Consejos

Qué colchón elegir para el dolor de espalda

29 agosto 2022
dolor de espalda

Para quienes sufren de dolor de espalda, ¿es mejor un colchón firme o blando? ¿O sería mejor comprar un colchón especial? No hay una respuesta perfecta: cuando hablamos de colchones hay siempre que tener en cuenta las preferencias y gustos personales. Hoy te ayudamos a saber cuál puede ser el mejor colchón para ti si padeces dolor de espalda.  

Colchón duro o blando: ¿qué es mejor?

El dolor de espalda no es igual para todas las personas, por lo que no existe una respuesta única y sencilla a la hora de buscar el mejor colchón para cada caso.

Lo que está claro es que el mejor colchón para ti será el cualquier colchón que te ayude a dormir sin dolor ni rigidez. Lo importante es que tu colchón soporte tu cuerpo adecuadamente, adaptándose a la forma natural de la columna, para que pueda recuperarse durante la noche.

La firmeza del colchón

Sobre la firmeza necesria para descansar mejor, hay mucho que considerar. A veces escuchamos que es mejor que las personas con dolor de espalda duerman en un colchón firme. Pero no vale generalizar: la firmeza del colchón es cuestión de gustos personales. Sin embargo, por regla general, un cuerpo más pesado necesita un colchón más firme para garantizar un mejor apoyo.

  • Si el colchón es demasiado firme, el cuerpo no entra en pleno contacto con él: da menos soporte a algunas partes del cuerpo, ejerciendo más presión sobre los hombros y las caderas.
  • Si el colchón es demasiado blando, se tiende a hundir el cuerpo, aumentando la sensación de calor por la mala ventilación y dificultando los movimientos durante el sueño.

No existe una escala estándar para definir qué medidas corresponden a qué firmeza de colchón. Esto significa que no debes confiar ciegamente en la firmeza anunciada: siempre es relativa a modelos de la misma marca. La mayoría de las veces, ni siquiera está indicada en el colchón.

También hay que señalar que no todos los consumidores perciben la firmeza de un colchón de la misma manera. Por ejemplo, un modelo mediano puede ser duro para un consumidor y blando para otro.

En nuestro análisis de laboratorio utilizamos una escala técnica que evalúa la firmeza de los colchones probados, de forma unificada, y a veces nos encontramos con que la firmeza anunciada no se corresponde con la firmeza real del colchón. 

  • En 2003, la revista médica The Lancet publicó un artículo que ha permanecido como referencia hasta el día de hoy. Aunque muchos médicos han recomendado tradicionalmente a sus pacientes que tienen dolor de espalda que duerman en un colchón firme, el estudio que involucró a 313 adultos, concluyó que los pacientes que dormían en un colchón de firmeza media tenían más probabilidades de experimentar menos dolor de espalda en la cama, menos dolor al dormir y menos dolor de espalda respecto a los pacientes que dormían en un colchón firme. Eso no quiere decir que todo el mundo prefiriera el colchón de firmeza media a uno firme, porque sigue siendo una cuestión de preferencia personal.
  • En nuestras pruebas notamos también que la firmeza media es una buena solución para la espalda y la columna vertebral.
  • Buscar un colchón firme en lugar de uno blando en caso de dolor de espalda sigue siendo una buena recomendación, pero mantente en un nivel de firmeza media: los colchones que son demasiado firmes son menos funcionales que los medianamente firmes.

¿Cuál es el mejor colchón?

¿Hay un colchón ideal para el dolor de espalda? 

Dejando a un lado la firmeza del colchón, si sufres de dolor de espalda quizás ya te hayas puesto a pensar cuál sería el mejor tipo de colchón para ti.

  • A veces, se ofrece una cama de agua como una opción interesante.
  • Cada vez a más personas con dolor de espalda se les recomienda comprar un colchón hecho de viscoelástica, que sigue la forma del cuerpo y, por lo tanto, brindaría más soporte y comodidad.
  • Los colchones de látex ofrecen un soporte firme, pero en contrapartida puedes sentir puntos de presión, lo que es un inconveniente. El principal inconveniente de los colchones de látex es que son pesados.

¿Qué colchón elegir si te duele la espalda?

¿Cama de agua, colchón de latex o viscolástico? ¿Qué es lo mejor en caso de dolor de espalda?

Una vez más, no hay respuestas correctas e incorrectas, y los datos científicos sobre este tema son escasos. Investigadores del Centro de Investigación de la Espalda en Dinamarca hicieron la comparación hace varios años y publicaron los resultados en 2008, en la revista médica Spine.

  • Durante un mes, permitieron que un grupo de evaluadores con dolor de espalda crónico probara una de tres opciones: cama de agua, espuma viscoelástica o un colchón duro.
  • Luego, se evaluó el dolor, las actividades diarias y el número de horas de sueño.
  • Resultado: un colchón viscoelástico no era mejor que una cama de agua. En cualquier caso, estos dos tipos de colchones mostraron mejores resultados que el colchón firme. Sin embargo, las diferencias eran mínimas, hasta el punto de que no podíamos concluir que un “colchón que se adapta a tu morfología”, un colchón de agua o una viscoelástico, es siempre y para todos el mejor para la espalda. Un matiz importante, sobre todo por el precio de este tipo de colchones…

En resumen: no te apresures a ir a la tienda a comprar un colchón "especial" (léase: caro). Los modelos con nombres que involucran " paedic ", "physio", "chiro" u "ortho" no son necesariamente mejores para tu espalda. Tal vez lo que necesitas es solo un nuevo colchón “normal”, con la firmeza adecuada para ti. Pero eso sí, planteate comprar un colchón nuevo. 

