo

29 septiembre 2016
corason

29 septiembre 2016

En el Día Mundial del Corazón, un recuerdo para este músculo, motor de nuestro organismo. Algunos datos útiles para conocerlo y cuidarlo como se merece.

Retrato de un corazón

  • El corazón se sitúa prácticamente en el centro del pecho, entre los pulmones, con su extremo girado hacia la izquierda. Hay personas en las que la punta del músculo rota hacia la derecha, e incluso en algunos casos el corazón está en el lado derecho de la cavidad torácica (es lo que se llama dextrocardia).
  • De media el corazón pesa unos 300 gramos.
  • El corazón late entre 60 y 100 veces por minuto, de media, algo más de 100.000 veces al día. En los niños la frecuencia cardiaca puede ir de 90 a 120 pulsaciones por minuto. El feto dentro del útero tiene generalmente una frecuencia cardiaca de entre 130 y 260 pulsaciones por minuto.
  • Si se tiene fiebre aumentan las pulsaciones, a razón de unas 10 pulsaciones más por minuto por cada grado de fiebre.
  • En general, el volumen de sangre total oscila entre 4,5 y 5,5 litros, entre un 6 y un 8% de la masa corporal. En un individuo normal en reposo el corazón bombea esa cantidad cada minuto. A lo largo de todo el día la sangre recorre unos 19.000 kilómetros.
  • El corazón consume en torno a un 10% del oxígeno total del organismo.
  • El corazón no tiene nada que ver con las emociones o las pasiones. De eso se encarga el cerebro. Con todo, el corazón puede responder a esos estados anímicos con palpitaciones por la estimulación nerviosa.

Los enemigos del corazón

La edad, el tabaco, la mala alimentación (con un exceso de grasas saturadas), una vida demasiado sedentaria y condiciones como la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia o la diabetes son los peores enemigos de un corazón saludable. ¿Quieres saber cómo te afectan en tu caso concreto? Valora el estado de salud de tu corazón con nuestra

Calculadora de riesgo cardiovascular

Cuídalo, cuídate

  • Sigue una dieta completa y equilibrada, siguiendo básicamente los fundamentos de la dieta mediterránea: aceite de oliva, fruta y verdura, pescado azul, frutos secos
  • Deja de fumar.
  • Adopta unos hábitos de vida saludables: mantén a raya el estrés, descansa, haz algún ejercicio...

 

 


Imprimir Enviar por email