Informe

Helicobacter pylori y úlcera péptica

17 enero 2018

17 enero 2018

La úlcera gastroduodenal o péptica consiste en una erosión de la mucosa que recubre el estómago o el duodeno. Si bien la acidez gástrica favorece la formación de la úlcera, la causa principal es la bacteria Helicobacter pylori. También, el uso de los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) puede fomentar su aparición.

Causas de la úlcera péptica

La principal causa de la úlcera péptica es la infección bacteriana causada por Helicobacter pylori. Se trata de una bacteria que está especialmente adaptada para vivir y desarrollarse en los medios ácidos como, por ejemplo, el estómago y el duodeno. Allí se adhiere a la mucosa, dañándola y reduciendo su capacidad de resistencia al contenido ácido del estómago. 

Habitualmente, el Helicobacter pylori se adquiere durante la infancia. De hecho, se considera la infección bacteriana crónica más frecuente en el género humano, ya que se estima que alrededor de la mitad de la población mundial la tiene. Ahora bien, esto no quiere decir que todas las personas sufran por ello síntomas.

Si bien es cierto que no se conoce del todo cómo se contrae, se sospecha que puede ser a través de la comida o el agua.

Úlcera péptica provocada por antiinflamatorios

En el caso de úlcera péptica provocada por el consumo de antiinflamatorios no esteroides (AINE), el médico interrumpirá el tratamiento con antiinflamatorios y comenzará el procedimiento de curación de la úlcera con un inhibidor de la bomba de protones (IBP) durante 4 u 8 semanas. Este periodo de tiempo será menor o mayor dependiendo del tipo de úlcera.

Los pacientes que no puedan interrumpir su tratamiento con antiinflamatorios deberán seguir tomando un IBP tanto tiempo como dure el tratamiento con ese AINE concreto.


Imprimir Enviar por email