Informe

Acoso escolar: cómo prevenirlo y hacerle frente

14 septiembre 2021
Acoso escolar

El acoso escolar o bullying, tanto “presencial” como en Internet. sigue estando a la orden del día, pero en OCU lo tenemos claro: ante este tipo de comportamiento agresivo, tolerancia cero. Te contamos cuáles son los principales signos de alarma para saber si tu hijo está siendo acosado, si puede ser un acosador y la reacción que han de tener los padres ante un caso de sospecha. 

Todos contra el acoso escolar

Por acoso se entiende un comportamiento violento o agresivo dirigido hacia una víctima indefensa. Los ataques se prolongan en el tiempo, tienen la intención de ocasionar daño y ocurren en su mayoría sin provocación previa. Las agresiones pueden ser verbales (insultos, burlas, gritos, etc.), físicas (patadas, empujones, etc.), psicológicas  (amenazar, provocar miedo...) o sociales (excluir, ignorar...).  Algunas pueden dejar secuelas duraderas, incluso durante toda la vida.

bullying consecuencias

Hace falta un cambio de actitud hacia el acoso, en cualquiera de sus ámbitos y formas. Ser testigo de una situación así y no hacer nada solo sirve para que el acosador se crezca y campe a sus anchas. Por desgracia, aún persisten fuertemente arraigadas creencias como que "la víctima se lo estaba buscando", "la violencia a los débiles les curte y les hace fuertes" o "son hechos sin importancia".

El acoso puede ocurrir en cualquier lugar: en los colegios (en patios, aulas o baños) o en los trayectos desde o hacia el centro de enseñanza. Ahora, a través de Internet: las redes sociales y los servicios de mensajería tipo Whatsapp son los nuevos campos de batalla en esta terrible guerra del acoso.  

Ciberacoso o ciberbullying

No todas las formas de acoso o bullying entre niños y adolescentes son “presenciales”. En los últimos años ha cobrado fuerza el “ciberacoso” o “ciberbullying”: el uso de correo electrónico, redes sociales o chats de mensajería como vía de acoso. Puede hacerse de diferentes maneras: revelando información personal, hackeando cuentas personales, propagando rumores falsos, amenazando o insultando en los comentarios de las redes sociales, creando perfiles falsos de acosado en internet para ridiculizarlo, manipulando fotografías…

ciberacoso

¿Cómo prevenirlo?

Nuestros hijos tienen que saber que las reglas básicas de educación y convivencia que sirven en la vida real son también válidas en el mundo virtual. Nunca hay que faltar el respeto, insultar o humillar a nadie aprovechando el anonimato de la Red: por eso para prevenir el ciberacoso lo primero es dialogar y reflexionar con los menores sobre la importancia de mantener una actitud respetuosa hacia los otros, también en redes sociales, y seleccionar con criterio lo que se comparte.

  • Enseña a los niños a utilizar las tecnologías con inteligencia, respeto y precaución
  • Dedica tiempo a navegar con ellos, explícales qué peligros pueden encontrar en la Red y trata de reducir los riesgos.
  • Explícales que las fotos o los vídeos no son para inmortalizar situaciones ridículas o bochornosas y que no debe hacerse, y que tampoco tienen que mandar fotos suyas o de sus amigos a gente que no conocen.
  • Enséñales que tampoco deben permitir que les tomen fotos sin su permiso.
  • Asegúrate también de proteger las redes de nuestros hijos y configurar su privacidad, comprobando que sus amigos o seguidores en redes sociales son realmente “amigos”, cerciorándonos de que usan contraseñas seguras para que sus cuentas no sean hackeadas (o cambiarlas en caso de que ya haya ocurrido el ciberbullying), de que sus móviles están protegidos con patrón o contraseña que solo conozca el entorno familiar. 

¿Quieres más información? Consulta los consejos de:

Vive Internet Seguro

Señales de alerta de bullying o acoso

En la mayoría de los casos si el niño o adolescente está siendo acosado no lo cuenta. De ahí la importancia de estar atento a los posibles signos de alarma.

Indicadores de un posible acoso

  • Manifiesta cambios bruscos en su comportamiento habitual.
  • Pierde interés por lo que antes le gustaba.
  • No quiere ir a clase ni quiere estar con sus compañeros.
  • Trae a casa roto el material escolar, la ropa o presenta signos de violencia física.
  • No quiere hablar sobre lo que pasa en las aulas.
  • No duerme igual. Por ejemplo, se despierta a menudo o duerme en exceso.
  • Empieza a sufrir sin motivo molestias como dolores de cabeza o de tripa.

