Informe

Evita intoxicaciones y accidentes con lavavajillas y limpiadores

23 enero 2019
Limpiadores, riesgos y peligros

23 enero 2019

Lavar la ropa, los platos o limpiar cristales suele hacerse con productos que no suelen generar problemas para la salud si se usan adecuadamente, pero hay algunos como limpiahornos, detergentes en cápsulas, limpiadores con lejía o desatascadores, que sí podrían causar daños, intoxicaciones o accidentes. Te decimos qué riesgos son, cómo debes evitarlos y cómo reconocer los pictogramas de seguridad.

Los limpiadores, como los detergentes para lavadoras o los lavavajillas, ofrecen un bajo riesgo para la salud de los miembros de casa siempre que se usen adecuadamente, pero algunos productos contienen sustancias que pueden resultar irritantes, alergizantes o incluso peligrosas si los más pequeños de la casa lo confundieran por chucherías.

Aunque nuestros análisis no han detectado en los detergentes domésticos más comunes la presencia de sustancias prohibidas tipo disruptores endocrinos como BHT, butil o propil parabeno o carcinógenos como el formaldehído, la realidad es que cualquier percance o descuido en casa con algún  limpiador específico tipo limpiahornos, desatascadores, limpiadores con lejía… podría traer consecuencias graves.

Por eso recomendamos utilizar productos químicos solo cuando sea necesario. Podrías evitarlos, por ejemplo, limpiando con más frecuencia con productos menos agresivos y naturales como el vinagre y el bicarbonato. Así puedes hacerlo

Pictogramas de seguridad

Los productos de limpieza para el hogar deben utilizarse y almacenarse siempre con las instrucciones que pone en la etiqueta, por lo que es importante que las leas y sobre todo que las guardes hasta que acabe el producto.  

Aunque por ley todos los detergentes deben mostrar en la etiqueta tanto el grado de peligro, si es irritante o corrosivo, e incluso ciertos consejos estándar sobre qué hacer y qué no hacer en caso de ingestión, inhalación o irritación, la realidad es que el consumidor no siempre se para a leerlo. Lo sabemos gracias a una encuesta que realizamos recientemente y en donde preguntamos a los usuarios acerca de algunas conductas y conocimientos sobre el uso seguro de los productos de limpieza.

Por eso conviene que conozcas cuáles son los símbolos de seguridad. Te lo decimos con estos pictogramas.

Símbolos en el etiquetado de los limpiadores

Si no quieres sustos en casa lo mejor es que tengas muy presente estas recomendaciones que nos ofrece el organismo representativo oficial en Europa de esta industria llamada A.I.S.E. o la Asociación Internacional de Jabones, Detergentes y Productos de Mantenimiento. 

  • Mantén todos los limpiadores fuera del alcance de los niños.
  • Evita el contacto con los ojos y en caso de contacto por accidente lávalos con abundante agua.
  • Lávate las manos después de cada uso.
  • Si tienes la piel sensible o dañada evita el contacto prolongado con el producto.
  • Ni lo comas ni lo bebas, y en caso de hacerlo por accidente acude cuanto antes al médico.
  • Conserva el producto en el propio envase para evitar confusiones y si trasvasas el contenido hazlo únicamente al envase original.
  • No mezcles con otros productos.
  • Ventila la habitación después de usarlo.
  • Utiliza el producto con las manos secas.
  • Cierra la tapa o en su caso la bolsa.
  • No cortes, ni rasgues, ni rompas las cápsulas.

Atención con los accidentes en casa

Los accidentes más comunes que suelen darse en el hogar son la ingestión, la irritación cutánea, la irritación ocular y la inhalación. Te damos todos los detalles de los peligros que corres en cada uno de los casos y sus consecuencias.

Ingestión

La ingestión de productos de limpieza puede causar vómitos, diarrea y tos. Y si se llegara a ser absorbido por el sistema digestivo, órganos como el hígado, los riñones, el sistema nervioso o las vías respiratorias podrían verse dañadas.

Algunos productos son incluso corrosivos (los que lleven sosa por ejemplo) y, si se ingieren, podrían causar quemaduras o lesiones internas más o menos graves y ciertos problemas en la boca.

Detergentes, mejor inaccesibles para los niños

Por todo esto, los detergentes y limpiadores deben mantenerse fuera del alcance de los niños, en un estante en la parte superior o en un armario cerrado y nunca deben retirarse de su embalaje original. No solo porque podrían confundirse con otra cosa, sino también porque perderíamos la información de lo que contiene, que es necesario proporcionar el centro toxicológico en caso de accidente.

Tapones de seguridad

Por ley, los productos clasificados como peligrosos deben tener una cerradura de seguridad, es decir, una tapa que requiera movimientos diferentes y separados para poder abrirse. Sin embargo, las tapas no pueden garantizar una seguridad absoluta: su función es resistir al menos 5 minutos a un niño de 5 años para que un adulto tenga tiempo de intervenir.

Sustancia Bitrex

Algunos productores (no es obligatorio por ley para ningún tipo de producto) agregan a los detergentes bitrex, una sustancia muy amarga para evitar que los niños ingieran accidentalmente el producto. Se informa de ellos en el etiquetado, en la lista de ingredientes y también en logo como el que mostramos a continuación.

