Informe

Hemorroides: causas y tratamiento

04 mayo 2017
hemorroides

04 mayo 2017

Las hemorroides (vulgarmente, almorranas) son unas desagradables compañeras de viaje muy comunes en las personas adultas. En muchos casos, sólo se requiere adquirir unos hábitos de vida más saludables para su tratamiento. Sin embargo, puede ser necesario recurrir a tratamiento quirúrgico. 

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son dilataciones varicosas de las venas que se sitúan bajo la mucosa de la parte final del recto o del ano. Se trata de un fenómeno relativamente corriente que padece aproximadamente 1 de cada 4 adultos mayores de 30 años.

Clasificación de las hemorroides

Las hemorroides pueden ser internas o externas según si han traspasado o no el límite del esfínter anal. En este sentido, las hemorroides se pueden clasificar en cuatro grados en función de su estado de evolución:

  • Grado I. Las hemorroides son por completo internas. Las dilataciones varicosas situadas bajo la mucosa crecen hacia el recto, pero no lo rebasan.
  • Grado II. Las hemorroides sobresalen en el momento de la defecación, pero se introducen de nuevo en el recto inmediatamente después.
  • Grado III. Las hemorroides son visibles desde el exterior en todo momento, pero se pueden empujar manualmente hacia el interior.
  • Grado IV.  Las hemorroides son por completo externas y ni siquiera pueden empujarse hacia el recto de forma manual.

hemorroides externas

En algunos casos, la sangre contenida en el interior de las hemorroides puede llegarse a trombosar y formar un coágulo. Estas hemorroides trombosadas se caracterizan por ser intensamente dolorosas.

Síntomas de las hemorroides

El síntoma más revelador de las hemorroides suele ser la presencia de sangre en las heces, coincidiendo con la defecación. Suele tratarse de una pequeña cantidad de sangre roja y brillante, mezclada con las heces y visible en el fondo del inodoro o en el papel higiénico.

También, el picor anal está considerado un síntoma frecuente. Conforme las hemorroides aumentan de tamaño, la defecación se hace más dolorosa.

hemorroides tratamiento

Causas de las hemorroides

Si bien es cierto que el principal desencadenante de las hemorroides es el estreñimiento y que puede haber una cierta predisposición genética, existen otros factores que pueden favorecer su aparición como.

Entre los elementos de riesgo más comunes que favorecen la aparición de las hemorroides, se incluyen la edad, el sedentarismo, la obesidad y el embarazo.

Remedios para las hemorroides

En muchos casos, será suficiente con modificar nuestros hábitos para mantener la situación bajo control y evitar la aparición de molestias. La principal medida profiláctica consiste en combatir el estreñimiento. Algunas recomendaciones que conviene seguir son:

  • Tener una alimentación rica en fibra.
  • Aumentar la actividad física.
  • Reducir el exceso de peso.
  • Procurar no permanecer sentado demasiado tiempo.
  • No reprimir el reflejo de la defecación. Evite los esfuerzos defecatorios prolongados (por ejemplo, no se siente a leer en el inodoro).
  • Guardar una higiene extrema. En el caso de hemorroides externas, es conveniente lavarse con agua tibia y secarse cuidadosamente con una toalla, evitando el papel higiénico convencional. El uso de toallitas húmedas puede ser un sustituto cuando se está fuera de casa. 
  • Realizar baños de asiento con agua tibia
  • Si nota que los síntomas empeoran al ingerir determinados alimentos (comidas picantes, alcohol...), evítelos.

Respecto al uso de laxantes, no conviene abusar: su uso habitual puede desembocar en más estreñimiento. Recurra a ellos en situaciones concretas y tras consultar con el médico, empezando siempre por los más "fisiológicos": aquellos a base de fibra, que retienen agua y aumentan el volumen de las heces. 

Tratamiento para las hemorroides

En la actualidad, es posible encontrar diversos medicamentos antihemorroidales, tanto por vía oral como de uso tópico. Sin embargo, éstos sólo sirven para aliviar sus síntomas y muchos de ellos están excluidos de la financiación por el Sistema Nacional de Salud.

Algunos de estos medicamentos son los denominados flebotónicos, los cuales incluyen flavonoides (un tipo de antioxidantes). Algunos estudios realizados con este tipo de fármacos han mostrado una mejoría en los síntomas y, aunque su mecanismo de acción no se conoce por completo, se asocian a:

  • Un aumento del tono vascular.
  • Una disminución de la permeabilidad capilar.
  • Una mayor facilidad de drenaje linfático.
  • Un efecto antiinflamatorio.

Asimismo, su administración ha mostrado ser de utilidad para el alivio de los síntomas tras la extirpación quirúrgica de las hemorroides.

Si por un casual todas las medidas expuestas anteriormente resultaran ser insuficientes para eliminar las hemorroides, seguramente será necesario someterse a un procedimiento quirúrgico como, por ejemplo: 

  • La escleroterapia (inyección de una sustancia que impide la circulación de la sangre a través de las venas dilatadas)
  • La crioterapia (utilización de frío)
  • La ligadura elástica
  • La cirugía mediante láser
  • La extirpación de las hemorroides mediante cirugía convencional.

Si bien es cierto que existen diversas técnicas, la elección de una en concreto dependerá de cuál es la más adecuada para cada caso.

tratamiento para hemorroides