Informe

Pulseras de actividad física: tu vida son datos

22 julio 2014
pulseras

22 julio 2014

Controlan las calorías que gastas por minuto. Saben cuántas horas has dormido y cuántas veces te has despertado. Solo ellas pueden decirte los pasos que separan tu casa del trabajo. Pero no son baratas y tendrán que competir con otros dispositivos más fiables y sofisticados.

Qué pulsera deportiva elegir

Esta es la última tendencia tecnológica: venderte todos los gadgets y aplicaciones posibles para que mantengas bajo control tus constantes vitales, los kilómetros que recorres y las calorías que quemas.

Las pulseras de actividad no pretenden rivalizar con los pulsómetros profesionales (más caros y sofisticados), pero tampoco son exactamente igual que los smartwatches.    

No sin tu smartphone

La pulsera está activa las 24 horas, también cuando duermes. Se comunica con tu smartphone, donde una app móvil procesa toda la información: calorías quemadas, distancia recorrida, horas de sueño…

Por lo tanto, los 2 requisitos imprescindibles son:

  • 1) Llevarla puesta todo el día (y toda la noche)
  • 2) Tener un smartphone en el que instalar la app (la mayoría de pulseras ofrecen poca información por sí solas, y algunas ni tan siquiera tienen pantalla).    

En cuanto a dieta y alimentación, la app móvil suele dar la posibilidad de introducir manualmente los datos de todo lo que comes y bebes.  

pulsómetros profesionales

 

Jawbone

Jawbone

Cuenta con 2 modelos (la UP y la UP 24h) que monitorizan tu actividad día y noche, traduciéndola en pasos. 

Pero no tiene pantalla, así que necesita de una app para smartphones (iOS y Android) con la que consultar las calorías quemadas y la distancia recorrida.

Si informas a la app de todo lo que comes y bebes, te dirá si las calorías quemadas compensan las ingeridas (dato clave para adelgazar). 

Compatibilidad

  • Apple: todos los iPhone a partir del 3GS, todos los iPad a partir del iPad2 y los iPod a partir de la 4ª generación.
  • Android: casi todos los móviles/tablets que tienen conector de auriculares estándar (Jack 3.5mm).

En la web puedes encontrar un listado de modelos compatibles.

Autonomía y precio

  • Entre 8 y 10 días antes de tener que recargar la batería.
  • 130 euros el modelo UP y 150 euros el UP 24h.

Medir tu sueño para despertar descansado

Estas pulseras son capaces de adivinar en qué fase del sueño te encuentras. Al activar su MODO NOCHE, registran el tiempo que estás en la cama, cuánto tardas en dormirte, el número de veces que te despiertas…

Incluye una alarma-despertador (mediante vibración) que funciona con un margen de 30 minutos respecto a la hora a la que necesitas levantarte. 

La pulsera observará tu fase de sueño y te despertará un poco antes o un poco después para respetar tu metabolismo y facilitar un despertar más placentero.

Lo bueno

  • Se puede mojar levemente (en la ducha, fregando los platos...).
  • El resumen de la actividad diurna y nocturna resulta claro y comprensible.
  • Si detectas errores al medir distancias, puedes corregirlos con la opción "calibración de pulsera".

Lo malo

  • No tiene pantalla: por sí sola no hace gran cosa. 
  • No puedes bañarte con ella: olvídate de la natación y el submarinismo.
  • Es fácil pulsar sin querer el botón que cambia del modo día al modo noche.
  • Hemos detectado problemas con la batería (en algunos casos puede descargarse rápidamente).
  • El apartado de alimentación es sumamente tedioso (te cansarás pronto de meter a mano la información sobre todo lo que comes y bebes). Además, sus consejos no son nutricionalmente fiables.

Fitbit Flex

Fitbit Flex

Un sensor que se mete dentro de una pulsera (la cual está disponible en varios colores). Cada modelo viene con 2 correas de distinto tamaño, ambas ajustables. El cierre es por presión y algo incómodo. Cuenta con modo día y modo noche

No tiene pantalla, por lo que necesita sincronizarse con el smartphone (por Bluetooth 4.0 o tecnología NFC). 

Autonomía y precio

  • 5 días máximo.
  • 100 euros.

Compatibilidad

  • Apple: los iPhone a partir del 4S, los iPad a partir del iPad3 y el iPod Touch de 5ª generación. 
  • Android: modelos a partir de la versión 4.3 del sistema operativo, entre ellos los Samsung Galaxy a partir del S3, los HTC One y muchos de los Sony Xperia.