Comparador de colchones

71 BUENA
CALIDAD
COMPRA
MAESTRA
Colchones
Desde 114,99 
63 Calidad
media
Colchones
Desde 144,89 
80 MUY BUENA
CALIDAD
MEJOR
DEL ANÁLISIS
Colchones
Desde 152,73 

Un buen colchón nuevo, lo mejor para tu espalda

El mismo estudio publicado en The Lancet  al que hicimos referencia sugiere que un colchón nuevo puede aliviar el dolor de espalda.

  • Durante tres meses, los evaluadores pudieron probar un colchón firme o de firmeza media. En ambos grupos se habló de mejoría en muchos participantes. 
  • Gracias a nuestras pruebas sabemos que la propiedad principal de un colchón no es la firmeza, sino el soporte del cuerpo, con lo que es razonable prever que un buen colchón nuevo brindará un mejor soporte y beneficios también para el dolor de espalda.
  • Queda por ver cuánto tiempo se mantendrá cualquier mejora, porque los participantes en estos estudios no fueron seguidos durante el tiempo suficiente para evaluar los beneficios a largo plazo. No es impensable que el dolor de espalda reaparezca una vez que el efecto de la "novedad" se haya disipado.

Cambia el colchón cada 10 años

Por norma general, un colchón dura entre 8 y 10 años, transcurridos los cuales conviene sustituirlo, debido a la pérdida de firmeza, altura y, sobre todo, sujeción del cuerpo. Por su comodidad y salud, no duerma en colchones viejos, desnivelados, deformados o donde se puedan sentir los resortes.

Por otro lado, sabemos por nuestras pruebas de resistencia, que se supone que representan 10 años de vida útil, que no hay una pérdida dramática de propiedades, así que toma 10 años como una referencia razonable.

Cómo elegir el mejor colchón para la espalda

  • No debes comprar un colchón sin probarlo antes en la tienda. Acuéstate boca arriba, de costado, date la vuelta y asegúrate de que te sientes cómodo. Cuando estés acostado boca arriba, pasa la mano entre la zona lumbar y el colchón: si hay mucho espacio, significa que el colchón es demasiado firme para tus características físicas; si la mano no pasa o pasa con dificultad, el colchón tiene poca firmeza y el cuerpo se hunde en exceso. Incluso si compras online, busca una tienda con una oferta razonable de modelos y pruébalos antes de tomar una decisión.
  • Además, no dudes en negociar el periodo de prueba más largo posible. Algunos fabricantes ofrecen un período de hasta uno o dos meses, pero muchas tiendas y fabricantes en línea ofrecen una prueba de 100 días. Es importante que puedas hacer un cambio si las primeras noches revelan que, después de todo, no era el modelo adecuado para ti. Confirma en qué condiciones puedes devolver el colchón (pago, coste del transporte, etc.), y pregunta por las condiciones particulares de uso durante el periodo de prueba (por ejemplo, si se puede quitar la funda de plástico).
  • Si eres propenso a sufrir dolor por presión al sentarte o acostarte en la misma posición durante demasiado tiempo, elige un colchón con un acolchado suave pero con un soporte subyacente firme, que te permita darte la vuelta y sentarte con facilidad. Un colchón de muelles internos con un revestimiento de espuma o látex podría ser adecuado.
  • Un buen colchón debe mantener tu cuerpo alineado, algo en lo que tu almohada también puede ayudar. Tu cuello no debe estar doblado o torcido: debe formar una línea recta con tu columna para evitar dolores de espalda.
  • Todavía existe la idea equivocada de vincular firmeza y soporte corporal, mientras que el punto clave para el soporte corporal es la adaptabilidad. Nuestras pruebas muestran ejemplos de colchones duros que son buenos para personas de poco peso, pero también de colchones medianos o suaves que son buenos para personas de mayor peso.
  • ¿Qué pasa con las personas con una diferencia de peso significativa que duermen juntas? Durante muchos años, la recomendación ha sido optar por un sistema de dos bases y dos colchones individuales; la persona más pesada debe dormir en el colchón más firme. Las bases deben estar unidas y sería necesario utilizar una sábana adecuada para sujetar ambos colchones juntos. No obstante, nuestro análisis muestra que algunos colchones pueden ser buenos tanto para personas de más peso como para personas de menor peso, por lo que esta es la solución más fácil si es tu caso.

Acierta usando el comparador de OCU

¿Quieres saber cuál es el mejor colchón para cuidar tu espalda? ¿Los distintos tipos, sus funciones y características? En OCU te lo ponemos fácil con nuestro comparador:

  1. Utiliza el asesor personalizado elige la mejor combinación para ti y tu pareja: podrás introducir tus características personales, o bien usa los filtros en el mismo orden, para lograr una búsqueda más personalizada.
  2. Podrás ver los modelos que te recomendamos.
  3. Y luego, antes de decidirte, prueba el colchón, debes dar tu propio veredicto; ve a una tienda o aprovecha el período de prueba que ofrecen la mayoría de los vendedores o fabricantes online.

Los mejores colchones