Informe

Humedades en casa, acaba con ellas

12 noviembre 2014
Humedades

12 noviembre 2014

La humedad en la vivienda puede convertirse en un grave problema si no se ataja a tiempo. Aunque existen muchos remedios, al menos tantos como clases de humedades, algunos son caros y complicados. Aprende a detectar humedades y a atajarlas con el remedio adecuado.

Reconócelas

Las humedades son una constante en algunos domicilios, sobre todo durante los meses de invierno. Son habituales en algunas viviendas situadas en lugares donde suele llover mucho y en zonas costeras. Cuidado, porque lo que empieza siendo un problema únicamente por cuestiones antiestéticas puede degenerar en algo mucho más serio, sobre todo si acaba afectando a la salud de los que viven en la casa, o si la humedad se convierte en 'crónica'. De ser así, la humedad requerirá de soluciones drásticas; es decir, de obras. Y el desembolso a realizar puede trastocarte los planes durante una buena temporada.

Para evitarlo, es fundamental ventilar bien la casa habitualmente e ir al foco del problema; o sea, encontrar de dónde parte la humedad. De lo contrario, el problema persistirá por más capas de pintura que se apliquen a la mancha.

La humedad puede partir de los muros, de las cubiertas, de los suelos o de las fachadas. Para evitarla en los muros, se debe comprobar el correcto funcionamiento de los canalones y las bajantes de evacuación una vez al año, y mejor al terminar la temporada habitual de lluvias. También conviene revisarlos después de lluvias fuertes.

La fachada es otra zona especialmente sensible para las humedades, que es necesario revisar al menos cada tres años, comprobando el estado del revestimiento y si han surgido grietas o deformaciones. En las cubiertas, se deben comprobar las protecciones y el tejado también al menos cada tres años. En cuanto a los sumideros, canalones y rebosaderos, debemos encargarnos de mantenerlos siempre limpios y sin elementos que puedan propiciar que se estanque el agua.

En los suelos la limpieza es también fundamental, y si se trata de suelos exteriores tendremos que comprobar su drenaje y evacuación, si presentan fisuras o grietas. En ocasiones las concentraciones de agua en las inmediaciones de la vivienda pueden acabar afectando a la misma.


Imprimir Enviar por email