Informe

Calentadores, ¿cuál va mejor?

07 noviembre 2019
Calentadores

¿Qué tipo de calentador te conviene más? Puedes escoger diferentes opciones de funcionamiento: gas natural, butano o electricidad. Elegir el que más te compensa dependerá de de tu casa. Debes tener en cuenta también el tipo de uso que le vas a dar: tamaño de tu tanque, volumen de personas que viven en casa, velocidad e intensidad con la que quieres que trabaje.

Tipos de calentadores

¿Con cuál te quedas? Con un calentador de gas natural, de gas butano o con un termo eléctrico. Pues, depende. Cada uno tiene una peculiaridad que encaja mejor en tu casa y en tus circunstancias. Te las decimos.

Calentadores instantáneos de gas 

Pueden ser de gas natural o de gas butano. GN o N para gas natural y GB o B para gas butano. La diferencia entre un sistema y otro suele ser exclusivamente del quemador y el sistema de entrada, ya que la presión a la que funcionan estos gases es diferente.

Los calentadores de agua basan su funcionamiento en un sencillo circuito, un serpentín de agua pasa por encima de una retahíla de fogones que se encargan de calentarla. Estos fuegos se encienden únicamente cuando se abre el grifo del agua caliente y ésta empieza a circular. Hay de tres tipos, los atmosféricos, a punto de desaparecer, los de tiro forzado y los estancos.

  • Atmosféricos: la combustión se realiza cogiendo el oxígeno de la misma habitación donde está ubicado y lo lanza al exterior por una chimenea general o por la fachada.

  • Tiro forzado: el funcionamiento es el mismo que en los atmosféricos, salvo que incluye un ventilador para la evacuación de gases, ayudando así a evitar paradas en el calentador mientras está en funcionamiento.
  • Estancos: son más seguros y más eficientes. La combustión se lleva a cabo dentro de una cámara cerrada herméticamente y la evacuación de los gases es con ayuda de un ventilador.

Ventajas

  • La cantidad de agua caliente es ilimitada.
  • El gas es más económico que la electricidad.

Inconvenientes

  • La temperatura del agua puede variar inesperadamente.
  • El agua tarda un rato en salir caliente.
  • Necesita un caudal mínimo de agua para funcionar.
  • La instalación necesita más revisiones. 
  •  Si se usa butano y no gas natural, hay que estar pendiente de tener bombonas de recambio.

Termos eléctricos

Elige esta opción si tu vivienda solo dispone de electricidad. Este aparato mantiene el agua caliente en un depósito hasta el momento de su consumo

comparador termos electricos

Su funcionamiento es muy sencillo. Se trata de un tanque de agua de dimensiones nada despreciables (50-100 litros) en cuyo interior una resistencia eléctrica se encarga de calentar el agua. Una vez alcanzada la temperatura, la resistencia se apaga y el aislamiento del tanque se encarga de que ésta no se enfríe demasiado rápido.

Cuando la temperatura del agua baja, bien por el paso del tiempo o porque se usa el agua caliente y entra agua fría, la resistencia vuelve a entrar en funcionamiento. Su mayor carencia es la poca velocidad a la que es capaz de calentar el agua y que lo convierte en inviable si se pretende hacer un uso intensivo, como, por ejemplo, que se duchen varias personas seguidas (salvo que cuentes con un volumen de tanque muy grande).

Ventajas

  • No hace falta instalación de gas.
  • El agua sale caliente nada más abrir el grifo.
  • La temperatura del agua es constante.
  • Funciona para cualquier caudal de agua, por pequeño que sea.

Inconvenientes

  •  Ocupa un espacio significativo.
  • Cuando se acaba el agua caliente, tarda en volver a calentarla.
  • La electricidad no es barata.

¿Con o sin piloto?

También puedes elegir entre calentadores con piloto o sin piloto. Aquellos que incluyen "llama piloto" tienen de manera permanente una llama encendida por lo que su consumo de gas es mayor.

Los aparatos de encendido electrónico son los más cómodos de utilizar ya que, a través de unas pilas, el calentador se enciende automáticamente en el momento en que detecta demanda de agua caliente.