Informe

Aguas minerales

01 agosto 2017
aguas

01 agosto 2017

Todos sabemos las bondades del agua. El agua corriente del grifo es la mejor opción, de buena calidad y más económica. Pero las aguas minerales envasadas se han hecho un hueco entre los consumidores, y en muchos sitios donde el agua no tiene buen sabor no hay más alternativa. No obstante, no todo el agua que viene en botella es igual.  Entre unos productos y otros hay muchas diferencias... 

¿Es mejor el agua mineral que la del grifo?

Cuando tenemos sed, nada como un vaso de agua. Y también aunque no la sintamos es necesario beber: el agua es el componente mayoritario del cuerpo humano, supone más del 60% del peso corporal de un adulto.

Es el nutriente más necesario para el organismo: la falta de agua produce una deshidratación celular que provoca, dependiendo de lo grave que sea, sed, pérdida de peso, aumento de la temperatura corporal, convulsiones e incluso coma... no podemos pasar más de 3 días sin beber.

Para reponer las pérdidas diarias que se producen a través de la orina, el sudor y las heces es necesario ingerir diariamente entre 1,5 y 2 litros de agua. La cantidad exacta varía en función del peso corporal, la actividad física, la temperatura ambiente.... Una pérdida excesiva de agua debido a la sudoración,  un proceso diarreico, un mal funcionamiento de la hormona antidiurética puede romper el equilibrio hídrico.

Podemos cubrir nuestras necesidades hídricas principalmente tomando líquidos y también alimentos ricos en agua. El agua, ya sea del grifo o embotellada cumple perfectamente esta función, aunque hay otros muchos líquidos que además pueden aportar minerales (caso del caldo desgrasado), azúcar (caso de los refrescos), proteínas, grasas e hidratos de carbono (caso de la leche), etc.

Aunque lo ideal es beber agua de grifo, que según nuestros estudios es de calidad y no tiene contaminantes, lo cierto es que un buen porcentaje de consumidores recurren a diario al agua mineral embotellada, por el sabor desagradable o la dureza del agua corriente en su zona o simplemente por la comodidad de beber agua embotellada. Según nuestra encuesta, el consumo de agua del grifo y embotellada están muy a la par, son muchos los que optan por una u otra:

agua mineral

El agua corriente: la mejor opción

Aunque la primera opción para beber es el agua del grifo, que según nuestros estudios es buena en la mayoría de las poblaciones españolas.  

Del grifo, mejor y mucho más barata

Según el Ministerio de Agricultura, el precio medio del agua mineral envasada es de 0,21 euros por litro. Si se consumen a diario, unos dos litros al día, puedes pagar unos 150 euros al año…, mientras que el agua del grifo te supone un gasto de poco más de 1 euro al año.

Y a eso hay que sumar otro coste: el del impacto del agua embotellada sobre el medio ambiente (generación de envases, transporte…) .¿Resultado? El impacto sobre el medio ambiente es al menos 100 veces superior que si bebes agua del grifo

¿Qué ciudad de España tiene la mejor agua del grifo? 

Otra cuestión es la dureza del agua, provocada por el contenido en sales de cal y magnesio en el agua. En el siguiente mapa puedes ver los índices de dureza.

En las zonas de España donde el agua es dura, suele tener mal sabor. En estas zonas lo habitual es usar como agua de mesa aguas minerales naturales de mineralización débil o muy débil. 

Precisamente pensando en quienes recurren a aguas embotelladas habitualmente, hemos pasado revista a aguas minerales de manantial, de poca mineralización: nos fijamos en su composición y en las propiedades de su etiquetado para ayudar a elegir a los consumidores que están en ese caso.

      
mapa dureza agua españa

Diferencias entre agua envasada y agua mineral

Cuando vemos agua embotellada, decimos que es agua mineral. Esto no es exactamente así: en el mercado se pueden encontrar distintos tipos de aguas envasadas:

  • Agua mineral natural. Agua subterránea, pura en origen. Su composición mineral es constante, siempre la misma. Las aguas minerales deben presentar análisis periódicos para demostrar la constancia de su composición.
  • Agua de manantial. Agua subterránea, pura en ori­gen. Su composición mineral no es constante, puede variar. Sólo deben ser analizadas una vez, antes de comercializarse.
  • Aguas preparadas. Agua que se ha tratado (para hacerla potable, por ejemplo), o aguas de abastecimiento público preparadas: son aguas del grifo envasadas que se suelen usar para suministro público en cortes de agua por averías u otras circunstancias.

