Informe

La codependencia emocional

09 febrero 2018
codependencia-emocional

09 febrero 2018
La codependencia o dependencia emocional hace referencia al trastorno de la personalidad que padecen aquellos individuos que organizan o vinculan su comportamiento entorno a otra persona, llegando incluso a alcanzar límites patológicos. Esta situación establece un círculo vicioso que puede causar una gran infelicidad en la persona dependiente.

Características de la codependencia emocional

Si bien es cierto que la codependencia emocional más conocida es aquélla que se da en las relaciones de pareja, también puede existir dependencia en relaciones familiares, de amistad, de compañeros… En definitiva, siempre que haya un vínculo de afecto y cercanía con la otra persona

¿Cómo identificar la dependencia emocional?

Las personas que padecen codependencia emocional viven con miedo a ser rechazadas y suelen preocuparse en exceso por complacer a quienes les rodean, puesto que se sienten responsables de la felicidad de los demás y con la obligación de contentarles. Por este motivo, rara vez expresan sus preferencias o presentan su disconformidad ante algo.

Con frecuencia, las personas con dependencia emocional suelen presentar los siguientes rasgos y trastornos:  

  • Baja autoestima
  • Miedo al abandono y la soledad.
  • Dificultad para tomar de decisiones.
  • Comportamiento sexual reprimido e inseguro.
  • Trastornos depresivos.
  • Trastornos alimentarios compulsivos, como la anorexia y la bulimia.
  • Sentimiento de insatisfacción permanente.

Psicoterapia

Tras la finalización (indeseada) de una relación, es importante que la persona con codependencia emocional busque ayuda para aliviar los síntomas de dolor o “abstinencia” a través de la psicoterapia.

El refuerzo de la autoestima y la autonomía, así como la reversión de las creencias erróneas del paciente sobre sí mismo y sobre sus relaciones deben estar en el epicentro de la terapia.

 La liberación de la codependencia emocional implica un cambio en las prioridades de la persona dependiente, ya que ésta aprende a valorarse y respetarse más a sí misma. Esto modifica radicalmente el tipo de relaciones que establece con aquéllos que le rodean. Esta situación responde a la afirmación de que para respetar a los demás y ser respetado, primero te tienes que respetar a ti mismo. 

 superar el duelo de la ruptura de pareja

Separación de la pareja

Superar el duelo de la ruptura de pareja

Conocer las fases que se suceden tras una ruptura sentimental puede ayudar a entender cómo se ha llegado a ese punto en la relación y evitar ciertas situaciones complicadas que provocarían aún más dolor:

  1. Negación. La persona dependiente no se cree que la ruptura haya ocurrido, se siente triste y con ganas de llorar.
  2. Ira. La persona con dependencia emocional piensa que le han tratado de forma injusta o que le han traicionado. Si fue el otro/a quien le dejó, se preguntará cómo ha podido hacer eso y se sorprenderá de que no le afecte igual. En esta fase, se suele experimentar una tristeza profunda e, incluso, puede haber agresividad y ansiedad.
  3. Negociación. La persona dependiente busca posibles soluciones y acuerdos para que la ex-pareja vuelva. Posiblemente, actúe de manera impulsiva mandando mensajes, llamando o pidiendo a la pareja que vuelva.
  4. Desesperación y depresión. Se comienza a entender que la relación ha concluido y que no se va reiniciar. Se experimenta una tristeza profunda y una posible depresión, con sentimientos de desgana y desesperanza. Entre los síntomas más habituales, se encuentran los cambios en los patrones alimentarios y el insomnio, así como el retraimiento y no tener ganas de salir.
  5. Aceptación. Se acepta el final de la relación. Se van recuperando las fuerzas y no se tienen tantos pensamientos negativos. Se conservan los buenos recuerdos de la pareja y éstos ya no causan tanto sufrimiento como antes. Se empieza a hablar con normalidad de la relación como algo del pasado.

Superar la codependencia emocional

La ruptura de una relación de pareja constituye un auténtico drama para la persona dependiente, que puede desembocar en un grave desequilibrio emocional.

Por este motivo, y para que este hecho no suponga ningún trauma para la persona con codependencia emocional y le resulte más sencillo de superar, existen diversas claves que pueden servir de ayuda a la hora de recuperar el rumbo:

  • Desterrar la idea de que la solución consiste en empezar lo antes posible una nueva relación de pareja.
  • Trabajar más la autoestima y la autoconfianza, aprendiendo así a disfrutar y sentirse bien sin depender de otros.
  • Invertir tiempo en uno mismo.
  • Huir de una actitud pasiva y contemplativa, experimentando nuevas situaciones y atreviéndose a hacer cosas que antes no se hacían.
  • Apoyarse en la gente que te quiere, pero sin monopolizar las relaciones y las conversaciones entorno la ruptura.