Informe

Esclerosis múltiple, síntomas y tratamiento

30 mayo 2017
esclerosis-multiple

30 mayo 2017

La esclerosis múltiple es una enfermedad que afecta al sistema nervioso central (cerebro y médula espinal), la cual puede manifestarse de formas muy diferentes según la persona. En las últimas décadas, el número de afectados ha aumentado considerablemente tanto en España como en otros países.

¿Qué es la esclerosis multiple?

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad inflamatoria que cursa con el deterioro de la capa de mielina que cubre las neuronas del sistema nervioso central. Esto provoca una ralentización de la transmisión nerviosa y un deterioro progresivo de los axones (las prolongaciones que comunican las neuronas).

Al principio, las placas de desmielinización o las zonas afectadas se localizan de manera parcheada en el cerebro y/o en la médula espinal, dando lugar a diferentes síntomas según su localización.

Esta enfermedad evoluciona con el paso del tiempo. Aquello que se inicia como un proceso inflamatorio acaba convirtiéndose en un proceso degenerativo y progresivo conforme se desarrolla la enfermedad. 

Los brotes de la esclerosis múltiple

La EM se caracteriza por cursar en forma de brotes: tras un primer acceso que se puede prolongar durante varias semanas, la persona se recupera (total o parcialmente) y no tiene otro brote hasta pasados varios meses o un año.

La enfermedad puede quedarse en ese estado (forma recurrente-remitente) o evolucionar poco a poco (forma secundaria progresiva). Esta última se caracteriza porque, a partir de un determinado momento, apenas se produce recuperación entre brotes y, además, existe un deterioro progresivo que conduce a una situación de dependencia avanzada.

Sin embargo, éstas no son las dos únicas posibilidades. Por un lado, puede suceder que se produzca un deterioro progresivo e irreversible en lugar de brotes con recuperación (forma primaria progresiva). En el lado opuesto, se sitúan las formas benignas, en las que la persona sólo sufre unos pocos brotes a lo largo de toda la vida con recuperación casi total entre ellos y sin que exista apenas deterioro neurológico a largo plazo.


Imprimir Enviar por email