Consejos

Cómo prevenir la migraña

04 octubre 2017
migraña

04 octubre 2017

Un 12% de la población occidental sufre migrañas. Y entre las mujeres es aún más frecuente. Es una afección compleja, que puede llegar a resultar muy incapacitante: la buena noticia es que es posible tratar de reducir la frecuencia e intensidad de los ataques, en otras palabras, prevenir su aparición.

La migraña es una afección compleja, y lo cierto es que se desconoce su origen exacto. Lo que sí conocemos bien es el resultado: aunque no en todas las personas aquejadas de migraña los síntomas aparecen de igual manera o con la misma intensidad, un ataque de migraña se caracteriza por

  • Un dolor de cabeza generalmente intenso, recurrente, de carácter pulsátil (como si algo “latiera” en la cabeza) y que con frecuencia afecta más a un lado de la cabeza.
  • A menudo va acompañado de náuseas y vómitos.
  • La sensibilidad a la luz (fotofobia) y al ruido son también síntomas habituales.
  • A veces, aunque no necesariamente puede ir precedido de síntomas neurológicos (sobre todo alteraciones visuales), en lo que se conoce como “aura”.

Un ataque de migraña puede durar desde unas pocas horas a varios días, y es un dolor realmente incapacitante (la OMS la sitúa entre las enfermedades más incapacitantes).

Es posible prevenir la migraña

La prevención (profilaxis) de la migraña se puede conseguir con tratamientos farmacológicos, pero sobre todo identificando y evitando los factores desencadenantes, es decir, aquellos que, al exponerse a ellos, aumentan la probabilidad de sufrir un ataque de migraña.

Los factores desencadenantes pueden ser diferentes para cada persona. E incluso siendo los mismos, el umbral a partir del cual se desencadena la migraña puede ser diferente entre personas distintas.

La clave: identificar los factores

Se calcula que las personas que sufren de migraña identifican una media de seis factores desencadenantes. Los más frecuentes son:

  • estrés,
  • saltarse alguna comida,
  • cambios climáticos,
  • cambios en el patrón del sueño,
  • cambios hormonales durante la menstruación y la menopausia (en mujeres),
  • el alcohol.

En cambio, los desencadenantes relacionados con los alimentos no se encuentran entre los más frecuentes o los más indentificados como tales por quienes sufren migraña.

En cualquier caso, identificar los factores que pueden llegar a desencadenar un ataque de migraña no es sencillo, porque en algunos casos la migraña puede aparecer hasta 24 horas más tarde o porque en algunas personas se deben combinar de manera simultánea varios factores para desencadenar el ataque de migraña.

Lo más recomendable es mantener durante 3 o 4 meses un diario donde apuntar los ataques de migraña sufridos en ese tiempo y los posibles desencadenantes, con el objetivo de encontrar un patrón. Una vez identificados, cambiar algunos hábitos puede traducirse en una mejora sensible

Prevenir con medicinas

Hay muchos medicamentos que se utilizan para prevenir la migraña, y no tienen nada que ver con los que se usan para el tratamiento.

Pese a la gran variedad de medicamentos (antidepresivos, antihipertensivos, antiepilépticos...) ninguno es el tratamiento ideal para prevenir los ataques de migraña. Además, 1 de cada 5 personas acaba abandonando el tratamiento, porque no le da resultado o porque no tolera los efectos secundarios.

Ante un ataque

Y si falla la prevención y el dolor ya está presente, no hay más solución que tratar los síntomas.

  • La primera opción suele ser recurrir a analgésicos tradicionales (aspirina, paracetamol, ibuprofeno…), en ocasiones asociados a un antiemético.
  • Hay también medicamentos específicos para la migraña. Los más conocidos son los de la familia de los triptanes (sumatriptan, solmitriptan…) o los ergóticos (ergotamina). Unos y otros tienen efecto vasoconstrictor, por lo que no pueden usarse en quienes tengan patologías cardiovasculares.

En cualquier caso, si los episodios de migraña se repiten con frecuencia, o si aunque sean poco frecuentes interfieren sensiblemente con la calidad de vida, la solución no es medicarse sin más: acude al neurólogo, que será quien mejor podrá tratar tu caso.

¿Alguien de tu entorno sufre migraña y tienes dudas? Si eres socio de OCU Salud te recomendamos que llames a la Línea OCU Salud, 900 101 851: al otro lado del teléfono, las 24 h los 365 días, la ayuda médica que necesitas.


Imprimir Enviar por email