Informe

Tratamientos dentales: endodoncia

30 abril 2018
tratamientos-dentales-endodoncia

30 abril 2018

Dentro de los tratamientos odontológicos, la endodoncia es uno de los procedimientos más comunes. En este informe, te contamos en qué consiste una endodoncia, o como se conoce también de forma popular "matar el nervio".

¿Qué es y en qué consiste una endodoncia?

La endodoncia o el tratamiento de conductos es un procedimiento odontológico que consiste en eliminar la pulpa dentaria y sustituirla por un material de relleno.

Estructura de los dientes 

El diente no es una estructura maciza, sino que tiene una serie de tejidos blandos en su interior. El componente fundamental del diente es la dentina, un tejido denso similar al de los huesos. Por fuera, la dentina está recubierta por el esmalte, una cobertura dura y resistente.

Sin embargo, el interior del diente está ocupado por una cavidad en la que se localiza un tejido conectivo o de soporte. Éste está compuesto por unos pequeños vasos sanguíneos y unas terminaciones nerviosas que son los responsables de la sensibilidad dental.  Estos vasos y estas terminaciones nerviosas penetran en el diente a través de un pequeño orificio situado en el vértice o extremo de las raíces, el cual se abre a un pequeño conducto (el conducto radicular) por el que llegan hasta el interior de la cámara dentaria.

Las señales sensitivas que recogen las terminaciones nerviosas dentarias acaban viajando al cerebro a través de los nervios maxilar (dientes superiores) y mandibular (dientes inferiores). Se trata de dos nervios que son las ramas de un tronco mayor denominado nervio trigémino y que es el responsable de la sensibilidad de la zona facial.

Todo este tejido blando es lo que en su conjunto se denomina pulpa dentaria, la cual se extiende desde la corona dentaria hasta las raíces. 

endodoncia-estructura-dental

Imagen: Disposición interna de la estructura dental.

¿Cuándo es necesario realizar una endodoncia?

Una endodoncia se lleva a cabo cuando el tejido pulpar está inflamado o dañado de forma irreversible, pero la pieza dentaria está en buen estado y merece la pena conservarla para así mantener la mejor funcionalidad posible.

Las posibles causas de afectación de la pulpa son muy diversas. Algunos ejemplos son:

  • Una infección derivada de una caries que ha profundizado en la dentina y que ha llegado al interior del diente.
  • Una lesión traumática del diente que ha dejado expuesta la pulpa.
  • Una enfermedad periodontal (una inflamación de los tejidos que rodean al diente y que acaba por extenderse a su interior).
  • Una intervención odontológica realizada inadecuadamente.

Casi todos estos procesos se conocen con el término pulpitis. Clínicamente, esta inflamación de la pulpa produce un dolor agudo si el diente afectado se expone a un estímulo externo (frío, calor, sustancias de sabor dulce o ácido, etc.).

Cuando la pulpitis se hace irreversible, este dolor se hace más duradero y persiste durante un rato prolongado. Si el proceso acaba produciendo la necrosis del nervio, puede ser que el dolor se reduzca mucho o desaparezca. Ahora bien, esto no significa la curación del proceso. De hecho, la infección puede extenderse siguiendo el conducto radicular más allá de la raíz y formar una auténtica bolsa de pus (absceso dentario), la cual puede llegar a debilitar el hueso sobre el que se asienta el diente y provocar su caída o su extracción.

endodoncia precio

Procedimiento de una endodoncia

Antes de llevar a cabo la endodoncia, se realiza un examen clínico y una radiografía periapical. Esta última prueba permite visualizar de forma específica la anatomía de las piezas dentales más directamente involucradas.

Una vez hecho el diagnóstico y decidida la intervención, se procede a anestesiar la zona. A continuación, el especialista lleva a cabo una abertura en la corona del diente que le permite acceder a la pulpa, extraerla y limpiar completamente el interior de la cavidad pulpar y los conductos radiculares. Posteriormente, se procede a darle forma al conducto y a rellenarlo con un material fabricado para ese fin.

Una vez finalizado el trabajo en el interior del diente, habrá que proceder a obturar la corona. Es posible que se realice una obturación temporal que se sustituirá por una definitiva en una segunda visita. Si el especialista considera que la estructura del diente es débil y necesita un refuerzo, puede insertar un perno sobre el que insertar después una funda o corona protésica. El diente quedará finalmente libre de infección y dispuesto para realizar su función con total normalidad.

En definitiva, la endodoncia se caracteriza por ser un procedimiento mucho más complejo que el de rellenar una cavidad resultante de una caries (la obturación simple o empaste). Habitualmente, lo llevan a cabo odontólogos entrenados y familiarizados con la técnica, los denominados endodoncistas.