Informe

Los vinos más famosos de España

09 abril 2015

09 abril 2015

España es uno de los principales productores de vino... prácticamente en todas las zonas del país se elaboran buenos vinos, todos diferentes. Conócelos mejor: te proponemos dar la vuelta a España a través de los 300 vinos de la Guía de Vinos OCU.

La vuelta a España en 300 vinos

España, tierra de vinos.

  • España es el país con más superficie dedicada a la producción vinícola.
  • Junto a Francia e Italia, somos los mayores productores mundiales.
  • En España se consumen unos 20 litros de vino por persona y año.
  • Hay más de 80 Denominaciones de Calidad, y más de 40 vinos de la tierra.
  • La mitad del vino con Denominación de Origen que se bebe en España es de la D.O.Ca. Rioja.

Te proponemos un recorrido por las principales regiones productoras, en cada una de ellas se elaboran vinos de calidad, muy diferentes entre si, producto de las uvas propias de cada zona, y con una cultivo y crianza condicionadas por las distintas circunstancias, clima, suelo, altitud... 

En la Guía de Vinos OCU estudiamos en detalle 300 vinos de toda España ¡Conócelos!

Andalucía

Pensar en Andalucía es pensar en vino fino. Es imposible no asociar los finos andaluces con los vinos generosos. Dulces o secos, la gama es muy amplia, pero todos se caracterizan por su peculiar proceso de crianza en andanas, con crianza biológica bajo el “velo” o “flor” como los finos y manzanillas; o crianza oxidativa como los amontillados, palo cortado, olorosos, etc.

La uva Palomino es la base de los vinos de Jerez, una uva neutra, que cuando acaba el proceso de elaboración se llena de matices de frutos secos. 

Otras uvas importantes son la Pedro Ximenez y la Moscatel, base en la elaboración de vinos dulces con uvas sobre maduradas de Montilla Moriles, Málaga-Sierras de Málaga y Condado de Huelva, conocidos por su inconfundible aroma a uvas pasas.

Andalucía no solo es tierra de generosos, también se pueden encontrar vinos tradicionales elaborados fundamentalmente con uva blanca de las variedades Palomino, Chardonnay o Moscatel. Entre otros destacan los Vinos de la Tierra de Cádiz, que tan bien maridan con la gastronomía pesquera del sur.

Aragón

Aragón cuenta con varias denominaciones de origen de vinos. Tres de ellas, Cariñena, Calatayud, y Campo de Borja , comparten un clima extremo, muy caluroso y seco en verano y frio en invierno, lo que caracteriza sin duda a sus vinos, vigorosos y de elevado contenido alcohólico. Los vinos blancos tranquilos elaborados fundamentalmente con Macabeo y Chardonnay, y tintos donde predomina sobre todo la uva Garnacha. 

Al norte, en el centro de la provincia de Huesca se encuentra la región de Somontano, en esta zona prepirenaica se producen interesantes vinos blancos elaborados con uva Chardonnay, en ocasiones fermentados en barrica lo que proporciona una evolución desde los aromas frutales hacía los matices de frutos secos. Junto a ellos,los tintos de Merlot y Cabernet Sauvignon, ambas uvas con un coupage ideal para la crianza y sobresalientes sabores especiados.


Asturias y Cantabria

Aunque Asturias y Cantabria no están entre las regiones tradicionalmente productoras de vino, pero también se encuentran algunos caldos interesantes en varias zonas:

  • Asturias. En el Principado de Asturias nos encontramos con la D.O. Cangas de reciente aparición, aunque su tradición se remonta decadas atrás. Es tierra de blancos y tintos, de poca graduación, en esta zona se genera un microclima particular, menos lluvioso y más soleado que en el resto de Asturias.
  • Cantabria. Posee dos zonas delimitadas que ofrecen Vinos de la Tierra, Costa de Cantabria y Liébana, ofrecen vinos blancos y tintos de baja graduación, muy marcados por el clima Atlántico de este territorio.

Baleares y Canarias

  • La producción de vino en las islas Baleares se puede encontrar en cualquier isla como Vino de la Tierra. En Mallorca hay dos denominaciones de origen: Pla i Levant que ocupa prácticamente la mitad sur de la isla, y Binissalen una pequeña porción de terreno en el centro de la isla. Sus vinos se caracterizan por ser elaborados con variedades autóctonas como las blancas Prensal blanco y las tintas Callet o Manto negro, pero no son las únicas, la blanca Moscatel como fiel representante de los vinos del Mediterráneo también está presente, junto con las tintas Merlot, Cabernet o Tempranillo.
  • Canarias ofrece unos vinos con gran personalidad, muy diferentes a los del resto del país. La tierra volcánica y los vientos Alisios caracterizan a sus caldos. Salvo la Isla de Fuerteventura, el resto poseen una denominación de origen (Lanzarote, El Hierro, La Palma, La Gomera, Gran Canaria) o varias como el caso de Tenerife (Abona, Tacoronte-Acentejo, Valle del Guimar, Valle de la Orotava, e Ycoden Daute Isora). La peculiaridad del terreno, y el clima, hace que existan multitud de microclimas que justifiquen sus diferencias. Las islas Canarias no sufrieron el ataque de filoxera, por lo que sus cepas no están injertadas como ocurre en el resto del país. Y esa peculiaridad, entre otras hace que estos vinos sean únicos. Son conocidos fundamentalmente los vinos blancos secos o dulces elaborados con la variedad Malvasía dando lugar a vinos frescos, aromáticos y con cuerpo, y los tintos de Listan negro, jóvenes y afrutados.

