Noticia

Zumo de naranja exprimido: la vitamina C no se pierde

Zumos exprimidos en el súper

Lo fresco y natural es tendencia en alimentación: un buen ejemplo de ello son los zumos naturales que se preparan directamente en el supermercado, exprimiéndolos en el acto, en vez de comprar un producto envasado y refrigerado. Comprobamos la higiene y propiedades de estos productos, y su conservación pasadas 24 horas. Buenas noticias: no detectamos patógenos y, a fecha de caducidad, se conservan bien. 

10 enero 2020
zumos_naranja_supermercado

El zumo de naranja que se exprime en el propio supermercado ha ganado popularidad en estos últimos años y ya lo consume una de cada diez familias. Se trata de un producto natural que no lleva ningún conservante ni tratamiento térmico. En OCU hemos querido comprobar si tienen buena calidad higiénica, pues en las máquinas de exprimir el zumo puede entrar en contacto con la piel de las naranjas y contaminarse o quedar retenido durante algún tiempo hasta que llega el siguiente cliente.

Analizamos 24 zumos

Con este objetivo, analizamos 24 muestras de zumo adquiridas en 8 cadenas de supermercados: Carrefour, Alcampo , Mercadona, Hipercor, Ahorramás, Lidl, Aldi, Dia. En el laboratorio se realizó un completo estudio microbiológico tras la compra y se comprobó qué ocurría tras dejarlas en el frigorífico durante 24 horas.

Buena higiene, pero depende de la limpieza de la máquina

Compramos los zumos entre las 12 y las 16 horas de la tarde, intervalo de tiempo en el que las máquinas llevaban ya varias horas trabajando. En el laboratorio se revisó si había microorganismos y bacterias como Enterobacterias,  Escherichia coli, Staphylococcus aureus, Listeria o Salmonella. El resultado es que no hay problemas de higiene. No se detectan microorganismos que causan enfermedades y el resto aparecen en cantidades aceptables. Estos productos son seguros y su consumo en el momento de la compra y a las 24 horas, que es la fecha de caducidad que aparece en el envase, no presenta riesgos. Pasado un día, el zumo sigue siendo perfectamente apto para tomarlo si lo has mantenido refrigerado y siempre que no hayas bebido directamente de la botella.

Sin embargo, hay que aclarar que la calidad higiénica de estos zumos puede no ser siempre la misma, ya que depende de cómo y con qué frecuencia se haga la limpieza de la máquina exprimidora. El interior de la naranja está libre de bacterias, pero el zumo puede contaminarse al entrar en contacto con las bacterias que se encuentran en la superficie de la cáscara de la naranja. De ahí que sea de mucha importancia que los supermercados se ocupen de hacer un buen mantenimiento.

La vitamina C se volatiliza: #NoCuela

nocuela

Aprovechamos nuestro estudio para comprobar si es cierta la leyenda urbana según la cual la vitamina C es muy delicada y se pierde inmediatamente al exprimir la naranja. 

En el laboratorio medimos la cantidad de vitamina C que contenían las muestras el día de la compra y también pasadas 24, 48 y 72 horas. Los resultados son claros: no cuela que la vitamina C se pierde con el tiempo, pues los niveles se mantienen estables siempre que el zumo se haya conservado frío.

La vitamina C disminuye si calentamos el zumo, eso sí es cierto, porque el calor la destruye. Por eso lo más recomendable es tomar frutas frescas y algunas verduras en crudo, pues aportan más vitaminas que las cocinadas.

¿Y el precio?

Optar por consumir estos productos sale más caro que hacer el zumo en casa, sobre todo en temporada.

El estudio se realizó con envases de medio litro, cuyos precios oscilaban entre 1,75 en Alcampo y 2,25 en Aldi, Hipercor o Mercadona. Si lo exprimes en casa, ese medio litro de zumo te costaría alrededor de 0,80 euros en temporada de naranjas, pero fuera de ella, la diferencia con el zumo del supermercado se reduce.

Nuestro consejo es que si te gustan estos zumos y lo consumes en abundancia, tengas en cuenta que los envases de 1 litro te saldrán más baratos: entre 2,89 y 2,99 euros.