El 96% del agua envasada que se vende en España es agua mineral natural.

agua carbonatada

Agua mineral, agua natural

El agua mineral procede de depósitos subterráneos profundos y sale espontáneamente al exterior a través de un manantial o se extrae mediante una perforación. El origen de estos depósitos es la lluvia que, tras ser absorbida por la tierra, queda retenida por una capa impermeable formando un acuífero. Los terrenos que el agua atraviesa en ese camino actúan como un filtro que elimina los microorganismos y las sustancias extrañas. Además, la lenta circulación del agua dentro de estos depósitos hace que se carguen de minerales procedentes de las rocas con las que está en contacto.

Las aguas minerales naturales tienen una serie de características que las hacen únicas:

  • Se envasan con la misma composición que presentan en el manantial.
  • No requieren de ningún tratamiento químico ni microbiológico para su consumo.
  • Se envasan desde el manantial, protegiéndolas de cualquier contacto con el exterior.
  • Poseen una composición constante, un contenido mineral específico que depende de las rocas por donde se filtran de forma natural, así como el tiempo, profundidad y temperatura de su recorrido en el subsuelo.

 

Marcas de agua mineral: las 41 mejores del mercado

Para ayudar a elegir a los consumidores de agua mineral, hemos revisado la información del etiquetado (que corresponde a la composición real de ese agua, como sabemos por anteriores estudios) de 41 botellas de agua mineral natural sin gas, las aguas más vendidas de nuestro país.

Esos 41 productos pertenecen a 33 marcas, envasadas en 35 manantiales diferentes de 29 localidades. 

41 Aguas minerales

MARCA
Manantial
Precio euros/litro
 Tipo de mineralización
AGUA DE BRONCHALES Bronchales-5 0,14 Muy débil
AGUADOY Aguadoy 0,20 Débil
ALIADA San Joaquín 0,14 Débil
AQUABONA Fontoira 0,28 Débil
AQUABONA Fuen-Mayor 0,28 Débil
AQUABONA Peña Umbría 0,28 Débil
AQUABONA Santolín 0,28 Débil
AQUAREL Aquarel-Avets 0,29 Débil
AQUAREL Las Jaras 0,29 Muy débil
AUCHAN Fontecelta 0,15 Débil
BEZOYA Bezoya Trescasas 0,35 Muy débil
CABREIROÁ Cabreiroá 0,39 Débil
CARREFOUR Fuente Arquillo 0,19 Débil
CAUTIVA Cautiva 0,13 Débil
CONDIS Aiguaneu 0,17 Débil
COVIRAN Font Natura 0,47 Débil
DIA Fuente Primavera 0,16 Débil
DIA Fuentevera 0,15 Débil
EL CORTE INGLÉS Monte Pinos 0,24 Débil
EL CORTE INGLÉS Landín 0,29 Muy débil
EROSKI BASIC Fontecelta 0,21 Débil
EVIAN Cachat 1,44 Débil
FONT D'OR Fontdor 1,00 Débil
FONT NATURA Font Natura 0,18 Débil
FONT VELLA Font Sacalm 0,35 Débil
FONT VELLA Sigüenza 0,37 Débil
FUENCISLA Fuencisla 0,00 Débil
FUENTE LIVIANA Fuente Liviana 0,27 Débil
FUENTE LIVIANA Serrania 1 0,00 Débil
FUENTE PRIMAVERA Fuente Primavera 0,12 Débil
LANJARÓN Salud 0,37 Débil
NATURIS Cautiva 0,19 Débil
SAN JOAQUÍN San Joaquín 0,14 Débil
SIERRA CAZORLA Sierra Cazorla 0,34 Débil
SOLÁN DE CABRAS Fuente de Solán de cabras 0,43 Débil
SOLARES Solares  s.d. Débil
SYLAS Cautiva 0,47 Débil
TELENO Teleno 0,15 Muy débil
VERI TREKKING Veri I 0,65 Débil
VILLAS DEL TURBÓN Vilas 0,48 Débil
VITTEL Bonne Source s.d. Débil 

