Informe

Estufas de pellets: todo sobre ellas

Estufas de pellets

Una estufa de pellets es similar a una chimenea de leña tradicional, pero en lugar de troncos, la estufa de pellets quema biomasa, ya sean los pellets, pequeños cilindros de restos de madera, o huesos de aceituna. Su potencia calorífica la hace capaces de calentar varias zonas de una vivienda.

25 enero 2018
pellets

Una estufa de pellets se puede comparar con una chimenea de leña tradicional, pero en lugar de troncos, la estufa de pellets quema biomasa, o huesos o pellets de madera (pequeñas barras cilíndricas hechas de residuos compactados de madera, de 6 a 8 mm de diámetro y una longitud de 5 a 40 mm). Ambos combustibles son sostenibles: los huesos se aprovechar en el proceso de obtención de aceite de oliva, y los pellests pueden proceder de bosques gestionados de forma sostenible en los que cada árbol es reemplazado por uno nuevo, para la producción de pellets, preservando así el equilibrio de CO2, o de restos de explotación forestal e industria maderera.

Esto explica por qué una estufa de pellets se considera un sistema de energía renovable.

Cómo funciona una estufa de biomasa

Una estufa de biomasa funciona más o menos como una estufa tradicional, con un compartimento de carga en el que se puede verter los pellets, por lo general situado en la parte superior. La capacidad puede variar de 15 a 60 kg o más, dependiendo del modelo. La estufa está equipada con un tornillo sinfín que regula la cantidad necesaria de pellets a introducir, lo que elimina la necesidad de gestionar de forma manual este aspecto. Por último, el ventilador y la resistencia eléctrica aseguran la quema de pellets de forma eficaz y automatizada.

Las principales diferencias con una estufa de leña tradicional residen precisamente en la resistencia eléctrica, el control electrónico y el control automático de temperatura. Los últimos modelos están equipados con un termostato programable que permite configurar los períodos de funcionamiento y de inactividad de la estufa. También es posible, en algunos modelos, accionar un ventilador que acelera la difusión del calor de la estufa dentro de la habitación donde está instalada, pudiendo incluso ajustar la velocidad del ventilador hasta que se alcance la temperatura deseada, después de lo cual disminuye el consumo de la estufa.

Con el tanque lleno, una estufa de biomasa puede funcionar entre medio día y dos días, dependiendo del tipo de estufa, el volumen de la habitación a calentar, el grado de aislamiento, etc. En algunos modelos, el aire caliente también se puede suministrar a otros locales por medio de un sistema de tuberías, como se hace por ejemplo con los conductos de aire acondicionado. Existen modelos combinados que también pueden producir agua caliente.

¿Caldera o estufa?

Si te decides a calentar mediante biomasa, puedes elegir entre una estufa y una caldera de biomasa.

Una estufa a menudo se usa como sistema de apoyo al sistema de calefacción existente, aunque algunos modelos también son capaces de calentar varias salas simultáneamente.

Una caldera puede incluso llegar a reemplazar completamente la a caldera existente de gasóleo o gas. Pero esto, por supuesto, supondrá una inversión mucho mayor. Un sistema completamente automático puede costar facilmente 10.000 € o más. Se sumará a esto la necesidad de tener un silo de almacenamiento, que es el depósito donde se almacenan los pellets, y desde donde se alimentará directamente la caldera. También existen sistemas más económicos, pero requieren más mantenimiento y generalmente cargar manualmente un pequeño depósito de la caldera.

Estufas de pellet: los materiales

Las estufas de biomasa están disponibles en hierro fundido o acero.

  • Las de hierro tienen la ventaja de retener el calor por más tiempo, pero tardan más en calentar.
  • El acero también aguanta bien el calor, pero se enfría más rápido. Algunas estufas de acero están además cubiertas por una capa cerámica o refractaria que ayuda a mantener el calor, y suministrarlo poco a poco.

Instalar una estufa en casa

¿Te preguntas si puedes instalar en tu casa uno de estos aparatos?

Una estufa de pellets es un sistema independiente, que puede ser instalado prácticamente en cualquier lugar, siempre que se conecte a una chimenea u otro conducto para la salida de los gases de combustión.

