Informe

Calderas de biomasa: el retorno a la leña

04 noviembre 2014
Calders biomasa

04 noviembre 2014

Más madera para nuestra calefacción: las calderas de pellets pueden ser una solución ecológica que nos haga ahorrar hasta 600 euros al año. Pero no son adecuadas en todos los casos: están fundamentalmente pensadas para quien no tiene acceso al gas natural.  

Estufas y calderas de biomasa

El gas natural sigue siendo la opción más recomendable para la mayoría de usuarios. Enfrentamos a las principales calderas del mercado para saber cuál es la mejor:

Comparador de Calderas

El bosque llega a tu casa

Las estufas y calderas de biomasa se alimentan con residuos orgánicos como huesos de aceituna, cáscaras de nuez o astillas de restos de podas y talas. 

La forma más sencilla y eficaz de consumir biomasa son los pellets, pequeños cilindros que son el resultado de comprimir residuos como los serrines y las astillas de los árboles. Tienen alta densidad y gran poder calorífico para calentar tanto nuestra casa como nuestro agua, e incluso nuestra comida.  

Tipos de calefacción con biomasa 

Si elegimos una estufa, es posible que necesitamos algún otro sistema de calefacción para la casa.

Si elegimos una caldera, irá conectada al circuito y se ocupará de calentar toda la casa y proporcionarnos también agua caliente.

  • Estufas de aire de pellets. Con una potencia de entre 5 y 22 kW, calientan con aire y encajan mejor en habitaciones diáfanas. Precio: desde 1.000 euros (más baratas si son de baja potencia).
  • Estufas de agua de pellets o termoestufas. Con una potencia de entre 11 y 29 kW, generan calor para calentar a habitación donde se encuentran y al mismo tiempo son capaces de producir agua caliente. Precio: unos 2.500 euros (más baratas si son de baja potencia).  
  • Calderas de pellets. Con una potencia de entre 8 y 300 kW, se diferencian según lo automáticas que sean. Las de gama media-baja cuestan entre 5.000 (vivienda unifamiliar) y 15.000 euros (bloque de viviendas). Las de la gama media-alta son completamente automáticas en su encendido, combustión y limpieza. Esta última opción permite que el consumidor se despreocupe, pero cuesta más: 10.000 euros para una vivienda unifamiliar y hasta 30.000 euros para una comunidad.  
  • Calderas de pellet de condensación. Las calderas de condensación más conocidas son las de gas, pero ya podemos encontrar en el mercado calderas de condensación alimentadas con biomasa. Gracias a esta tecnología se consigue ahorrar hasta un 12% de combustible, y el rendimiento de los equipos aumenta hasta un 105%. El "pero "es su precio, que supera en 2.500 euros el de una caldera de biomasa normal (o sea, oscilará entre 7.500 y 17.500 euros). La caldera de condensación utiliza el calor contenido en los gases de escape, bajando gradualmente su temperatura hasta que el vapor de agua se condensa y recupera así el calor.
  • Calderas y estufas de leña. Al no funcionar con pellets, rinden peor (el combustible tiene menos poder calorífico y es más difícil regular la temperatura). Las calderas oscilan entre los 2.000 euros para una vivienda y los 6.000 para un bloque. Las estufas se encuentran desde 400 euros. 

Imprimir Enviar por email