Noticia

Los colchones duros no son tan buenos

27 junio 2018
colchones-firmeza

27 junio 2018

Existe una creencia muy arraigada entre los consumidores de asociar que un buen colchón tiene que ser duro. Aunque es cierto que la principal característica de un colchón es su capacidad de soporte, no todo es cuestión de dureza.

Dormir bien es algo necesario para reponer fuerzas. Por eso, es importante dar con el colchón adecuado que nos ayude a descansar lo mejor posible.

Firmeza y adaptabilidad, las claves de un buen colchón

A la hora de elegir un colchón adecuado, no basta con que aguante el peso de nuestro cuerpo sin que nos hundamos, sino que también hay que tener en cuenta su capacidad de adaptabilidad a la forma natural de nuestra columna vertebral.

Un colchón demasiado duro no es bueno, ya que la presión se concentra en los hombros y en las caderas en lugar de repartirse por toda la espalda, sin adecuarse a la forma del cuerpo y de la columna. En definitiva, podríamos decir que no existe una correlación entre calidad y mayor dureza.

Un colchón firme según para quién

En la actualidad, los fabricantes no tienen una escala estándar que ayude a definir a partir de qué valores un colchón puede considerarse duro o blando. Por lógica, un mismo fabricante mantiene su escala relativa y, por tanto, los colchones que cataloga de firmes son más duros que los que considera blandos. Ahora bien, esta escala no tiene por qué coincidir con la utilizada por otro fabricante.

De todas maneras, como consumidores no debemos fiarnos ciegamente de todo lo que nos cuentan los fabricantes, puesto que lo que anuncian respecto a la firmeza de sus colchones no siempre suele corresponderse con las medidas técnicas de firmeza de los laboratorios que se dedican a analizarlos (escala técnica), ni ésta tiene correlación con la percepción del usuario (apreciación del consumidor). Por ejemplo, hay fabricantes que anuncian sus colchones como firmes cuando algunos laboratorios realmente los incluirían en el rango de blandos. O lo que un usuario percibe como duro podría ser un colchón de firmeza media, puesto que en realidad se sitúa en el centro de la escala como vemos en el siguiente gráfico.

colchones-firmeza-grafico

Además de todo esto, la percepción personal influye bastante a la hora de determinar la firmeza de un colchón. A veces, lo que una persona nota como duro puede ser blando para otra y viceversa. También el peso es un aspecto importante. Normalmente, un usuario pesado suele necesitar un colchón más duro que uno delgado.

En cualquier caso, e independientemente de las preferencias y el peso de cada uno, no debemos olvidar que la adaptabilidad del colchón al cuerpo tiene que ser la adecuada. 

¡Compara y acierta!

En OCU sabemos que es muy importante descansar bien. Por eso, y si estás interesado en comprarte un colchón nuevo, te recomendamos que consultes nuestro comparador para acertar en tu elección.

Puedes clasificar los colchones según su dureza utilizando el filtro Firmeza medida que encontrarás en el lateral izquierdo y seleccionar cualquiera de las 4 opciones (muy blando, blando, duro y muy duro) fáciles de identificar por el consumidor. Aclarar que está clasificación de firmeza se corresponde con los resultados de nuestro análisis y no con lo anunciado por los fabricantes. 


Imprimir Enviar por email