Acoso escolar

Cómo saber si un menor está acosando a otro

No hay una regla causal que determine porqué un niño o adolescente está agrediendo a otro en el colegio o en las redes. A menudo se trata de una falta de habilidades sociales o emocionales, o de unos rasgos de personalidad que pueden hacerlo más proclive. 

Estos son algunos indicios de que niño o el adolescente puede estar acosando a otras personas

  • Se muestra especialmente irritable o agresivo en casa: se empieza a pelear o a burlar de sus hermanos, primos, etc..
  • Tiene objetos que no son suyos, de procedencia desconocida.
  • Recurre a las mentiras asiduamente o se muestra esquivo sobre su día a día en el colegio o con los amigos.
  • Ciertos compañeros se mantienen silenciosos en su presencia o incluso le rehúyen.

Cómo ayudar a los niños a hacer frente al bullying

¿Qué pueden hacer los padres ante una sospecha de acoso? Las soluciones quizá no sean fáciles, pero todo se puede aprender.

  • Escuchar sin juzgar. Si sospechas que tu hijo ha sufrido acoso en las aulas, lo primero es escucharlo sin juzgarlo y mostrar interés por sus sentimientos. Frases como "¿quieres que hablemos sobre ello?" suelen ayudar a descubrir qué es lo que le está ocurriendo. Y no minimices ni quites importancia a lo que te está contando: en ese caso solo conseguirás que se retraiga aún más.
  • Evitar culpabilizar. Con independencia de cualquier otra medida, recomienda a tu hijo una serie de precauciones básicas, manteniendo un tono firme y tranquilizador: que no se quede a solas en los lugares más conflictivos, que pida ayuda a los amigos o a un adulto, se aleje del abusón, trate de mostrar indiferencia ante los insultos… Y en cualquier caso, evita culpabilizarlo: la víctima nunca es culpable, ni por acción ni por omisión.
  • Reforzar la personalidad. Practica con él para que pueda llegar a decir "no" y expresar lo que quiere y siente de forma clara y respetuosa. A eso se le llama ser asertivo. Pídele que haga una lista de sus cualidades positivas. Alarga esa lista con ayuda de otros. Elógiale cuando haya actuado bien. Así le ayudarás a tener mayor autoestima. Ensaya con él cómo puede mostrar aplomo frente a los agresores. La postura corporal es esencial: no encogerse, caminar erguido, con decisión, sostener la mirada.
  • Buscar ayuda externa. Para que la violencia no se propague, no te dirijas a los acosadores o a sus padres: habla con los profesores. Ofréceles toda la información posible sobre los hechos (quién, qué, cómo, cuándo, dónde). Si consideras que no se implican lo suficiente en la resolución de la situación no dudes en acudir a la dirección del centro, al consejo escolar o a la inspección educativa. Pedir ayuda a un terapeuta también puede estar indicado. Y no hay que olvidar que hay comunidades autónomas que tienen la figura del Defensor del Menor o asociaciones que defienden sus derechos en situaciones de acoso. Si la situación es grave plantéate denunciar los hechos al 112 o ante la policía.

El acoso deja huella

Hace años OCU realizó una encuesta a mayores de edad sobre este tema.

  • Más del 40% de los adultos  aseguraron haber presenciado hechos de este tipo cuando estudiaban. Casi un tercio, de hecho, admitía haber sufrido sus consecuencias de manera severa.
  • Un 8% recordaba haber sido en esa etapa agresor, haber participado en el acoso, y sus motivos eran sobre todo porque otros también lo hacían, o por mera diversión. En el caso de las chicas era a menudo para demostrar poder o por venganza.

¿Cómo reaccionaron los que fueron víctimas de bullying? 

En la imagen se describe en orden de importancia los motivos del acoso, las reacciones y las consecuencias más comunes:

acoso escolar definicion

Sabemos que para ti lo primero es la saud y el bienestar de los tuyos. Desde OCU te informamos y ayudamos a cuidar de tu salud y la de tu familia: análisis comparativos, estudios, consejos sobre hábitos saludables, alertas de seguridad o acceso a ventajas como la Línea OCU Salud, un servicio médico telefónico, que entre otros servicios, te ofrece apoyo psicológico para ayudarte a resolver todo tipo de situaciones. Confía en OCU y vive más tranquilo. 

Hazte socio: podemos ayudarte