Noticia

Alergenos en alimentos: la información, vital

12 diciembre 2017
alergia alimentaria

12 diciembre 2017
Crustáceos, gluten, soja, lactosa... quienes sufren una alergia o intolerancia a algún alimento están condenados a eliminarlo para siempre de su dieta. No es fácil, especialmente con los alimentos que no se venden envasados. Afortunadamente, la ley obliga a informar de la composición también en ese caso. ¿Lo hacen? La mayoría sí, pero no siempre con garantías.

Quien sufre alergia o intolerancia a algún alimento debe evitar de por vida consumirlo. Por eso es muy importante tener claro siempre con qué ingredientes se elaboran las comidas. Cuando se trata de alimentos envasados, no resulta demasiado difícil evitar los ingredientes perjudiciales, ya que es obligatorio mencionar en la etiqueta la presencia de cualquier ingrediente que cause alergia o intolerancia... pero si el producto no tiene etiqueta y no sabes con qué está hecho, no podrás consumirlo, pues te juegas la salud.

Información, por ley... y por tu salud

La etiqueta de los alimentos envasados debe mencionar la presencia, aunque sea mínima, de 14 de los numerosos alérgenos existentes. Si no se indican en la denominación, deben aparecer destacados en la lista de ingredientes.

Los 14 alergenos de los que deben avisarte

alergias

Alimentos sin envasar. La ley obliga a establecimientos que venden alimentos sin envasar que les informen adecuadamente sobre ello Los vendedores de los alimentos que se despachan a peso o por unidades sueltas sin envasar deben ocuparse de que las personas que lo soliciten reciban información sobre los ingredientes utilizados. La información debe ser veraz y corresponder al producto por el que se pregunta ,

  • En etiquetas. Cuando el propio establecimiento presenta el alimento o la comida ya envasada, la información sobre los alérgenos debe ir en una etiqueta adherida.
  • En carteles. Deben colocarse junto a los alimentos expuestos para su venta, todavía sin envasar.
  • Información verbal. Lo ideal es informar sobre la presencia de sustancias alergénicas por escrito, pero se admite que el vendedor lo explique de palabra

Una encuesta sobre el terreno

Hemos realizado una prueba práctica en 80 establecimientos (pastelerías y panaderías, supermercados y tiendas de precocinados) de 4 ciudades: Barcelona, Bilbao, Madrid y Sevilla. Preguntamos sobre la presencia de avellana en la palmera de chocolate o si las croquetas llevaban soja. 

  • Aunque la mayoría (97%) de los vendedores informan verbalmente, únicamente el 26% dan la información después de haber leído la ficha de la lista de ingredientes, que es como debería ser.
  • Solo el 20 % de los vendedores ha adoptado las precauciones necesarias para evitar la contaminación cruzada: el producto se encuentra en la mayoría de los casos en en el mismo mostrador que el resto, sin ningún tipo de barrera.

Comprobamos que hay sensibilización sobre los alérgenos, sobre todo por parte de los vendedores, pues se ocupan de informar sobre ello, aunque para hacerlo con garantías deberían leer la información escrita. De no ser así, el usuario debe confiar en la palabra del vendendor o dependiente, que puede tener buena voluntad, pero también incurrir en un error, más fácilmente evitable si se comprueba en un documento escrito...

En otro orden de cosas, aún son pocos los que tienen cuidado y toman medidas para evitar contaminaciones cruzadas.

Mejor formación y más información

Queda mucho trabajo por hacer, porque vendedores y dependientes no solo tienen que dar respuesta a las preguntas de los consumidores, sino también saber manipular los productos con total garantía de seguridad para evitar posibles contaminaciones cruzadas. Para ello es importante que dispongan de más información específica del producto, (o si no lo saben, tengan la precaución de consultar antes de contestar) y también que tengan más formación sobre las técnicas básicas para evitar contaminaciones cruzadas.

El objetivo es evitar problemas, porque lo cierto es que la presencia de alérgenos no deseada es el tercer motivo de notificaciones en la Red de Alerta Alimentaria Europea.


Imprimir Enviar por email