Informe

Vino dulce: aprende a disfrutarlo

26 marzo 2018
vino dulce

26 marzo 2018
La Semana Santa es un momento propicio para disfrutar de un rico vino dulce: es tiempo de vigilia, sí... pero también de dulces caseros y tradicional que maridan a la perfección con alguno de los mejores vinos españoles. Un buen momento para descubrirlo. 

Vino dulce

Es tiempo de potaje, sí... pero también de torrijas, de monas de pascua, de pestiños, de buñuelos de cuaresma y otros dulces tradicionales que encontrarán su pareja ideal en un buen vino dulce. 

¿Qué es el vino dulce natural?

Las condiciones climáticas de nuestro país hacen que las uvas tengan azúcar suficiente para dar finalmente una graduación alcohólica adecuada.

Un vino dulce natural es el que contiene una cantidad de azúcares procedentes de la uva superior a 45 g/l. El contenido de azúcar de los vinos dulces tradicionalmente en España oscilan entre los 100 g/l y los 200 g/l.

La base de cualquier vino dulce es concentrar parte del azúcar presente en la uva. Esto se puede conseguir por diferentes procesos:

  • En España el método tradicional es el “asoleo”, que se basa en disponer los racimos en superficies para que se sequen al sol, mientras concentran sus azúcares. De esta manera cuando termina la fermentación se obtiene un vino con un azúcar residual que le proporciona las características de un vino dulce.
  • Otra forma de obtener un vino dulce es parar la fermentación alcohólica: se obtiene un vino dulce pero con poco contenido en alcohol.
  • En algunos países, como Alemania, se elaboran “Vinos de hielo” (Eiswein), naturalmente dulces: dejan congelarse los racimos para concentrar su azúcar.
  • Los vinos Tokay (Hungría) o los Saurternes (Francia) usan un proceso muy peculiar:  contaminan los racimos con un moho que se encarga de secar (pasificar), las uvas y concentrar sus azúcares.

Imprimir Enviar por email