Productos más peligrosos

Los detergentes que suelen ingerirse por accidente son normalmente aquellos más atractivos para los niños:

• Las cápsulas para lavadora y lavavajillas porque contienen ingredientes irritantes dentro de un envase fino y rápidamente soluble en agua, a la vez que llaman la atención especialmente de los niños al tener colores vivos y un formato que puede confundirse con chucherías. Si se meten en la boca, la saliva disuelve el plástico rápidamente y se libera el contenido irritante causando heridas en la zona que entre en contacto con el producto (boca, esófago, estómago). Si tiene niños en casa lo mejor es tratar de sustituir el detergente por otros formatos (consulte nuestros comparadores) y, si no puede prescindir de ellos, manténgalos fuera del alcance de los niños.

 Las pastillas para limpiar inodoros son corrosivas y de fácil acceso para los niños ya que cuelgan de las paredes del inodoro. Nuestras pruebas muestran que, además, solo son efectivas en una superficie pequeña, por lo que es mejor limpiar más a menudo con un detergente general.

Irritación cutánea

En ocasiones, un simple contacto con la piel puede ser suficiente para causar daños y en otros se necesita un uso intensivo o prolongado.

Los detergentes (para suelos, lavavajillas a mano, para lavadoras, lavaplatos, baño, limpiacristales) pueden irritar la piel porque contienen surfactantes (generalmente del 5 al 15%, pero algunos concentrados pueden alcanzar el 30%) es decir, sustancias que sirven para atacar suciedad con un pH diferente al de la piel (por ejemplo, los detergentes para lavavajillas son muy alcalinos).

Incluso los conservantes y los perfumes pueden causar reacciones alérgicas con frecuencia, aunque en productos de limpieza están presentes en un porcentaje muy bajo, generalmente <1%.

Mejor, ponte guantes

La solución para evitar irritaciones es usar guantes y seguir las dosis, especialmente en aquellas que deben diluirse antes de usar y evitar las que tienen mayor riesgo, como los perfumes alergizantes (limoneno, linalol, citronelol, etc.) o determinados conservantes como metilisotiazolinona o metilcloroisotiazolinona que por ley deben estar detallados en la etiqueta si se usan.

Lamentablemente, el término "hipoalergénico" o los términos genéricos como "dermatológicamente o clínicamente probado" no son garantías suficientes para los consumidores porque no existe un estándar que respalde estas afirmaciones. Tampoco te fíes de alegaciones como "antialérgico" porque es imposible asegurar que no haya algún ingrediente al que pueda ser sensible algún sujeto.

Los productos más peligrosos

Los productos que se consideran más peligrosos para a piel son:

  • Limpiadores de hornos: son irritantes (a menudo llevan sosa cáustica y solventes tóxicos). Según nuestros análisis son efectivos, pero es mejor limpiar inmediatamente después de cada uso para que no se inscruste la suciedad y poder usar limpiadores más suaves, incluso usar una mezcla de bicarbonato y agua.
  • Desatascadores: contienen sustancias corrosivas. En nuestras pruebas, generalmente son efectivos, pero la mejor arma es la prevención y en caso de llegar cuando ya tenemos atasco resolver el problema con métodos mecánicos.
  • La lejía y el alcohol también pueden irritar la piel.
Irritación ocular

Cuando se rocía accidentalmente un producto limpiador en los ojos puede generar daños en esta zona tan sensible. El envase en spray es uno de los que más problemas generan, por lo que si te preocupa este tema en concreto, te recomendamos que optes por otros formatos o en su defecto cerrar siempre los aerosoles al terminar de usarlos.

 Cerrar el spray con seguridad

Otro peligro posible es que durante el uso de productos de limpieza haya una reacción química fuerte que genere salpicaduras que alcancen los ojos. Para evitar este tipo de accidentes es bueno usar gafas protectoras cuando usemos productos agresivos, como lejía o limpiadores para hornos.

Inhalación

Respirar los vapores de estos productos en un área cerrada o mal ventilada también puede provocar intoxicaciones, algunas graves.

Esto pasa sobre todo con cierto tipo de detergentes en polvo, ambientadores y productos con amoniaco.

  • Los detergentes en polvo son particularmente peligrosos porque pueden desencadenar ataques de asma en personas sensibles e irritar las membranas mucosas, así como la piel. Además, los polvos generalmente se encuentran en cajas de cartón, que no tienen cierre de seguridad, así que pueden abrirse fácilmente si se caen y se dispersan en el suelo, con riesgo para los niños y animales.
  • Los ambientadores contienen disolventes y perfumes alergizantes que pueden ser perjudiciales para la salud, pueden causar o empeorar el asma, la bronquitis, la migraña, especialmente en personas sensibles. Es mejor abrir las ventanas todos los días y ventilar la estancia a menudo que enmascarar el problema añadiendo químicos.
  • Los productos con amoniaco generan vapores irritantes, así que si tienes que usarlos mejor hazlo en una estancia bien ventilada.