Informe

Ahorra un 20% en gas y luz gracias a tus ventanas

25 septiembre 2015
Ventanas

25 septiembre 2015

La calefacción o el aire acondicionado no son los únicos elementos que influyen en que tu casa tenga una temperatura óptima. Disponer de unas buenas ventanas puede repercutir en un ahorro considerable si están correctamente instaladas y sigues nuestros consejos.

Equilibrio entre inversión y ahorro

No sólo la calefacción o el aire acondicionado influyen en la temperatura de tu casa. Tener unas buenas ventanas puede repercutir en un ahorro de hasta el 20% en las facturas de gas y electricidad. Y es que hablar de temperatura del hogar para la mayoría implica hacerlo únicamente sobre calefacción y aire acondicionado. Lo que la mayoría desconoce es que las ventanas pueden ayudarte a ahorrar.

Una cuarta parte de la energía que se produce en un hogar acaba destinándose a cubrir la que se pierde por las rendijas de las ventanas, hasta tal punto que la instalación de doble cristal de una ventana puede reducir estas pérdidas en un 50%. Esto llega a traducirse en un ahorro del 20% en la factura de gas o electricidad, y en menos emisiones de CO2.

A mayor calidad del vidrio y del marco, menor pérdida de energía, lógicamente. Pero tampoco hace falta volverse loco realizando una inversión excesiva: el truco está en conseguir el equilibrio óptimo entre inversión-ahorro.

Es vital conocer las características técnicas de las ventanas. En el Documento Básico (DB) HE1 Ahorro de Energía del Código Técnico de la Edificación (CTE) se marcan los valores máximos de pérdida de energía permitidos, así como el DB HE 0 Limitación del consumo energético, que establece el consumo máximo que una vivienda debe tener en función de la zona climática. A partir de él, teniendo en cuenta dónde esté ubicada nuestra vivienda, podremos seleccionar que tipo de ventana (vidrio + marco) nos interesa más, e incluso, si el marco que tenemos actualmente lo permite, el cambio exclusivo de los vidrios, reduciendo la inversión necesaria a realizar una décima parte.


Imprimir Enviar por email