Noticia

No queremos un mundo de plástico

05 junio 2018
plásticos

05 junio 2018

El plástico es el protagonista del Día del Medio Ambiente 2018: los plásticos pueden facilitar la vida, pero usamos y abusamos de un material que no se degrada, lo que supone un riesgo para el planeta e incluso para nuestra salud. Desde OCU insistimos en la necesidad de que autoridades, fabricantes y consumidores nos aliemos contra él.

Es un hecho que abusamos de un material que no se degrada, lo que supone un riesgo para el planeta e incluso para nuestra salud. Desde OCU nos alegramos de las iniciativas destinadas a evitar la proliferación de plásticos e insistimos en la necesidad de que autoridades, fabricantes y consumidores se alíen para, definitivamente Romper con el plástico. 

Plástico: Si no puedes reusarlo, rehúsalo

Están en todas partes. En las bolsas, en los recipientes, en los envases de alimentos, bebidas o medicamentos, en componentes de todo tipo de dispositivos, en muchos objetos... pero otras veces la presencia del plásticos no es tan evidente, pero no menos real: hay microplásticos en los productos textiles, cosméticos, pinturas. La proliferación de plásticos es una realidad… y también lo es que este componente no se degrada, sino que permanece cientos, incluso miles de años. Basta sumar los dos ingredientes de la ecuación para entender la amenaza que los plásticos suponen para el medio ambiente

No es de extrañar que el lema del Día Mundial del Medio Ambiente sea, este año, “Rompe con el plástico”.

Los riesgos de un mar de plástico

Y no nos referimos a los cultivos de Almería, sino a la auténtica sopa de plásticos que se cuece en nuestros océanos, donde van a parar todo tipo de desechos de plásticos (lo que se conoce como microplásticos secundarios), así como microplásticos primarios (partículas microscópicas que llegan al mar desde nuestros desagües o por la lluvia o viento), convirtiéndose no solo en un problema ambiental, sino también económico y de salud pública.

OCU ha analizado tres alimentos de origen marino (sal, moluscos y crustáceos) para rastrear la presencia de microplásticos: en dos de cada tres muestras se detecta la presesencia de estos residuos, y en torno a un 40% de los casos la presencia de microplásticos es muy significativa. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) reconoce que la presencia de microplásticos y nanoplásticos en alimentos es un riesgo real y emergente, si bien todavía se desconocen los efectos que puede tener en el hombre.

Alianza contra el plástico

Urge tomar medidas. Gobiernos, fabricantes y comerciantes y los consumidores deben poner de su parte para limitar la presencia de plástico, y ya hay iniciativas en este sentido, de la que nos hemos hecho eco. Además, OCU se ha involucrado activamente en un proyecto de investigación europeo llamado CIRC-PACK que trata de buscar soluciones en todas las fases del ciclo de vida del envase de plástico

¿Te preguntas cómo actuar? Te recordamos 5 medidas sencillas que puedes poner en práctica y limitarán la presencia de plásticos

  • Compra a granel. Si compras envasados, elige preferentemente los que no usan plástico.
  • Olvídate de bolsas de plástico: usa bolsas reutilizables cuando vayas a la compra, o una cesta o carro, y limita el recurso a bolsas de basura
  • Pasa también de los productos desechables: maquinillas de afeitar, bastoncitos, toallitas húmedas, vajilla y cubiertos desechables... Busca alternativas duraderas y biodegradables.
  • ¿Agua embotellada? Si la del grifo es buena, usa mejor una cantimplora metálica.
  • En los textiles, opta por las fibras naturales (algodón, lino...) antes que por las sintéticas (poliéster, elastán...), salvo que procedan de plástico reciclado.

Imprimir Enviar por email