Consejos

¿Qué analgésico es el mejor?

02 febrero 2016
Analgésico

02 febrero 2016

Ante un dolor ocasional y moderado, es habitual recurrir a los analgésicos: paracetamol, ibuprofeno, aspirina... en las farmacias disponemos de una amplia gama de analgésicos que se venden sin receta. ¿Cuál es mejor? ¿Qué aporta cada uno? Conocerlos te ayudará a elegir sabiendo lo que tomas.

Unos de los medicamentos que más utilizamos por nuestra cuenta son los analgésicos, muchos de ellos se venden sin receta, los más famosos son el paracetamol, el ibuprofeno, y cómo no, la aspirina. Pero no son todos iguales, y por sus efectos adversos no son recomendables para todo el mundo. El consejo general es que uses siempre la dosis más baja y durante el menor tiempo posible. Y ten en cuenta que si el dolor no pasa, no conviene estar muchos días tomando analgésicos por tu cuenta: es mejor acudir al médico.

Me duele... ¿qué me tomo?

Para dolores ocasionales leves o moderados, musculares, articulares, de cabeza o menstruales, que generalmente se resuelven en pocos días, en la farmacia contamos con tres tipos de analgésicos de uso común, que se venden sin receta: el paracetamol, el ácido acetilsalicílico (aspirina) y el ibuprofeno

Nos puede parecer que son más o menos lo mismo, pero no es así: tienen propiedades algo diferentes y unos están más indicados que otros para según qué tipo de dolor.

Paracetamol

El paracetamol está indicado para actuar contra el dolor y la fiebre: de hecho, es el analgésico de primera elección para bajar la fiebre o para un dolor de cabeza y no tiene los riesgos gastrointestinales que tienen los antiinflamatorios no esteroideos o AINE, como el ibuprofeno y la aspirina.
  • Las dosis de 500 o 650 miligramos suelen ser suficientes para aliviar el dolor o para bajar la fiebre. La dosis diaria en adultos no debe superar los cuatro gramos.
  • Riesgos. El paracetamol no es agresivo para el estómago y es el más adecuado para mujeres embarazadas y durante la lactancia, niños y personas mayores en caso de dolor y fiebre. Pero cuidado, porque en dosis muy elevadas puede dañar gravemente el hígado e, incluso, causar la muerte. Las personas de edad avanzada, enfermas de hígado o con problemas de alcoholismo deben tener especial precaución.
  • Precauciones. Hay que tener en cuenta que el paracetamol está presente también en combinaciones de fármacos como los antigripales, por ejemplo, para no duplicar dosis. 

Ibuprofeno

Es un AINE (antiinflamatorio no esteroideo). El ibuprofeno existe desde hace más de un siglo pero su uso se extendió hace unos veinte años, sobre todo como sustituto de la aspirina, que no todo el mundo tolera bien. Hoy en día es uno de los analgésicos más conocidos y utilizados.

  • Es un analgésico y antiinflamatorio adecuado para aliviar dolores leves o moderados (dolores menstruales, musculares, dentales, de cabeza, etc.). También combate la fiebre y es útil en otros procesos inflamatorios. Es muy utilizado en formato de jarabes para niños.
  • Cuándo y cómo tomarlo. La dosis más recomendable de ibuprofeno es 400 miligramos, que, si es necesario, se puede tomar tres veces al día. Al contrario a lo que se cree, en la mayoría de los casos no es necesario tomar la dosis de 600 mg, que es la más vendida. Además, esta dosis requiere prescripción médica (aunque se suela obtener sin ella.)
  • Se recomienda tomar con las comidas, especialmente si nota molestias digestivas.
  • Riesgos. A dosis normales el ibuprofeno, al igual que otros antiinflamatorios de la misma familia, puede producir efectos adversos gastrointestinales (dolor de estómago, diarreas, hemorragias gastrointestinales, úlceras). Además, recientemente desde la Agencia del Medicamento se ha recomendado restringir las dosis diarias de ibuprofeno, por aumento de riesgos cardiovasculares como ictus o infarto, en uso prolongado y a dosis elevadas.
  • Precauciones. Hay que tener especial cuidado:
    • Si tiene una úlcera digestiva, gastritis o una hernia de hiato.
    • Si es asmático o padece alguna enfermedad renal, del hígado o una enfermedad cardiovascular.
    • Si está embarazada o durante la lactancia.
    • Las personas mayores deben ser muy cautas, ya que tienen más riesgo de complicaciones.

Ácido acetil salicílico (aspirina)

La aspirina es uno de los medicamentos más antiguos y más utilizados en todo el mundo. Pertenece a la familia de los antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Funciona inhibiendo la producción de las prostaglandinas, sustancias que intervienen en la inflamación y en la aparición del dolor. 

  • La aspirina, o su principio activo ácido acetil salicílico, es adecuada para combatir el dolor leve, de cabeza, menstrual y para la fiebre. Se toma en dosis de 500 mg cada 6 h. si bien los adultos no deben superar los 4 gramos diarios. Se recomienda tomarlo con las comidas.
  • También se ha utilizado mucho a bajas dosis como preventivo de ciertos riesgos cardiovasculares, aunque esta recomendación está actualmente en entredicho.
  • Riesgos y precauciones. Al ser de la familia de los AINE, comparte con estos los efecto adversos gastrointestinales En cualquier caso, hay que evitar la aspirina:
    • En caso de úlcera, asma, enfermedades de hígado o riñón o problemas de coagulación.
    • Con alcohol, ya que aumenta el riesgo hemorragia gastrointestinal.
    • Durante el embarazo y la lactancia.
    • En menores de 16 años, porque la sospecha de que  desencadene el síndrome de Reye, que se trata de una enfermedad muy grave.

Cuatro precauciones básicas si tomas analgésicos

Que un medicamento se dispense en las farmacias sin receta no es sinónimo de que sea inofensivo. Si vas a tomar un medicamento sin consultar con el médico:

  • Lee el prospecto. En caso de embarazadas, lactantes, niños menores de dos años y enfermos crónicos, se debe contar con la supervisión del médico o farmacéutico.
  • Ten especial cuidado con los niños. Dales las dosis recomendadas y mantén los medicamentos fuera de su alcance. Para convencerles, no digas nunca que se trata de un caramelo.
  • Si el dolor no desaparece, consulta con el médico. Puede ser el síntoma de otro tipo de dolencia.
  • Los medicamentos que incluyen varios principios activos (compuestos) son poco recomendables. Es preferible elegir uno que sea específico para el tipo de dolor que sufras.

Imprimir Enviar por email