La reglamentación española (RITE) obliga a que los humos salgan por encima de la cubierta del edificio, por lo tanto si vives en una comunidad tendrás que pedir permiso a los vecinos. La chimenea debería ser de acero inoxidable y preferiblemente aislada y con doble pared para evitar condensaciones, aunque también es posible hacerlo con una de pared simple (consultar con el fabricante de la estufa). En la parte baja de la chimenea es necesario instalar una T con tapón para salida de condensaciones.

También es conveniente consultar con el fabricante (suele venir en el manual) el número de curvas que puede tener la chimenea, normalmente suelen ser 3 curvas a 90º como máximo. Los tubos utilizados en este caso deben tener un diámetro entre 8 y 10 cm y pueden resistir altas temperaturas, y la condensación de ácido.

Al igual que todos los aparatos de combustión, una estufa de pellets necesita oxígeno. La cantidad de oxígeno necesario está calculada de acuerdo con la potencia de la estufa. Una conexión directa con el aire exterior (como en una caldera) no es indispensable, pero si recomendable. Recuerde que también es necesario contar con una conexión eléctrica para la el funcionamiento de la resistencia y los ventiladores.

La potencia de la estufa de pellets dependerá del volumen (en metros cúbicos) de la estancia a calentar, lo que, por supuesto, tendrá un impacto en el precio. También se debe tener en cuenta que diferentes pruebas han demostrado que la potencia real de las estufas de biomasa a veces puede ser un 20% menor que la especificada por los fabricantes, no lo pases por alto si la casa no está suficientemente bien aislada.

Estufas de pellets: precio, coste y ahorro 

El precio de los modelos es muy variable: las hay desde 400 euros, pero de media rondan los 1.400. Con un presupuesto de 4.000 a 5.000 euros se pueden comprar dispositivos que capaces de producir agua caliente o incluso conectar al sistema de calefacción central.

 Pero además de la estufa, debes contar con el precio de la biomasa.

Los pellets, por ejemplo, están disponibles en sacos de 12 o 15 kg, en big bags (bolsas grandes) y al por mayor (sin embalaje, generalmente en cuba con manguera o volquete). Una bolsa de 15 kg por lo general cuesta entre 2,5 y 5 € (unos 0,25€/kg de media), entre 3,7 y 7,4 céntimos de euro por kWh (unos 0,055€/kWh de media).

Un kg de pellets equivale energéticamente a algo menos de medio litro de gasóleo (0,46€ el medio litro o 0,090€/kWh), a la décima parte de una bombona de butano (1,7€), a 4,5 kWh eléctricos (0,82€) o a 4,9 kWh de gas natural (0,29€).

Si compras biomasa cara, puede que ésta no sea la opción más barata, pero si encuentras una buena estufa de pellets a buen precio y con un buen rendimiento, la opción de calentarse con pellets será ciertamente interesante.

¿Cuánto se puede ahorrar con una estufa de pellets?

¿En cuánto tiempo podemos tener amortizada nuestra instalación, por ejemplo una estufa de 6 kW de potencia, que tenemos funcionando unas 5 horas al día cuando antes teníamos gasóleo):

6kW * 5 h/día*365 días/año * 0,055 €/kWh = 602,25 €/año de pellet

6kW * 5 h/día*365 dias/año * 0,090 €/kWh = 985,50 €/año de gasóleo

Ahorro anual: 985,50 – 602,25 = 383,25 €/año

Haciendo un cálculo sencillo, sin tener en cuenta las subidas del precio del gasóleo, IPC, etc.… comprobamos el tiempo de amortización esperado sería de unos 4 años.

Actualmente son muchos los fabricantes de estufas que podemos encontrar en España: Bio Bronpi, Clam, Ecoforest, Ecomasa, EdilKamin, Ferroli, LaNordica Extraflame, MCZ, Montegrappa, Palazzetti, Qlima, Ravelli, Rika, Solzaima, Thermorossi, o Zantia entre otros.

Mantenimiento

Después de la compra, será necesario limpiar el quemador y el depósito de cenizas (si lo hay). Se recomienda una limpieza anual a fondo. No obstante conviene pedir ayuda a un experto. Además también será necesario limpiar regularmente la chimenea para evitar el riesgo de incendio debido a la acumulación de hollín.

 test achats