Consulta aquí la lista de modelos compatibles.

Lo bueno

  • Sumergible hasta 10 metros: puedes nadar con ella puesta.
  • Viable si no tienes smartphone: ya que permite sincronizar datos a través de una web (conectando tu pulsera al ordenador mediante adaptador o vía Bluetooth). 
  • Correas intercambiables, por lo que podrás jugar con los colores. 

Lo malo

  • No tiene pantalla. 
  • El interfaz es algo confuso, especialmente en lo que respecta al modo día/modo noche (LEDs desconcertantes). 
  • El cierre es incómodo.  
  • Introducir los datos de lo que comes y bebes supone todo un engorro, y sus consejos nutricionales no son fiables. 

Samsung Gear Fit

Samsung Gear Fit

Saca pecho con su pantalla táctil curva y la ventaja de que no depende totalmente de un smartphone para poder funcionar. Aun así, da lo mejor de sí misma cuando consigue comunicarse con tu móvil. 

Aunque cuenta con diversos modos de actividad (carrera, caminar, bici) no tiene GPS integrado, por lo que sus datos de distancia solo serán fiables si se sincroniza con el GPS de tu smartphone. 

Tampoco te fíes mucho de la medición de pulsaciones, efectuada directamente sobre tu muñeca. Tiene modo sueño, con alarma variable para procurarte un buen despertar. 

Autonomía y precio

  • Entre 3 y 4 días
  • 190 euros

Compatibilidad

  • Únicamente funciona con los smartphones Samsung Galaxy

Lo bueno

  • Pantalla táctil fácil de usar y estéticamente superior a la competencia.
  • Puedes ver los mensajes y llamadas de tu smartphone desde la pulsera. 
  • Funciona sin que tenga que haber un smartphone cerca.

Lo malo

  • Solo se comunica con dispositivos marca Samsung. 
  • La medición de pulsaciones es poco fiable.
  • Tiene problemas para comunicarse con el GPS del smartphone. 

Garmin Vivofit

Garmin Vivofit

Pantalla austera (no es táctil) pero con medición de distancias y calorías... Se comunica con tu ordenador y es necesario instalar previamente un software. 

Si manejas los datos de los últimos días, puede bastarte consultar la misma pulsera. Para mayores informaciones, tendrás que recurrir al ordenador.  

También puede sincronizarse con tu smartphone (iOS y Android). 

Autonomía y precio

  • 1 año sin recargar.
  • 120 euros.

Compatibilidad

Da problemas con muchos smartphones y parece más orientada a su uso desde ordenador. 

Lo bueno

  • Su batería: imposible encontrar una que dure más en este tipo de gadgets.
  • Pantalla con informaciones claras y concisas. 
  • Disponible en varios colores.

Lo malo

  • Instalación engorrosa: el software no es en absoluto intuitivo.
  • Mala sincronización con smartphone: hemos detectado fallos notables.
  • No tiene GPS: realmente extraño viniendo de Garmin. 
  • Ir en bici o en elíptica no cuenta: no lo registra como esfuerzo físico.

Sony SmartBand

Sony SmartBand

No tiene pantalla, por lo que olvídate de saber en tiempo real lo que estás haciendo a no ser que eches mano de tu smartphone. Se comunica con el móvil (vía Bluetooth), pero es preciso instalar el software Lifelog de Sony. Por sí sola no tiene apenas utilidad, pero con el apoyo de un smartphone sus posibilidades se disparan.

Tiene cierto "afán de control": controla cuánto tiempo pasas en las redes sociales o escuchando música con tu móvil, cuántos mensajes has enviado, dónde has estado haciendo deporte... 

Autonomía y precio

  • 4 días.
  • 100 euros.

Compatibilidad

  • Solo móviles equipados con sistema Android 4.4 o posterior

Lo bueno

  • Controlas el reproductor de música del móvil desde la pulsera.
  • El software Lifelog recopila y organiza una gran cantidad de datos.

Lo malo

  • No tiene pantalla, por lo que ni siquiera da la hora.
  • No cuenta los kilómetros recorridos (solo cuenta los pasos). 
  • Incompatible con móviles de más 1 año y con todos los dispositivos Apple.
  • No está pensada para deportistas: es un podómetro algo burdo y diseñado para otros fines.