Informe

Redes sociales y privacidad

17 diciembre 2013
rrss

Las redes sociales son una gran herramienta de comunicación, pero si no quieres que te controlen tienes que controlarlas. Muchos se sumergen en ellas y terminan ahogados, compartiendo su intimidad con extraños. Coordenadas básicas para salir a flote. 

Inscribirse: la odiosa letra pequeña

Lo sepas o no, al registrarte en una red social firmas un contrato con una letra pequeña (en ocasiones minúscula).

Casi nadie se para a leer lo que acepta. Lo peor es que si lo haces y encuentras algo que no te gusta, no puedes cambiarlo. Lo tomas o lo dejas, y esto incluye también la política de privacidad.

Además, las redes sociales cambian frecuentemente sus condiciones y no siempre avisan, con lo que puedes encontrarte bajo un contrato que nunca has comprendido del todo y que ha cambiado mucho. Y todo sin enterarte de nada. 

  • OCU exige que las redes sociales estén obligadas a avisar antes de cambiar su política de privacidad.

Tu visibilidad aumenta

En algunas redes, solo por inscribirte tu visibilidad en Internet va a ser mayor que antes. Esto no tiene por qué ser malo y depende de lo que vayas a publicar. 

En Facebook y Twitter la simple creación de una cuenta hace que tu información básica (el nombre, la foto de perfil, la breve descripción que hagas de ti mismo) aparezca en Google (aunque en Facebook puede desactivarse).