Noticia

Menores y apuestas: con el futuro no se juega

05 diciembre 2018
juego menores

05 diciembre 2018

El juego de azar, las apuestas, están prohibidos para los menores de edad, pero en la práctica, niños y adolescentes juegan: un estudio de OCU revela que en ocasiones acceden a locales de juego e incluso pueden apostar. Urge tomar medidas para protegerlos y evitar que el juego se convierta en un problema.

En 1977 se legalizó el juego de azar, pero hubo que esperar a 1981 para que fuera legal el uso de máquinas tragaperras. En 2011 se autorizó el juego online. Desde entonces, el gasto en juegos y apuestas online, y el número de usuarios no ha parado de crecer.

  • Entre 2012 y 2017 el gasto en apuestas se ha multiplicado por 5, pasando de 1.380 a 7.538 millones de euros.
  • El número de páginas de juego online ha aumentado en poco tiempo, al igual que los salones de juego; hay autorizados en toda España casi 2.900 salones.

El juego no es cosa de niños

Aunque la Constitución o la Ley de Menor garantizan la protección de los menores, en la práctica esto no siempre es real... Barajamos unos datos muy preocupantes que muestran que los jóvenes son especialmente vulnerables a la adicción al juego.

  • El número de jóvenes adictos al juego en tratamiento se ha cuadruplicado en pocos años, pasando del 3,8% al 16%.
  • El 6% de los alumnos de ESO ha apostado alguna vez. Esto es un importante factor de riesgo: una encuesta realizada en 2015 por la Dirección General de Ordenación del Juego, un organismo encargado del control del juego online, concluyó que  el 44 % de las personas que se iniciaron en el juego con menos de 18 años desarrollaron juego patológico.
  • Y otro dato igualmente grave: en 2017 se emitieron 2,7 millones de anuncios de juego online frente a 128.000 de 2013.

Entrar en un salón de juegos o apostar de vez en cuando no supone convertirse en ludópata, pero el riesgo de que eso acabe en una adicción al juego es real. De hecho, cuanto más accesible esté el juego y más expuesta se encuentre la persona, mayor es el riesgo de que desarrollar una adicción.

Los hombres presentan mayor riesgo, especialmente si se inician en el juego a una edad temprana y sus rasgos de personalidad lo hacen más vulnerable.

Comprobado: los menores apuestan

Jóvenes, tentados por la publicidad y con la posibilidad de jugar a su alcance… la combinación de todos estos factores puede convertirse en una auténtica bomba de relojería para muchos  menores. Porque en teoría no pueden jugar, pero lo hacen.

En nuestra prueba sobre el terreno dos adolescentes (uno menor y otro de 18 años), visitaron 36 locales de 6 ciudades (6 en cada una): Barcelona, Bilbao, Madrid, Sevilla, Valencia y Zaragoza. El estudio reveló que en 15 locales pudieron entrar menores sin ningún impedimento, y en 6 pudieron incluso apostar (si bien en uno les echaron después de hacerlo=. En Madrid y Zaragoza fue donde más trabas encontraron: solo en un local de cada una de estas ciudades no les pidieron identificarse. En Valencia y Bilbao, en cambio, camparon a sus anchas en la mayoría de los locales.

El objetivo de este estudio era realizar una instantánea de lo que puede suceder cualquier día en cualquier ciudad, pero el resultado es preocupante: los menores juegan.

Cuándo hay que alarmarse

Ya sea en adolescentes o en adultos, nos encontramos ante un caso de adicción al juego si:

  • El jugador apuesta cada vez más dinero.
  • Está irritado si no juega.
  • Su mente está ocupada con las apuestas o maquinando cómo conseguir dinero.
  • Acude a los demás para que le proporcionen dinero para jugar.
  • Apuesta cuando se siente ansioso o deprimido, para dejar de sentirse así.
  • Después de perder, vuelve para "recuperar", piensa que volverá a ganar.
  • Miente para ocultar su grado de implicación con el juego.
  • Ha arriesgado alguna relación importante, un empleo o carrera por el juego.
  • Hace esfuerzos por dejar de jugar, pero sin conseguirlo.

Objetivo: proteger a los más jóvenes

Los más jóvenes son especialmente vulnerables, y el juego no es una excepción. Hay presión para apostar, todo se lo ponen fácil... y el resultado es que los menores de edad apuestan. En teoría se les debería proteger especialmente, pero este estudio revela que #NoCuela que siempre se proteja el interés del menor. 

Una moción respaldada en el Congreso por la mayoría de grupos parlamentarios ha instado al Gobierno a regular la publicidad y el acceso al juego. Para OCU, esa normativa debería incluir medidas como:

  • Prohibir la publicidad, con medidas similares a  las adoptadas contra el tabaco (esto ya se está haciendo en Italia).
  • Limitar la proliferación de salones por ejemplo, exigiendo un mínimo de distancia entre ellos para evitar que proliferen...
  • Dificultar el acceso a los salones. Impedir que se abran cerca de centros educativos, se exijan unos controles de acceso donde sea imprescindible probar la edad y no estar en la lista de autoprohibidos.
  • Máquinas que pidan DNI. No debe permitirse el uso de máquinas en las que se puede apostar sin filtros de identidad. En nuestro estudio, fueron las que facilitaron las apuestas de menores.
  • Emprender campañas de concienciación, dirigidas a padres, profesores y escolares.

Está mucho en juego: nos jugamos su futuro.


Imprimir Enviar por email