Informe

Aprende a comprar buena carne

28 mayo 2018
Filete de carne de vacuno

28 mayo 2018

¿Qué carne vas a comprar hoy? Las hay de diferentes tipos de vacuno, de cerdo, de cordero, de pollo, incluso de caballo. Es recomendable que sepas diferenciar la carne que está en su punto para comer de la que no, y todo empieza en la carnicería. Te desvelamos las propiedades de las principales carnes del mercado.

Las carnes más demandadas

Vacuno, cerdo y pollo son las carnes que más consumimos en España, generalmente por dar gusto al paladar más que por sus características. Poco tienen que ver unas carnes con otras, sobre todo en lo que a grasa se refiere. La composición de la carne varía mucho de una especie a otra y también se diferencia en función de la edad, el sexo y la alimentación del animal, así como de la pieza concreta de la que se extraiga.

La carne tiene una elevada proporción de agua (entre el 65% y el 80%) y se compone además de proteínas (entre el 16% y el 22%) y de grasa, que puede variar mucho: entre el 1% y el 48%, dependiendo del animal del que provenga y de la pieza.

Contiene también vitaminas y minerales la carne, pero su consumo debe ser moderado y alternarse con la ingesta de pescado, huevos y legumbres. Y, ojo: una ración de carne son unos 100 gramos, no hasta medio kilo, como se oferta en algunos establecimientos.

El papel de las proteínas también es destacable en las carnes, aunque, pese a su importancia nutricional, las proteínas no suponen más del 12% o hasta 15 % de las necesidades energéticas diarias en un adulto. Es recomendable no superarla en más del doble asiduamente, porque una ingesta excesiva puede favorecer procesos de esclerosis glomerular renal, sobrecarga en el funcionamiento del hígado u osteoporosis, por pérdida de calcio.


Imprimir Enviar por email