Leer las etiquetas del agua mineral de botella

La legislación establece que las aguas deben indicar su composición analítica sin especificar los minerales que deben aparecer. Esto hace que el detalle de la composición varíe mucho entre unas marcas y otrasDesde OCU pensamos que lo mejor para el consumidor es que esa información sea lo más completa y homogénea posible. A nuestro juicio, la información mineral mínima que debería aparecer en las etiquetas de las aguas minerales es el contenido en:

  • Residuo seco, es decir, la cantidad total de sales presentes en el agua (normalmente son carbonatos, bicarbonatos, cloruros, sulfatos, nitratos, sodio, potasio, calcio y magnesio).
  • Bicarbonatos. Se considera un agua bicarbonatada la que contenga más de 600 mg/l de bicarbonatos.
  • Calcio. Un agua se considera cálcica cuando tiene más de 150 mg/l de calcio.
  • Cloruros.  Se considera un agua clorurada aquella que contiene más de 200 mg/l de cloruros.
  • Flúor. Se considera un agua fluorada con más de 1 mg/l de flúor. Las aguas minerales naturales cuya concentración de flúor sea superior a 1,5 mg/l deberán incluir en su etiquetado la indicación "contiene más de 1,5 mg/l de flúor: no adecuada para el consumo regular de los lactantes y niños menores de siete años". La mayoría de las aguas del estudio no indican su contenido en flúor, y sin embargo es un dato importante: el flúor tomado en el agua es prácticamente absorbido al 100% . Se ha demostrado el efecto beneficioso del flúor en el crecimiento y la protección de la caries… pero en exceso es contraproducente.
  • Magnesio. Se considera un agua magnésica con más de 50 mg/L de magnesio.
  • Sodio. La legislación establece que un agua está indicada para dietas pobres en sodio si el contenido en este mineral está por debajo de 20 mg/l, y se considera un agua sódica aquella que contiene más de 200 mg/l.  de sodio. 32 de las 41 aguas son aptas para dietas bajas en sodio.
  • Potasio. La legislación no establece límites para aguas envasadas en este mineral. Este valor no aparece en 27 etiquetados.
  • SíliceLa legislación no establece límites para aguas envasadas en este mineral : en 22 etiquetas no se hace referencia a él.
  • Nitratos. El límite máximo de esta sustancia para las aguas minerales es de 50 mg/l… la mayor parte de los etiquetados no hacen referencia a los nitratos.
  • Sulfatos. En general las aguas indican el contenido en sulfatos, que varían entre 1,6 y 120 mg/l (Se consideran aguas sulfatadas las que superan 200 mg/ l)

La mayor parte de las aguas de este estudio son de mineralización débil, salvo 5 que son de mineralización muy débil.

 

Usos del agua en botella

También en el agua hay modas y tendencias. No te dejes llevar ciegamente por lo que te digan, y ten claro para qué la necesitas.

¿Sólo como agua de mesa?

Lo mejor es el agua del grifo, esta debería ser la primera opción del consumidor. Pero lo cierto es que no siempre es posible, a veces no hay agua corriente o se producen cortes del suministro.Y hay muchas regiones donde el agua del grifo sabe mal... Si el agua de tu zona es de mala calidad o tiene mal sabor, aunque beberla no implique un riesgo para la salud, ya que pasa todo tipo de controles, es habitual recurrir al agua embotellada, normalmente de mineralización débil o muy débil: son aptas todas las aguas de nuestro análisis.

¿Vas a usar el agua para preparar alimentos infantiles?

Entre las aguas de nuestro estudio algunas (15) indican expresamente que son aptas para consumo de niños. Los criterios para que un agua mineral natural sea apta para la preparación de alimentos infantiles son recomendaciones. La propuesta de la AECOSAN tiene en cuenta 17 elementos y muchos de ellos, como el boro o el cobre no aparecen en la etiqueta. En general es bueno optar por aguas de poca mineralización.

