Consejos

Cocinar sin riesgos

01 abril 2013
Fiabilidad pequeños electrodomésticos

01 abril 2013

A más de 70 ºC la mayoría de las bacterias mueren. Las formas más resistentes, las esporas, desaparecen a más de 100 ºC. Por eso es bueno dejar hervir los platos cuando se sospecha que puedan tener gérmenes. Sigue nuestros consejos al cocinar y evita riesgos.

  • Una vez que hayas cocinado un alimento, pon mucho cuidado para no volver a contaminarlo por contacto con otro alimento crudo o con suciedad que haya podido quedar en tus manos o en los utensilios, cubiertos o superficies que emplees.
  • No mantengas los alimentos cocinados a temperatura ambiente. Desde el momento en el que el recipiente ya no queme, puedes meterlo en el frigorífico. Es lo más higiénico, aunque así el aparato consumirá más.
  • Para recalentar un alimento es preferible dejar que vuelva a hervir o, al menos que se caliente bien hasta el centro. Si lleva salsa, recalienta sólo la porción que vayas a tomar.
  • Descongela dentro del frigorífico, en el microondas, al chorro de agua fría (dentro de una bolsa) o bien cocina directamente sin descongelar. Una vez descongelado un alimento, debes cocinarlo en 24 horas, como máximo.
  • Cómo limpiar verdura

    ¿Quieres cocinar con seguridad y garantías? Sigue estos consejos y evita riesgos.

    • Los alimentos manipulados, como una aleta o un pollo rellenos, deben cocerse bien hasta el centro para destruir todas las bacterias. Esto no es necesario en una pieza de carne entera (un lomo, por ejemplo) porque no está expuesta a la contaminación por dentro.
    • Si añades algo en el último momento (huevo, especias), deja que hierva. Las especias, por ejemplo, son productos procedentes de la tierra y pueden ser portadoras de bastantes bacterias.
    • Una buena opción es utilizar en la preparación de los platos algunos de los conservantes tradicionales, que retrasan el crecimiento de las bacterias: el vinagre, la sal, el azúcar… Por ejemplo, puedes poner los boquerones en vinagre o hacer mermelada con la fruta.
    • Lava con cuidado las ensaladas y alimentos que tomes crudos. Puedes añadir en el agua unas gotitas de lejía de uso alimentario, sin perfumes.

    Imprimir Enviar por email