Consejos

Mascarillas, ¿imprescindibles para no contagiarse?

¿Sirven de algo las mascarillas contra el coronavirus?

El material para prevenir contagios incluye las mascarillas y soluciones desinfectantes. ¿Cómo deben ser las mascarillas para resultar eficaces? ¿Sirven de algo las mascarillas caseras? Desde OCU revisamos y actualizamos continuamente estas informaciones y queremos aclarar algunas dudas sobre la utilidad de estos productos.

19 abril 2020
mascarillas coronavirus

Uno de los problemas a los que nos hemos enfrentado en esta crisis sanitaria sin precedentes es a la escasez de materiales como mascarillas o soluciones desinfectantes. En muchos lugares el desabastecimiento es un hecho. Ante esto, los usuarios reciben mensajes contradictorios, informaciones cuya veracidad no está clara... y surgen muchas dudas: ¿Es necesario usar mascarilla? ¿Qué tipo de mascarilla evitará que me contagie? ¿Cómo puedo conseguir mascarillas? ¿Qué alternativas hay? ¿Sirven las soluciones caseras?  Desde OCU actualizamos informaciones y aclaramos algunas dudas sobre la utilidad de estos productos.

Informaciones coronavirus

Uso de mascarillas: una recomendación cambiante

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no incluye el uso generalizado de mascarillas entre las recomendaciones sanitarias para protección individual entre la población. Sin embargo, existe un intenso debate científico sobre la conveniencia de recomendar también su uso, no para protegerse uno mismo, sino para evitar la transmisión a otros por parte de personas infectadas sin síntomas, o con síntomas tan leves que no se plantean la posibilidad de estar infectados.

La razón de este debate es la cada vez mayor evidencia de que, a diferencia de otras infecciones víricas, el COVID-19 sí se transmite a otros durante la fase asintomática. Por eso las autoridades sanitarias de diferentes países están incluyendo la recomendación de uso de mascarillas de forma más extendida a lo que recomendaban anteriormente.

En el caso de España a día de hoy se recomienda usar mascarillas higiénicas (no médicas) cuando se viaja en transporte público y también en lugares en los que resulta difícil mantener la distancia social, como supermercados, según la Guía publicada por el Ministerio de Sanidad.

El uso de mascarillas no exime de adoptar otras medidas preventivas, y de hecho un peligro del que advierten los expertos es de la falsa sensación de seguridad que proporcionan, que puede llevar a relajar medidas preventivas más importantes para la protección personal, como el mantenimiento de la distancia social o la higiene de manos.

Distintos tipos de mascarillas

Las mascarillas se han convertido en un artículo casi de primera necesidad. En las últimas semanas todos hemos aprendido que hay distintos tipos de mascarillas, con diferentes utilidades.

tipos de mascarillas

Mascarillas higiénicas

Son las mascarillas más sencillas, destinadas a un uso no sanitario. Son indicadas para su uso como prevención  por parte de la población sana, para quien debe salir a la calle en caso de que no haya garantías de que se pueda respetar la distancia social de seguridad (por ejemplo, en el transporte público o en ámbitos laborables) y es previsible que esta recomendación se haga extensiva a otras situaciones conforme las medidas de confinamiento vayan relajándose en un próximo futuro. 

Las mascarillas higiénicas pueden ser desechables (no reutilizables), o reutilizables.

La orden ministerial (en vigor desde el 19 de abril) sobre medidas excepcionales para garantizar el acceso de la población a los productos recomendados para la prevención de contagios por el COVID-19, entre otras cosas establece las condiciones que deben reunir las mascarillas higiénicas de venta al público y la información que deben suministrar en su etiquetado: además de los datos del fabricante y su denominación, debe incluir el periodo de uso recomendado, así como si son de un solo uso o reutilizables. Si el producto se vende no envasado, debe incorporar la información en una etiqueta sobre el propio producto o en un documento que lo acompañe y que debe ser suministrado al comprador. 

mascarillas higiénica

Mascarillas quirúrgicas

Estas mascarillas sí son productos sanitarios. Entre otros requisitos deben cumplir la Directiva relativa a productos sanitarios.

Son adecuadas para ser usadas por personas con síntomas de infección, para evitar contagiar. También para el personal sanitario o sociosanitario que acompañe a estos pacientes a las zonas de aislamiento.

mascarillas quirúrgicas

Mascarillas autofiltrantes

Estas son las mascarillas de alta protección, de uso profesional. 

