Noticia

Mi instalación eléctrica es trifásica

12 junio 2018
instalaciones-trifasicas

12 junio 2018

Los nuevos contadores con telegestión permiten hacer un mejor ajuste de la potencia contratada en hogares con instalación trifásica, ayudándonos así a ahorrar en la factura de la luz de nuestra casa.

A pesar de que las instalaciones trifásicas no están destinadas para uso doméstico, muchas viviendas disponen de este tipo de instalaciones eléctricas, normalmente por contar con algún motor o por tener un equipo de aire acondicionado que así lo requería. Con el nuevo contador, estas viviendas pueden ajustar mucho mejor la potencia contratada, especialmente si ya retiraron los equipos que necesitaban una instalación trifásica para su funcionamiento.   

¿Qué ha pasado con las instalaciones eléctricas trifásicas?

Hasta hace unos años, en las instalaciones trifásicas se controlaba cada una de las fases con un Interruptor de Control de Potencia (ICP), que limitaba únicamente 1/3 de la potencia total contratada. Uno de los principales problemas de este tipo de instalaciones eléctricas era que, aunque la vivienda tuviera suficiente con 4 o 5 kW en total, muchos hogares contrataban entorno a los 10 kW porque así cada una de las fases tenía una potencia razonable para que el ICP de cada fase no saltara a la mínima.

Algunos hogares incluso tenían que contratar más de 10 kW de potencia, lo que les dejaba sin derecho a la tarifa regulada PVPC y el Bono Social

Este desfase entre lo que realmente necesitaban y lo que tenían que contratar se disparaba cuando los inquilinos de muchas de estas casas dejaron de necesitar una instalación trifásica al retirar el equipo eléctrico que lo justificaba y, por este motivo, tuvieron que optar por una de las siguientes alternativas:

  • Mantener esa elevada potencia para seguir contando con una potencia razonable en cada fase.
  • Adaptar la instalación trifásica y reconvertirla en una monofásica, asumiendo un elevado coste.

¿Qué cambia con los nuevos contadores?

Los nuevos contadores con telegestión incorporan su propio ICP, que se encarga de limitar la potencia total contratada, de forma que no interrumpe el suministro eléctrico aunque una de las fases tenga un consumo elevado. Gracias a ellos, muchos hogares que contaban con instalaciones trifásicas pueden ahora reducir notablemente la potencia eléctrica y, al mismo tiempo, ahorrar en su factura de la luz.

El nuevo contador les evita el coste de reconvertir la instalación en monofásica y tener que solicitar un boletín nuevo que certifique su adecuación. Por ejemplo, un hogar que consiga reducir la potencia de 9.873 kW a 5.196 kW ahorrará cada año al menos 227 euros. El coste de solicitar la reducción de potencia es de sólo 11 euros. 

Si tienes dudas sobre la potencia que necesitas en casa, puedes consultar el listado de potencias normalizadas trifásicas. También puedes informarte en la página web de la empresa que te distribuye la electricidad o mirar la información que te facilita el propio contador. De esta manera, te resultará más sencillo conocer los picos de potencia de los meses anteriores y así ajustar mejor la potencia que realmente necesitas en tu hogar.

¡No olvides retirar tu antiguo ICP!

Si ya tienes un nuevo contador con telegestión, te recomendamos que retires el antiguo ICP que tendrás instalado junto al cuadro eléctrico de tu casa aunque no modifiques la potencia contratada. De esta manera, evitarás que salte por el elevado consumo en una de las fases.


Imprimir Enviar por email