Consejos

Pollo: guía para elegir y conservar

01 enero 2011
pollo

01 enero 2011

Guía de compra de pollo: Consejos para comprar, conservar, cocinar y consumir el pollo con seguridad, e información sobre los procesos de higiene necesarios en la producción del pollo. La mayoría de las intoxicaciones alimentarias están causadas por el huevo y las salsas crudas, pero el pollo también tiene mucho que ver, pues las condiciones higiénicas de la carne de pollo no siempre son las mejores. Esta guía le ayudará a saber más sobre cómo elegir y conservar este alimento.

El pollo debe consumirlo cuanto antes

Podrá mantener el pollo en mejores condiciones si sigue nuestras recomendaciones:
  • La carne de pollo debe ser lo último que se compre antes de abandonar la tienda.
  • Para evitar que se rompa la cadena del frío, transporte el pollo en bolsa térmica.
  • Si no va a consumir la carne de pollo en 24-36 horas, mejor que la congele.
  • Evite que la carne de pollo entre en contacto con otros alimentos, guárdela en un recipiente y colóquela en la parte más fría de la nevera.
  • Cocine bien el pollo para asegurar que las bacterias se destruyen, y después de cocinada, no la deje a temperatura ambiente, ya que si quedaran bacterias, éstas se podrían reproducir.
  • Puede conservar la carne cocinada que le sobre en el frigorífico un máximo de 2 días, pero cuando vaya a comérsela, asegúrese de calentarla bien.

Nunca a más de 4 ºC

Según la legislación europea, la carne de pollo debe conservarse a una temperatura por debajo de los 4 ºC para evitar la aparición de bacterias con el consiguiente riesgo de intoxicación.

Lamentablemente, cuando se trata de pollo a granel, sólo se cumple en la mitad de los establecimientos visitados. Algo mejor es el panorama de la carne de pollo envasada, a pesar de encontrarse normalmente en lineales abiertos.

Ahora bien, laa carne de pollo envasada, según los resultados de análisis de la OCU, tienen más microorganismos aerobios mesófilos (se notan sobre todo por el mal olor, aspecto viscoso, etc.). Esto demuestra que el envasado en atmósferas modificadas para alargar la vida de un producto no da los resultados esperados.

Nuestro consejo es que, al menos en lo que al pollo respecta, no tenga mucho en cuenta la fecha de caducidad, pues no suele ser muy realista.

Proceso de producción de pollo: poca higiene

La industria cárnica se ha industrializado bastante, por lo que el sacrificio, faenado y despiece de las aves se suele realizar de forma mecánica. Esto implica que en el proceso de producción de la carne de pollo, el alimento que consumimos puede contaminarse con restos de contenido intestinal. El estudio de la OCU sobre la carne del pollo revela que en más del 80% de las muestras analizadas hay contaminación fecal.

También se ha analizado la presencia de estafilococos, salmonela y campilobácter, bacterias muy peligrosas para la salud humana y muy ligadas a la carne de pollo. La presencia de samonela es inapreciable, y además se elimina al cocinar bien el producto. El estafilococo, presente en piel de los pollos, también se mantiene a raya, igual que el campilobácter.

El pollo envasado es más caro

El pollo envasado es más caro que a granel.

En función de la pieza que se trate, comprar el pollo en bandeja le puede suponer pagar un 13% más, por ejemplo, en el caso de los filetes de pechuga de pollo. Esta pieza es la más cara de toda la carne de pollo, pero también es la que menos desperdicio tiene. Siempre puede optar por otras piezas sabrosas y más baratas del pollo , como el muslo, contramuslo, etc.

Si es consumidor habitual de esta carne, lo mejor es comprar pollo entero y pedir que se lo despiecen según lo vaya a cocinar.


Imprimir Enviar por email