Informe

Guía de compra de sartenes

07 junio 2013
sartén

07 junio 2013

Comprar una buena sartén no es tarea fácil. Algunas tienen una apariencia fantástica pero basta usarlas un par de veces para comprobar que no dan la talla. Te ofrecemos una serie de consejos para que aciertes y no tengas que tirar la sartén al poco de comprarla.

Más que una buena apariencia

Comprar una buena sartén no es tarea fácil. Algunas tienen una buena apariencia pero basta usarlas un par de veces para comprobar que no dan la talla.

La primera cuestión a la hora de adquirir una sartén es valorar su diámetro. Las más vendidas son las de 24 cm, a las que se les puede dar prácticamente cualquier uso. Pero debemos tener en cuenta si necesitaremos otras sartenes más grandes para determinados platos o algunas más pequeñas para freír, como en el caso de los huevos.

Cuando acudamos a la tienda a comprar una sartén, lo mejor es levantarla por el mango, manipularla y moverla de un lado a otro para ver si está bien equilibrada y si se corre el riesgo de que se vierta su contenido. Si es demasiado pesada, puede no ser práctica, pero si por el contrario es muy ligera, puede ser menos estable. Así que debemos buscar el equilibrio y apostar por una que manejemos con comodidad y resulte cómoda en nuestras manos.


Imprimir Enviar por email