  • Mascarillas FFP2. Son las que debe usar el personal sanitario que atienda a casos de infección por coronavirus y otras personas que entren en la habitación de un enfermo (familiares, otros trabajadores).
  • Mascarillas FFP3. Deben reservarse al personal sanitario implicado en procedimientos que generen aerosoles. 

Importante: Es posible encontrar en el mercado productos que no se identifican como FFP2 o FFP3 (nomenclatura europea), sino como N95 (nomenclatura americana), KN95 (nomenclatura china) o KF94 (nomenclatura coreana). Aunque pueden existir ligeras diferencias, en la práctica se puede considerar que estas mascarillas son equivalentes a las FFP2.

mascarillas

¿Cuándo es necesario usar una mascarilla?

Quien sospeche que puede estar infectado debería cubrirse con una mascarilla, para intentar evitar la diseminación aérea del virus y el contagio a otras personas. En estos casos, es preferible, si se tiene acceso a ella, el uso de una mascarilla quirúrgica en lugar de una mascarilla higiénica.

En este caso, si no se tiene acceso a mascarillas homologadas, el uso de una mascarilla de fabricación casera (incluso cubrirse boca y nariz con un simple pañuelo) es preferible a no hacer nada.

Recomendable en el transporte público

Aunque no es obligatorio, el Ministerio de Sanidad recomienda además el uso generalizado de mascarillas higiénicas cuando se viaja en transporte público al lugar de trabajo. Una vez allí, no se considera necesario usarla si el tipo de trabajo no lo requiere y se puede mantener la debida distancia interpersonal. 

Por el momento no se considera imprescindible usarlas en el lugar de trabajo si es posible mantener la distancia interpersonal (salvo que las características propias del trabajo sí requieran el recurso a las mascarillas). A este respecto, las últimas recomendaciones del Ministerio de Sanidad amplian a dos metros la distancia mínima que se debe mantener en los centros de trabajo, tanto en la entrada y salida como en la permanencia en los mismos.

Si estoy sano, ¿usar mascarilla evitará contagiarme?

Si una persona sana quiere prevenir el contagio debe extremar las precauciones y seguir las medidas preventivas aconsejadas para la población general (lavado de manos, cubrirse con pañuelo en caso de tos o estornudos, mantener la distancia social...).

No hay pruebas de que el uso de mascarillas sirva para evitar el contagio de uno mismo, salvo en el caso de las mascarillas de alta protección y acompañadas de otras medidas de protección personal, como guantes y bata impermeables y protección ocular antisalpicaduras (las mascarillas no impiden el contacto de las gotitas en suspensión exhaladas por el paciente con los ojos). Un nivel de protección justificado en un entorno sanitario, pero muy complicado de extender a la población general.

Puedes estar infectado y no saberlo (ni notarlo)

Es posible que uno piense que está sano y sin embargo esté infectado, bien porque aún no ha desarrollado los síntomas o porque estos son tan leves que no inducen a sospecha: en este caso el uso de mascarillas por parte de la población sí puede tener sentido, muy especialmente cuando otras medidas de distanciamiento social sean difíciles de mantener (en el transporte público, al hacer la compra, en el médico...). La finalidad de esta medida no es evitar contagiarse uno mismo, sino reducir el riesgo de que personas infectadas contagien a otros.

En España, por el momento, la única recomendación oficial en estos casos es la de usar mascarillas higiénicas al viajar en transporte público al centro de trabajo, aunque ni siquiera en este caso se considera obligatorio. No obstante, estas indicaciones pueden sufrir cambios en función de cómo las medidas de confinamiento vinculadas al actual estado de alarma comiencen a relajarse. 

El precio de las mascarillas

Hasta ahora el principal problema era que no hay disponibilidad de material, no se encuentran mascarillas... y las que se encontraban presentaban un precio muy elevado, como comprobamos con un sondeo en farmacias, que revela el desabastecimiento de mascarillas y su elevado precio.

Ahora, el Gobierno ha aprobado una orden para garantizar el acceso de la población a los productos recomendados para protección de contagios, que, entre otras medidas, establece el procedimiento para fijar un precio máximo de las mascarillas, algo se considera inminente.

¿Es posible usar varias veces la mascarilla?

Sí, si es una mascarilla reutilizable.

