Informe

Chocolate: 4 mitos y verdades

21 enero 2019
tableta-chocolate-abierta

21 enero 2019

Blanco, negro, con leche, frutos secos, licor o fruta… Chocolates hay muchos y rumores sobre sus efectos secundarios también. Los efectos atribuidos a este alimento son incontables, pero no todos son ciertos. Te contamos algunos mitos y verdades sobre el chocolate.

Chocolate negro, más estimulante y saciante

El chocolate está compuesto por varias sustancias y entre ellas están la cafeína y la teobromina, que se caracterizan por estimular el sistema nervioso central. Esto explicaría porque cuando comemos chocolate nos sentimos (temporalmente) más enérgicos. Ahora bien, hay que tener cuidado con no abusar de este alimento, pues podríamos acabar padeciendo episodios de nerviosismo o taquicardia si lo ingerimos en grandes cantidades.

Generalmente, 100 gramos de chocolate con leche contienen solo 20 mg de cafeína y esta misma cantidad de chocolate negro 60-69 % cacao tiene 64 mg. Por suerte, estas cifras no deben de preocuparnos en exceso si somos una persona que goza de buena salud, ya que tenemos margen de sobra. Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), un consumo de hasta 400 mg de cafeína al día no supone ningún problema para la mayoría de los adultos sanos.   

En cuanto a su poder saciante, está demostrado que el negro sacia más que el resto de tipos de chocolate.

Ni adictivo ni antidepresivo

A menudo, se habla de las propiedades antidepresivas del chocolate debido a la presencia de moléculas como la feniletilamina, la anandamina o el triptófano. Sin embargo, este efecto no está demostrado, por lo que la EFSA no avala esta afirmación.

Lo que sí es cierto es que comer chocolate despierta en nosotros un sentimiento de confort y placer. Esto se debe a que su consumo aumenta la secreción de serotonina, lo que genera satisfacción. 

Respecto a los beneficios para el corazón, no hay evidencia que los flavonoides presentes en los sólidos del cacao tengan este efecto.

No culpes al chocolate del acné

Aunque muchas personas relacionan la aparición de acné con el consumo de chocolate, sentimos decir que, hasta la fecha, no hay ningún estudio que demuestre que un tipo de comida mejore o empeore la aparición de granos.

Es más probable que detrás de este problema causado por un trastorno de las glándulas sebáceas se encuentran factores como la herencia, los desórdenes hormonales, el ciclo menstrual, la toma de medicamentos, algunos cosméticos, irritaciones, o el exceso de humedad o calor que el haber comido chocolate.

En cualquier caso, te recomendamos que sigas una dieta variada, sin abusar de los azúcares y las grasas, para prevenir la posible aparición de acné.

El chocolate blanquecino puede comerse

El chocolate es un producto frágil que puede perder brillo y coger una coloración mate blanquecina o grisácea si no se conserva bien. A pesar de que el aspecto y la textura lo hacen menos apetitoso, esto no hace que deje de ser apto para el consumo.

Este fenómeno se debe principalmente a la formación de cristales de azúcar o de materias grasas. ¿Y cómo ocurre esto?

  • La cristalización del azúcar suele pasar porque hemos guardado el chocolate en un ambiente con mucha humedad. Esto hace que el azúcar migre a la superficie, se cristalice y se forme una película.
  • La cristalización de materias grasas es un problema menos conocido, provocado por la grasa del cacao y la leche cuando están en contacto con otros ingredientes (galletas, frutos secos…).  

Si quieres mantener el chocolate con buen aspecto, guárdalo en un lugar seco, aireado, protegido de la luz y a 18-20 ˚C de temperatura.