Informe

Guía de compra de sartenes

07 junio 2013
sartén

07 junio 2013

Comprar una buena sartén no es tarea fácil. Algunas tienen una apariencia fantástica pero basta usarlas un par de veces para comprobar que no dan la talla. Te ofrecemos una serie de consejos para que aciertes y no tengas que tirar la sartén al poco de comprarla.

Cuidado al lavarlas

En teoría, las sartenes son fáciles de limpiar y al tener un recubrimiento antiadherente los alimentos no deberían pegarse.

Es mejor lavarlas a mano, aunque si optamos por meterlas en el lavavajillas, debemos comprobar si el fabricante lo recomienda, pues de lo contrario correremos el riesgo de dañar el recubrimiento. En nuestras pruebas no hemos apreciado que se deterioren o se dañen otros elementos delicados, como alguna parte del mango o zonas de aluminio sin recubrir.

El aluminio en ocasiones corre el riesgo de dañarse. Este material, el aluminio, es más habitual en el exterior de las sartenes, junto con el acero, aunque también hay modelos baratos únicamente esmaltados en acero, pero distribuyen mucho peor el calor.

Es muy aconsejable también que antes de comprar una sartén la revisemos con detalle para comprobar qué zonas puede tener difíciles de limpiar.