Consejos

El nuevo contador, ¿es realmente inteligente?

21 abril 2017
Nuevo contador

21 abril 2017

La instalación de los nuevos contadores se ha realizado de espaldas al consumidor lo que ha provocado recelos. Para no sentirte tonto con este contador inteligente y te sirva para ahorrar y gestionar tu suministro, aclaramos en 10 preguntas las dudas más frecuentes sobre su instalación, coste, factura y utilidad. 

Súmate a la IV Compra Colectiva de Energía y ¡ahorra!

Cualquier cambio, si no se explica bien provoca recelos. El cambio de contadores arranca en el año 2007. En aquel entonces solo conocíamos que los contadores ahorrarían costes a las distribuidoras ya que podrían hacer la lectura en remoto, que nos subiría la cuota de alquiler en un 40 % y que se ponía en riesgo nuestra privacidad ya que cualquier comercializadora (hay más de 200 en el mercado) podría acceder a nuestro consumo horario. Resolvemos en 10 preguntas las dudas más frecuentes sobre los nuevo contadores:

¿Es obligatoria su instalación?

La obligación recae sobre la distribuidora que debe finalizar la sustitución en el año 2018. El consumidor no puede negarse, aunque si el contador está dentro de la vivienda podría dificultar el cambio.

¿Pueden cambiar el contador sin avisarme?

No. La distribuidora está obligada a avisarte con antelación para que, si lo deseas, estés presente en el momento de la sustitución y puedas comprobar que la última lectura del viejo contador se realiza correctamente. Puedes llamar a tu distribuidora para saber cuándo tienen previsto cambiar tu contador.

¿Quién paga los nuevos contadores?

La renovación corre a cargo de las eléctricas, a las que pagamos cada mes por el alquiler y mantenimiento de estos equipos. El consumidor no debe pagar por esta substitución. 

¿Cuesta lo mismo al mes?

No. El nuevo contador tiene un coste mensual de 0,81 euros al mes, lo que supone una subida del 40% respecto a los viejos (0,54 euros al mes). Sin embargo, los clientes con tarifa con discriminación horaria, que antes necesitaban tener un doble contador, pagarán menos. Los que tengan contador para energía trifásica pagarán 1,15 euros al mes. Al igual que en el pasado, el cliente puede instalar por su cuenta el contador (si cumple los requisitos técnicos) y no pagar nada al mes.

El problema es que ese importe se paga desde el día que realizan la instalación del nuevo contador, cuando sus funcionalidades de telegestión todavía no están operativas y por lo tanto al consumidor no se le ofrece ningún valor añadido.

¿Es su configuración útil para el consumidor?

El contador debe ser para el consumidor, que no olvidemos que es quien lo paga, una herramienta eficaz para ahorrar y gestionar mejor su suministro eléctrico. Y por ello, echamos de menos que su instalación no haya estado acompañada de medidas muy económicas y útiles. Hay un ejemplo muy sencillo como haber previsto la obligación de que el consumidor sea informado de sus consumos en horario punta y valle aunque no tenga la tarifa con discriminación horaria contratada e, igualmente, si la potencia contratada está bien ajustada. Esa información la facilita el nuevo contador.

Sin embargo, eso no quiere decir que sean inútiles. El consumidor tiene diferentes formas de acceder a esa información, y aunque con alguna dificultad, sacar provecho de ella para optimizar su factura. Así te ayuda a comprobar si te interesa la tarifa con discriminación horaria o a elegir la potencia más adecuada. 
¿Quién puede acceder a las lecturas?
Solo la comercializadora que presta el servicio y el propio cliente puedan acceder a estas lecturas. El consumidor no obstante puede autorizar que otras comercializadoras accedan a esta información, pero por ejemplo no puede hacerlo a una empresas de servicios energéticos para que le ayude a optimizar su consumo. En la práctica es una opción poco realista. Los usuarios desconocen que a través de su distribuidora, pueden registrarse y acceder a sus datos independientemente de la comercializadora que tengan en cada momento contratada.
¿Cómo accedemos los usuarios al contador?
Además de visualizar la información que la pantalla del contador muestra (algunos de los datos pueden ser muy interesantes), los usuarios que ya tienen contador digital pueden registrase en el área de cliente de su distribuidora, que no hay que confundir con la comercializadora. En esa área de cliente se muestran todas las lecturas hora a hora, pero con opciones y formatos muy diferentes. El único nexo común es la descarga mensual de un fichero con el consumo hora a hora.
¿Podemos saber lo que consumimos en cada momento?

Sí, pero no en tiempo real. El consumidor solo puede acceder a su consumo horario mensualmente, y tampoco los contadores cuentan con la posibilidad de conectar dispositivos adicionales que sí faciliten esa información al usuario en tiempo real. Todo ello dificulta que el consumidor pueda hacer un control eficaz de su demanda eléctrica.

¿El pago será más acorde al consumo real?

Así es. Por un lado, desaparecerán las desviaciones en la lectura que los antiguos contadores ofrecían según estudios realizados por OCU. Pero por otro lado pondrán fin a las lecturas estimadas que cada vez eran más habituales por las ausencias de lecturas de las distribuidoras.

¿Qué aspectos son mejorables?

Los nuevos contadores ya permiten que el cambio a una tarifa con discriminación horaria sea más sencillo. Pero sobre todo permiten que haya nuevas tarifas que tengan en cuenta la hora en la que consumimos la luz.  El PVPC o las tarifas indexadas son el ejemplo más extremo: cada consumo horario tiene un precio diferente.

Sin embargo, la instalación de estos contadores requiere una revisión profunda de las relaciones entre consumidor, distribuidora y comercializadora para aprovechar nuevas opciones que permite el contador. Nos resistimos a tener un contador inteligente que es tonto para el consumidor. En este sentido, OCU cree que se podrían realizar algunas mejoras:

  • Los usuarios deben ser los titulares de la información de su contador. Lo ideal sería contar con una base de datos unificada que facilitara el acceso y explotación de esas lecturas, ya fuera por el propio usuario o por empresas autorizadas por él.
  • Mientras llega, las distribuidoras deberían armonizar la información mínima que el usuario debe recibir y facilitar el acceso a ella.
  • También debería ser posible contratar potencias diferentes por tramos horarios, como ya tienen las empresas o, incluso, por temporadas (verano, invierno). Ayudaría a hacer un uso más eficiente de nuestra red.
  • Por último, se tendría que aprovechar más el máximetro para que el consumidor pueda ajustar la potencia al máximo asumiendo pagar una penalización el mes que la sobrepase.

 

 

 


Imprimir Enviar por email
Exclusivo socios ocu

Este es un contenido reservado a socios

¿Eres socio? Identifícate para acceder

Soy socio

HAZTE SOCIO