Consejos

Freidora sin aceite: sácale partido

21 enero 2020
Freidora de aire caliente

Si te gustan los alimentos fritos pero su alto contenido en grasas te echa para atrás, quizás hayas pensado en comprar una freidora sin aceite. ¿Sabes cuál es su misteriosa forma de freír? ¿Sabes que sus resultados no son iguales a los de una freidora convencional? Conoce lo que compras y la mejor forma de sacarle partido.

Cómo usar bien la freidora sin aceite

Cuando aparecieron las freidoras de aire caliente se anunciaron como freidoras "sin aceite", lo que generó mucha expectación acerca de cómo lograban freír y también muchas esperanzas de poder comer fritos sin grasas y por lo tanto, menos calóricos y aptos para cuidar la dieta. En realidad, la composición de los ácidos grasos que se usan para freír (como los aceites de oliva, girasol u otras semillas) es equilibrada y saludable, el problema es pasarse de cantidad. Y con las freidoras convencionales es cierto que los fritos llevan bastante aceite, incluso aunque estén secos y crujientes. Pero de ahí a creer que los alimentos que salen de las freidoras sin aceite carecen de grasa, hay un trecho.

Llamar a estos aparatos freidoras "de aire caliente" es más ajustado a la realidad que denominarlos "freidoras sin aceite".¿Tienes antojo de tener una? Descubre qué te ofrece el mercado consultando nuestro comparador.

ELIGE LA FREIDORA PERFECTA PARA TI

Funcionamento de las freidoras de aire

Las freidoras sin aceite no son propiamente freidoras sino pequeños hornos de convección por aire caliente. Y al igual que ocurre con los alimentos que se meten en el horno, para conseguir mejores resultados se aconseja usar un poco de grasa. Las propias freidoras suelen recomendar el añadido de una cucharada de aceite a lo que se vaya a "freír".

Es habitual usar estas freidoras para cocinar alimentos que suelen estar prefritos. Esto acorta el tiempo de preparación y consigue que la comida quede más apetitosa, pero el resultado no es tan ligero como lo sería si se tratara de alimentos crudos sin ningún tipo de aliño. Para que te hagas una idea, las bolsas de patatas congeladas que analizamos contienen aproximadamente un 7% de aceite. Y con los alimentos rebozados o empanados ocurre igual; el rebozo y el tratamiento previo les añaden grasas.

Probamos las freidoras sin aceite

En nuestros análisis, probamos las freidoras sin aceite con tres tipos de alimentospatatas congeladas (por ser el alimento que exige las temperaturas más altas), muslitos de pollo (para ver qué tal sale la carne) y rollitos de primavera (para ver cómo quedan las verduras). En general, las freidoras que obtienen buenos resultados para uno de estos alimentos, se defienden igualmente bien con los demás.

¿Quieres saber cuáles son las mejores freidoras de aire caliente? Nuestro comparador te da la respuesta.

Cómo freír patatas en la freidora sin aceite

Lo habitual es utilizar patatas congeladas que vienen prefritas, pero no hay problema en usar patatas crudas, un alimento con la injusta reputación de ser muy calórico. Eso sí, si prefieres freir patatas crudas en la freidoras sin aceite, mejor que no tengas prisa, el tiempo de preparación puede alargarse un 50%, hay que elegir una temperatura más alta y es preciso añadir una cucharada de aceite.

Otra recomendación importante si prefieres usar patatas crudas, es usar una rejilla especial para cortarlas en bastones. De esta forma las dimensiones son menores y la temperatura llega al interior de la patata adecuadamente. Además, y esto es muy importante, todas las patatas quedan del mismo tamaño y se hacen a la vez. Si se cortan en trozos irregulares, las más pequeñas empezarán a quemarse cuando a las grandes aún les falte un rato para estar a punto.

freidora de aire caliente

Trucos para usar bien la freidora sin aceite

¿Quieres conseguir los mejores fritos? ¿Buscas sacarle el máximo partido a tu freidora de aire caliente? Pon en práctica estos trucos para conseguir unas buenas frituras, sabrosas y con el aceite justo. Algunos de estos consejos sirven también para las freidoras con aceite, aunque las freidoras sin aceite tienen peculiaridades:

  • Escoge la capacidad adecuada a tus necesidades. En nuestro comparador distinguimos tres grupos: freidoras para cantidades menores de 500 g (por ejemplo, para una persona sola o una pareja); entre 500 y 1.000 g (suficiente para una familia media) y, por último, para más de 1.000 g (para una familia grande).
  • No sobrecargues la freidora. La comida queda peor y la carga excesiva puede obstaculizar la circulación del aire y hacer que el aparato se sobrecaliente. Si los cálculos a ojo se te dan mal, usa una balanza de cocina para cumplir con las recomendaciones del fabricante.
  • Agita el cesto para que los alimentos se repartan uniformemente antes de empezar la fritura. Recuerda que hay modelos que permiten extraerlo durante el funcionamiento, lo que permite comprobar el punto y remover los alimentos, mientras que otros deben permanecer cerrados; la fritura se vigila a través de una tapa transparente y la comida se remueve gracias a unas paletas rotatorias que trabajan de forma automática.
  • Ten cuidado para que nadie toque accidentalmente la freidora mientras está en funcionamiento, ya que los tiempos de cocinado son largos y las temperaturas alcanzadas, altas. Los modelos con tapa transparente suelen alcanzar temperaturas mayores en la parte superior que los cada vez más populares de cajón, y conviene estar más pendiente, como lo estaríamos con una freidora de aceite corriente.
  • No tuestes demasiado las patatas, porque cuanto más oscuro sea su color más probable es que se haya formado acrilamida, una sustancia que conviene evitar todo lo posible.
  • Limpia la freidora después de cada uso, una vez que se haya enfriado. Sigue las instrucciones del fabricante ya que es posible que algún componente pueda meterse en el lavaplatos. No obstante, a menudo es suficiente con extraer la cubeta y usar una servilleta para eliminar los restos de aceite y las migas, de modo que no se requemen en el siguiente uso. El recubrimiento antiadherente suele limpiarse bien con una esponja húmeda y un poco de lavavajillas.

freir mucho las patatas provoca acrilamida

Comunidad

Salud y nutrición

Conversaciones relacionadas