Castilla-La Mancha

Sin lugar a dudas ésta es la región vinícola más grande del mundo, y la que más vino produce en España. No obstante, la mitad de su producción se exporta al exterior. 

En La Mancha nos encontramos con cerca de 20 zonas reconocidas entre denominaciones de origen (Almansa, La Mancha, Manchuela, Mentrida, Mondejar, Ribera del Jucar, Uclés, y Valdepeñas) y vinos de pagos (Calzadilla, Campo de la Guardia, Casa del Blanco, Dehesa del Carrizal, Dominio de Valdepusa, Finca Élez, Pago Florentino, y Pago guijoso), sin olvidar los Vinos de la Tierra de Castilla que poco a poco se van haciendo más conocidos. 

La uva Tempranillo o Cencibel (como se denomina en esta zona), tinta, da lugar a vinos que evolucionan bien en crianza dando lugar a aromas especiados resaltando la vainilla, el cacao o los torrefactos. Otras variedades como Cabernet Sauvignon, Garnacha, Syrah o Monastrell son cada vez más importantes en esta zona. 

En cuanto a los vinos blancos la uva Airen es la predominante, una uva que proporciona vinos jovenes de baja acidez y aromas herbáceos, si bien se empiezan a ver vinos elaborados con uva Verdejo (tradicional en los vinos de Rueda).

Castilla y León

Castilla es zona de vinos, tradicionalmente tintos con cuerpo, fruto del clima continental de duros inviernos, y calurosos veranos. En Castilla encontramos grandes denominaciones de origen (Arlanza, Arribes, BierzoCigales, Ribera del DueroRueda, Tierra de León, Tierra del vino de Zamora y Toro), así como los vinos de Calidad de Sierra de Salamanca, Valles del Benavente y Valtiendas.

La uva Tempranillo es la base de los vinos de Castilla y León. Una uva que en esta zona se denomina Tinta del país o Tinto fino, con la que se elaboran los tradicionales vinos jóvenes y afrutados rosados de Cigales (también tintos), o los afamados vinos maduros de Riberas del Duero, en Toro, la misma uva se denomina Tinta de Toro.  

Al norte, pegando a Galicia, el Bierzo, una zona con un clima más suave y húmedo, donde se elaboran vinos blancos de la variedad Godello, una uva emparentada con la Verdejo que aporta aromas frutales y tintos de Mencia, ambas variedades tradicionales en los vinos gallegos elaborados en la zona de Lugo y Orense.

¿Y el blanco? Hablar de vino blanco en Castilla es hablar de Rueda, una D.O. de gran enorme auge, en la que la variedad de uva blanca Verdejo, caracterizada por sus notas herbáceas y a frutos tropicales, se luce en todo su esplendor.

Cataluña

La imagen de Cataluña va vinculada sin duda a la imagen del Cava, pues la  mayor producción de este singular vino se centra en la comarca del Penedés. Hablar de Cava es hablar de sus tres variedades de uva principales, Macabeo (denominada Viura en otras zonas), Xarello y Parellada, que aportan las notas de panadería tan propias en estos vinos. 

Pero en Cataluña no solo hay Cava, hay mucho más, hasta 12 denominaciones diferentes de vino: Priorat ( que junto con Rioja es Denominación de Origen Calificada que existen), Alella, Conca del Barbera, Costers del SegreEmpordá, Monstsant, Penedés, Pla de Bages, Tarragona, Terra Alta y Catalunya que comprende cualquier zona fuera de las mencionadas. En Cataluña se pueden encontrar grandes tintos elaborados con Ull de Lebre, que es el nombre que recibe la uva Tempranillo, y los Cabernet Sauvignon, quizás una de las uvas más conocidas a nivel mundial que proporciona estupendos vinos de crianza con notas de humo, especias o trufa. La influencia del Mediterráneo hace que la Syrah tenga su hueco, entre estos vinos, dando lugar a vinos de gran cuerpo donde destacan los aromas de frutos silvestres.

Cataluña también es tierra de blancos y rosados, entre los que destacan los del Penedés. Para los blancos se utilizan las uvas tradicionales del Cava, la Garnacha blanca que da vinos frescos y con cuerpo, muy extendida en Cataluña, y la Chardonnay muy bien adaptada a esta zona que da lugar a vinos muy aromáticos. Para los rosados, las uvas favoritas son la Garnacha, Cabernet o Merlot.

