Informe

Contratos con operadores telefónicos: ¡cuidado con la letra pequeña!

15 diciembre 2016
Cláusulas contratos telefónicos

15 diciembre 2016

Los contratos con los operadores telefónicos contienen cláusulas que nos pueden perjudicar. Conocerlas para no caer en ellas y saber cuándo tienes las de ganar al reclamar porque la compañía no ha cumplido el derecho de desistimiento, te penaliza por marcharte o te cobra por el router, te puede evitar muchos problemas. 

Derecho de desistimiento: excepciones

En la actualidad, al contratar por teléfono o por internet se otorga el derecho de desistimiento durante 14 días naturales. Es decir, en ese plazo podemos echarnos atrás sin dar más explicaciones. Ahora bien, ese derecho tiene excepciones y una de ellas es esencial en materia de telecomunicaciones: una vez que el contrato ha empezado a ejecutarse se pierde el derecho de desistimiento. Y así figura en las condiciones generales de los contratos de todas las compañías.

La cuestión es saber en qué momento empieza la ejecución del contrato. Cuando se contrata un paquete (alguna combinación de telefonía fija, móvil, internet y televisión), se entiende que el contrato se ha puesto en marcha en el momento en que alguno de los servicios ya está operativo, por ejemplo, en el instante en que la empresa nos envía un técnico a casa para hacer una instalación o nos llega un móvil por mensajería.

Hay que tenerlo muy en cuenta cuando se hace una portabilidad. Si nuestra antigua compañía nos hace una contraoferta para retenernos como clientes, es muy probable que nos indique que tenemos los 14 días de desistimiento, pero no nos mencionen las excepciones a este derecho.

En cambio, si desistimos del contrato antes de que nos hayan proporcionado ningún servicio, no deberían cobrarnos nada. A pesar de ello, algunas compañías insisten en cobrar cantidades denominadas “gastos de gestión”, “gastos de administración”, “gastos de activación”… También puede ocurrir, que la empresa sea incapaz de dar algunos de los servicios contratados en un pack y que, incluso por estos motivos, emita una factura al cliente al darse de baja por los gastos de instalación o le apliquen penalización por falta de permanencia. En estos casos, lo más conveniente es:

Presentar una reclamación


Imprimir Enviar por email