Informe

La terapia del taping

25 abril 2018
terapia-taping

25 abril 2018

El taping es una técnica que consiste en la colocación de cintas de algodón sobre un músculo o un conjunto de músculos, las cuales quedan fijadas a la piel gracias a un adhesivo acrílico que tienen en el reverso. Suele emplearse a la hora de tratar lesiones derivadas de alguna actividad deportiva, aunque las pruebas científicas que la avalan son muy escasas. 

¿Qué es el taping?

El taping proviene del anglicismo tape (cinta). Este concepto hace referencia a la hipótesis de que la tracción que ejerce una cinta elástica estirada y fijada sobre el trayecto de un músculo o grupo muscular puede aliviar molestias y lesiones, puesto que la tendencia de la cinta es recuperar su tamaño inicial.

A día de hoy, las razones que supuestamente fundamentan la terapia del taping son muy diversas. Por un lado, algunos expertos afirman que la tracción ejercida por las cintas tiene un efecto sobre la propia mecánica muscular. Por otro lado, existe la creencia que lo que mejora es el flujo sanguíneo debido al efecto sobre la piel y el tejido subcutáneo. En último lugar, están quienes defienden que lo que realmente hace el taping es modular las sensaciones que reciben los receptores del dolor.     

Diferencias entre el taping y los vendajes funcionales

Aunque ambas técnicas empleen materiales elásticos, no conviene confundir el taping con los vendajes funcionales.

La terapia del taping se caracteriza por ser una técnica que permite el movimiento de la zona, contribuyendo así a la recuperación de la lesión.

En cambio, los vendajes funcionales persiguen limitar o reconducir la movilidad de una determinada articulación, sin bloquearla del todo. Éstos forman parte del arsenal terapéutico tradicional en la recuperación de lesiones deportivas y, también, pueden utilizarse para prevenir la recaída de lesiones anteriores. 


Imprimir Enviar por email