Algunas mascarillas higiénicas, de uso no sanitario, son reutilizables. El Ministerio ha publicado una guía explicando cómo limpiar y desinfectar las mascarillas higiénicas reutilizables. Puede hacerse con detergente normal y agua a temperatura entre 60º-90º (ciclo normal de lavadora) o sumergiéndolas en una solución 1:50 de lejía con agua tibia (diluyendo por ejemplo 20 mililitros de lejía en 980 mililitros de agua) durante 30 minutos, lavándolas después con agua y jabón y aclarándolas bien para eliminar cualquier resto de lejía.

mascarilla contra el coronavirus

¿Qué mascarillas son útiles para quien está con un afectado?

Hace falta recurrir a la mascarilla si hay que entrar en contacto estrecho con una persona infectada o sospechosa de estarlo, como sucede con el personal sanitario o con otras personas que entren en su espacio de aislamiento. Pero en ese supuesto no vale protegerse con cualquier mascarilla: las mascarillas higiénicas no son adecuadas para protegerse en ese caso, y tampoco se aconsejan las mascarillas quirúrgicas, destinadas a su uso por profesionales sanitarios que no estén en contacto estrecho con afectados por COVID-19 y también por los infectados mientras se encuentran en aislamiento. 

  • Deben usarse las mascarillas de alta protección equipadas con filtro, con un grado de filtración FFP2 (por ejemplo, las que se recomiendan para ser usadas por familiares, personal de limpieza de la habitación, etc.) o incluso FFP3 (para las personas que vayan a estar en contacto estrecho con la respiración del paciente, sanitarios que vayan a examinarlo o proceder a una intervención sobre él, por ejemplo). Estas mascarillas, además de actuar como barrera contra las secreciones biológicas gruesas (el esputo o la saliva, por ejemplo) protegen contra la diseminación de aerosoles finos: minúsculas gotitas que todos exhalamos al hablar, toser o estornudar y que pueden alcanzar hasta un metro de distancia. 
  • También pueden usarse otras mascarillas de alta protección con otras nomenclaturas no europeas: N95, KN95 o KF 94equivalentes a las FFP2.

En cualquier caso, si convives con un afectado y no tienes posibilidad de conseguir una mascarilla adecuada, cualquier protección es mejor que nada, sin olvidar nunca que el uso de cualquier mascarilla no exime de extremar el resto de medidas de prevención.  

Mascarillas caseras: ¿cómo puedo fabricar mi propia mascarilla?

¿Qué sucede si quiero usar mascarilla pero no tengo acceso a una? ¿Qué pasa si las recomendaciones oficiales incluyen su uso en mi caso, pero no tengo una mascarilla homologada? ¿Qué soluciones hay?

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos ( CDC) han elaborado un tutorial para que uno mismo pueda fabricar su propia mascarilla o cubierta para la cara. Incluye tres posibilidades con distinto grado de complejidad, de forma que todo el mundo pueda hacerlo con recursos y materiales de los que disponemos en nuestra propia casa. Hay opciones incluso sin saber coser:

Cómo elaborar mascarillas en casa

No hay estudios disponibles que garanticen hasta qué punto estas mascarillas caseras son útiles, razón de más para seguir extremando el resto de medidas de prevención de la misma forma que si no se usan. 

Si usas mascarilla, úsala bien

Si necesitas usar mascarilla o prefieres utilizarla, es importante que lo hagas bien, para que esa protección sea más efectiva, y no te dejes llevar por ideas preconcebidas que pueden darte una falsa sensación de seguridad.

  • Antes de tocar la mascarilla, lávate las manos con agua o jabón o, en su defecto, una solución hidroalcohólica.
  • Asegúrate de que no tiene rasgaduras o agujeros.
  • Colócala bien: orienta hacia arriba la parte superior (donde se encuentra la tirilla de metal o el borde más rígido, en el caso de las mascarillas homologadas), y hacia afuera el lado coloreado.
  • Pon la mascarilla sobre la cara. Pellizca la tira o el borde rígido para que se amolde a la forma de la nariz y tira hacia abajo de la parte inferior de la mascarilla para que cubra boca y barbilla.
  • Después de usarla, quitate la mascarilla, manteniendola alejada de la cara y la ropa, para no tocar las superficies potencialmente contaminadas.
  • Deséchala, idealmente en un contenedor cerrado, inmediatamente después de su uso.
  • Lávate otra vez las manos.

mascarillas