Extremadura

Poca gente sabe que después de La Mancha, Extremadura es la región de España que más vino elabora. Cuenta con la denominación de origen Ribera del Guadiana y también con los vinos bajo el epígrafe “Vino de la Tierra de Extremadura”

Aunque se comercializan vinos blancos, los más conocidos son los tintos, vinos elaborados con las variedades Tempranillo, Cabernet sauvignon, Syrah o Merlot.

Galicia

Cuando nos hablan de Galicia y vino, lo primero que viene a la cabeza son los blancos, caldos elaborados con uvas de la variedad Albariño en Rias Baixas o los Ribeiros elaborados con Treixadura, Torrontes o Godello, variedades muy adaptadas a su clima. Estos vinos son quizás los más conocidos, pero cabe destacar el resto de denominaciones de origen de la región gallega, como Valdeorras donde la uva Godello junto con el Bierzo toman su máxima expresión, Ribeira Sacra y Monterrei. En tintos, la uva Mencia es la más valorada, una uva que proporciona vinos afrutados con notas especiadas donde predomina el regaliz. 

Madrid

Los Vinos de Madrid son un gran desconocido en el mundo del vino, incluso para quienes viven allí.

En la zona sur de la Comunidad de Madrid se localizan las tres zonas productoras de vino: Arganda, Navalcarnero y San Martín de Valdeiglesias. En Madrid se elabora todo tipo de vinos, pero sin duda destacan los blancos elaborados con Albillo, Viura o Malvar entre otras, y los tintos de Tempranillo o Garnacha.

Murcia

En la Región de Murcia se localizan tres denominaciones de origen, Bullas, Yecla y Jumilla, esta última compartidas con la provincia de Albacete. La Región de Murcia es tierra de Monastrell, una uva tradicional de la zona de levante que proporciona vinos de intenso color y graduación, muy adecuados para su crianza aportando matices de fruta madura y compota. En Bullas destacan los vinos rosados frescos elaborados con Monastrell. Al norte de la provincia se encuentran Yecla y Jumilla tierra de tintos donde la variedad Monastrell expresa todas sus características.

Navarra

La Denominación de Origen Navarra se localiza hacía el sur de la provincia. También encontramos varios Pagos, como Pago de Arinzano, Pago de Otazu, y Prado de Irache. Navarra fue tierra de vinos rosados, aunque en la actualidad la producción de tintos ha cogido fuerza. El rey de los rosados es sin duda elaborado con Garnacha, la variedad más cultivada en España, en esta zona se elaboran mediante el método de sangrado, una maceración de la uva  que aumenta la calidad del vino, y acentúa las notas de fresa y fruta madura. Dentro de los tintos, el Tempranillo, el Cabernet sauvignon o el Graciano son las más empleadas. No podemos dejar de lado a los blancos elaborados con uva Viura o Chardonnay, esta última da lugar a magníficos vinos blancos fermentados en barrica con notas de manteca o frutos secos.

País Vasco

Ésta es la tierra de Txacoli. El Txacoli se elabora en tres denominaciones de origen, Arabako Txacolina (en Álava), Bizkaiko Txacolina (en Vizcaya) y Getariako Txacolina (en Guipúzcoa). 

Es un vino, fundamentalmente blanco (también lo hay tinto), joven, fresco, ligeramente ácido y carbonatado, que se elabora con la variedad autóctona Hondarribi zuri. Son vinos especiales, muy influidos por las características climáticas y orográficas del País Vasco.

La Rioja

De La Rioja procede aproximadamente la mitad del vino con denominación de origen que consumen los españoles. Puede presumir de poseer la primera Denominación de Origen Calificada de nuestro país. 

Los viñedos que pertenecen a la D.O. se encuentran en el valle del Ebro, ubicados no solo en la Comunidad de La Rioja, sino en la provincia de Álava y Navarra. Hablar de Rioja es hablar de Tempranillo o más exactamente de su perfecto coupage con Garnacha, Graciano y Mazuelo. El resultado son estupendos vinos para criar en barricas de roble. En blancos se emplea la uva Viura, protagonista de vinos jóvenes secos y afrutados.

Comunidad Valenciana

En la Comunidad Valenciana están ubicadas las denominaciones de origen Alicante, Utiel Requena y Valencia, así como los Pagos de Los Balagueses, y El Terrerazo. Las zonas con mayor influencia del mar, Alicante y Valencia, predominan los tintos elaborados con uva Monastrell (como en Murcia), mientras que en el interior (Utiel Requena) se elaboran tintos con la uva autóctona Bobal, sola o en coupage, dando lugar a vinos intensos, especiados y afrutados. 

Las uvas Tempranillo, Syrah o Cabernet Sauvignon se encuentran también en los vinos de la zona, solas o en coupages. En cuanto a los blancos cabe destacar los dulces, elaborados con uva Moscatel. 

Hablando de los vinos valencianos no podemos dejar de lado un tipo especial de vinos, el Fondillón, un vino elaborado con uvas sobremaduras de la variedad Monastrell, criadas en barrica durante largos periodos de tiempo.