Noticia

Agua del grifo, lo mejor para todos

22 marzo 2019
gasatori acqua

22 marzo 2019

El 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua. Una buena ocasión para recordar la necesidad de que el agua, un bien de primera necesidad, sea fácilmente asequible para los consumidores. En este último año hemos asistido a significativos avances, en línea con nuestra campaña Pide jarra de agua.

El 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua. Una buena ocasión para recordar nuestra campaña a favor del acceso a agua del grifo en establecimientos de ocio y restauración, y para insistir en otras muchas medidas necesarias para asegurar que los consumidores acceden de una manera sencilla y asequible a este bien de primera necesidad.

Pide agua del grifo

Una jarra de agua sobre la mesa ya es el recibimiento habitual en los establecimientos de hostelería de Francia y Reino Unido. Y desde junio lo será también en la Comunidad Foral de Navarra. Lo cierto es que cada vez en más bares y restaurantes se ofrece gratis el agua del grifo, como una cortesía que se brinda al cliente. Empieza a ser tendencia, en línea con la campaña de OCU Pide Jarra de agua, donde insistíamos en esta necesidad.

  • Por salud. Si tenemos que pagar por ella, es muy probable que acabemos pidiendo en su lugar un refresco rico en azúcares o una bebida alcohólica.
  • Por ecología. La fabricación y transporte de los envases y el posterior tratamiento de los residuos (que nunca es completo) tienen un elevado impacto medioambiental.
  • Porque es un bien básico. El acceso al agua potable es un derecho humano fundamental reconocido por Naciones Unidas, y debería efectivamente ser accesible a todos, sin excepción.

El tema es controvertido, pues muchos profesionales de la hostelería o los envasadores de agua embotellada son contrarios a este tipo de medidas… lo que está claro es que no son los únicos que deben cargar con el peso de algo que, a la larga, nos va a beneficiar a todos.

La Unión Europea y el reto del agua

El tema no es solo una preocupación en España, sino en toda Europa.

La inminente Directiva europea sobre el agua potable incluye una mención para fomentar el agua del grifo gratis (o pagando una módica cantidad por el servicio) en bares y restaurantes. Según la Comisión Europea, consumir menos agua embotellada permitiría a los hogares de la Unión Europea ahorrar hasta 600 millones de euros al año y reduciría el uso de botellas de plástico, responsables de buena parte de la basura ensucia mares y costas: se calcula que el plástico acumulado en los océanos equivale ya a una quinta parte del volumen total de peces; y no es difícil encontrar microplásticos en el moluscos, crustáceos, en la sal marina...

Por otro lado, sabemos que el agua embotellada no es, sin más, mejor que la del grifo. En España casi todo el agua del grifo es apta para consumo humano. Otra cuestión es que por un exceso de cal, de sal, de minerales el sabor no siempre sea bueno: en ese caso, es comprensible optar por el agua embotellada.

Queremos (y necesitamos) fuentes públicas

La Unión Europea también aboga por el fomento del suministro de agua gratis en administraciones y dificios públicos. Desde OCU pensamos que hay que ir más allá y la administración municipal no debería olvidar sus responsabilidades en este sentido: las autoridades locales deberían garantizar el acceso a agua potable en calles, parques y jardines, con una cantidad suficiente, por ejemplo, una fuente por cada 1.000 habitantes.

En muchos de nuestros municipios no hay apenas fuentes públicas, o las que hay no están funcionando o no son aptas para el consumo. En grandes ciudades el panorama resulta   preocupante: por ejemplo, según la información municipal, en Sevilla y Málaga hay una sola fuente por cada 5.000 habitantes, mientras que en Barcelona y Zaragoza la ratio sí es de una fuente pública por cada 1.000 habitantes. En Madrid se toca a una fuente por cada 2.000 habitantes.

Es más, ni siquiera existe una normativa que garantice la calidad higiénico-sanitaria del agua en las fuentes públicas; de hecho, en un estudio de hace algunos años OCU encontró problemas de calidad del agua en dos de cada tres fuentes de agua usadas para beber.

Resulta lamentable la absoluta falta de información municipal de la gran mayoría de localidades sobre la situación y el estado de sus fuentes: el acceso al agua potable es un derecho, y las administraciones deben poner de su parte para garantizarlo . 

Agua embotellada más barata

Otra línea de actuación, imprescindible para OCU, es racionalizar el precio de venta del agua envasada. ¿Es normal cobrar botellitas de agua a 3 o 5 euros en lugares donde no hay alternativas? En festivales al aire libre donde no hay fuentes disponibles, en ferias, en parques de atracciones, en discotecas donde el agua del baño dicen que no se puede beber... Por supuesto, es legítimo hacer negocio, pero todo tiene un límite, porque hay que tener en cuenta que el establecimiento apenas habrá pagado 0,2 euros por esa misma botella de agua, y que un litro de agua del grifo cuesta menos de 0,002 euros. Por eso aplaudimos iniciativas como la de Aena para imponer un precio máximo de 1 euro a las botellas de agua que se venden en las tiendas de conveniencia o en las máquinas expendedoras de los aeropuertos. La misma Aena está instalando fuentes de agua en los 24 aeropuertos de su red (ya hay más de 200 fuentes instaladas).