¿Y el agua del grifo... es apropiada para preparar biberones y papillas? Es cierto que en zonas con una ganadería y agricultura intensiva el nivel de nitratos puede ser eventualmente demasiado alto para los más pequeños (la norma admite concentraciones de hasta 50 mg/l). Uno de los criterios propuestos por la AECOSAN es que la concentración de nitratos sea inferior a 10 mg/l en las aguas aptas para preparados de alimentos infantiles, tal y como recomienda la OMS. En estos casos estaría justificado recurrir al agua mineral para preparar los biberones y las papillas de los menores lactantes

¿Aguas aptas para determinadas dietas? 

La carga mineral del agua, sea envasada o del grifo, puede ser muy diferente según de donde proceda, pero por lo general es baja. Suficiente para proporcionar al agua un cierto sabor, pero, al contrario de lo que se anuncia, insuficiente para asegurar que influye decisivamente en la salud de quien la beba. Por ejemplo:

  • Se dice que un agua de mineralización muy débil es mejor para los riñones... sin embargo, según la Asociación Española de Urología no hay evidencia científica que lo demuestre.
  • También se dice que hay aguas minerales envasadas que son digestivas (las que llevan burbujas y las ricas en sulfatos y bicarbonatos)... Pudiera ser, pero en cualquier caso, sus efectos serían bastante limitados.
  • Hay aguas minerales que se anuncian como aptas para dietas bajas en sodio al contener menos de 20 mg por litro. No obstante, también hay muchas aguas del grifo que están muy por debajo de dicho límite, como las de Madrid, Burgos, Granada o Vigo. Y aun cuando se bebieran dos litros diarios de la más rica en sodio de entre las minerales más vendidas (Manantial Cautiva, con 97 mg de sal/l), la ingesta de sodio solo representaría el 10 % de la ingesta máxima recomendada por la Organización Mundial de la Salud.

En definitiva, también en el agua hay mucho márketing: ningún agua por si sola va a hacer ningún milagro.

¿Qué es más saludable, beber agua embotellada o del grifo?

El agua de grifo es la mejor opción: una alternativa económica, sostenible y de calidad. Debe fomentarse su consumo siempre que sea posible, y esto es algo que requiere la colaboración de todos:

De supermercados y hosteleros. Para que ofrezcan agua embotellada de la zona con el fin de reducir en la medida de lo posible el impacto ambiental derivado de su transporte. Es más, donde haya agua del grifo con buen sabor, los restaurantes deberían ofrecer a sus clientes, como primera opción, una jarra de agua (tal y como se hace ya en otros países).

De la Administración. Las aguas minerales deben indicar su composición analítica, pero la ley no especifica de qué minerales. Así, mientras unas marcas detallan las cantidades de hasta 9 elementos, otras solo de 4, que además no siempre coinciden. Es más, la ley tampoco fija qué carga mineral debe tener un agua para poder anunciarla como "indicada para la preparación de alimentos infantiles".

De los consumidores. Para que consuman cuando sea posible agua del grifo, sin dejarse llevar por las promesas de la publicidad, afirmaciones pseudocientíficas o modas pasajeras.

Y quienes opten por agua envasada, deben tener en cuenta que:

  • El agua es un alimento, y por lo tanto debe almacenarse en condiciones higiénicas adecuadas: el local debe estar limpio, no debe haber exceso de humedad, ni presencia de olores fuerte. Las botellas deben estar al abrigo de la luz del sol y de las altas temperaturas, tampoco situadas directamente en el suelo.
  • Una vez en casa, consérvale en un ambiente fresco y seco, sin olores y protegido de la luz solar.
  • Comprueba la fecha de consumo preferente
  • Una vez abierta la botella, consúmela en 2 o 3 días.
  • No reutilices la botella: una vez abierta, la botella de agua mineral queda expuesta al crecimiento de microbios, además, con el tiempo y el calor el plástico de la botella va migrando al agua y terminarás ingiriéndolo cada vez que bebas de ella