Consejos

Tipos de pisada: pronador supinador o neutro

16 junio 2017
tipos-de-pisada

16 junio 2017

No es conveniente extrapolar qué tipo de pisada es mejor o tratar de corregirla sin consultar antes a un profesional de la salud. Esta decisión dependerá de muchas variables individuales y de las evidencias que hasta la fecha ha aportado la ciencia relativa a las implicaciones de los diferentes tipos de pisada.

Running: guía práctica para reconocer la pisada

El pie y el tobillo humano son una fuerte y compleja estructura mecánica que sostiene al cuerpo. En total, este conjunto contiene 26 huesos, 33 articulaciones y más de 100 músculos, ligamentos y tendones.

Desde un punto de vista anatómico, el pie se puede subdividir en tres partes:

  • Retropié
  • Parte media
  • Antepié

Tipos de pisada: pronación y supinación

Si bien es cierto que ambos movimientos son producidos en la articulación subastragaliana mediante un desplazamiento medial o lateral respecto al eje del cuerpo, existen ciertas diferencias entre estos tipos de pisada.

La pronación produce un movimiento de eversión del calcáneo, es decir, la parte posterior del pie cae o rota hacia dentro al apoyarse en el suelo. Los músculos peroneos son los responsables de este movimiento, con un rango articular de unos 10 grados.

Mientras que en la supinación se produce un efecto contrario, la inversión del calcáneo, es decir, la parte posterior del pie cae hacia fuera al impactar con la superficie. En este caso, los músculos tibiales son los que dirigen el movimiento, alcanzando un rango articular de unos 30 grados.

Como punto de equilibrio, nos queda el pie neutro para intentar definir la “normalidad” biomecánica donde no se produce ningún desplazamiento del calcáneo.

Tipos de pisada running

Buscando la pisada “normal”

La postura del pie está relacionada con la edad y la presencia de patología, pero no está influenciada por el sexo o el índice de masa corporal (IMC).

La pronación es un movimiento fisiológico natural del pie y es el tipo de pisada más común entre la mayoría de la población. Por ello, es posible afirmar que el pie “normal” no es neutro, sino ligeramente pronado. Ahora bien, el profesional competente será quien valore si ese movimiento genera problemas o lesiones a la persona.

Zapatillas amortiguadas vs. Zapatillas desamortiguadas

Diversos estudios recomiendan el uso de unas zapatillas para running con mínimo drop (diferencia de altura entre el talón y la punta del pie), menos amortiguadas y sin control de estabilidad o de pronación.

Durante la marcha y la carrera, la pronación es un movimiento natural de absorción del impacto. Por esta razón, intentar corregir este movimiento con materiales en las zapatillas puede causar lesiones en los pies y en las rodillas. Una hiperpronación debe tratarse con fortalecimiento del pie, de la pierna y de la cadera en vez de hacerse mediante la zapatilla.

Aun así, resulta necesaria la realización de más estudios relativos a este asunto, ya que coexisten opiniones muy divergentes. Lo primordial es individualizar según cada deportista, así como tener mucha precaución en la progresión y con las zapatillas con zero drop.

Recomendaciones según el tipos de pisada running

Si bien es cierto que algunos estudios han encontrado una relación muy pequeña entre la magnitud de pronación y la lesión, hay cierta evidencia sobre el tiempo y la velocidad de pronación o el rango articular excesivo y la lesión.

Desde aquí, queremos hacerte 3 recomendaciones:

  • Sólo en el caso de sufrir lesiones de forma frecuente, acude a un buen podólogo deportivo que tenga una mente abierta y que no asocie directamente un determinado tipo de pisada a un menor o mayor riesgo de lesión.
  • Ten mucho cuidado con hacerte un estudio de pisada en tiendas de deporte, en las cuales no haya un profesional de la salud al cargo de estos estudios biomecánicos. El análisis debe ser dinámico y no estático, puesto que la forma de pisar cambia radicalmente en ambos casos.
  • Compra unas zapatillas adecuadas a tus características antropométricas y a tu entrenamiento: terreno que pisas, volumen de km. semanales, etc.