Noticia

Alergias alimentarias y medicamentos

16 marzo 2018
Alergias y medicamentos

16 marzo 2018

Si eres alérgico, atento también a los medicamentos que tomas. Algunos de ellos incluyen sustancias con potencial alergénico que podrían causarte problemas. Desgraciadamente la legislación en materia de medicamentos se queda corta y hasta que no se normalice deberías leer siempre el prospecto del medicamento, por si acaso.

La legislación exige a los fabricantes de alimentos que indiquen de manera obligatoria la presencia de determinados alérgenos, aunque sea una cantidad mínima, pero ¿y qué pasa con los medicamentos?

En realidad, la legislación para los medicamentos exige a los fabricantes declarar la composición del medicamento en cuanto a su principio activo y en cuanto a la presencia de una serie de excipientes de declaración obligatoria tanto en el prospecto como en la ficha técnica, pero hay una serie de sustancias con potencial alergénico que no están incluidos en dicha lista de excipientes de declaración obligatoria. ¿Cuáles son?

  • Incluidos. El aceite de cacahuete, el aceite de soja, aceite de ricino, aceite de sésamo, almidón de trigo, avena, cebada, centeno o triticale y derivados, sulfitos, bisulfitos y metasulfitos
  • No incluidos. Los derivados de crustáceos, huevo, pescado, leche, frutos de cáscara, apio, mostaza, altramuces ni moluscos.

Presencia de alérgenos, sin regular

Aunque la gran mayoría de las sustancias potencialmente alergénicas no incluidas en la lista anterior no se usan en la industria del medicamento, sería importante que hubiera una normativa que regulara la presencia de alérgenos cuando estos forman parte del principio activo o cuando están presentes en el medicamento como un residuo o una impureza resultado del proceso de fabricación.

Es el caso, por ejemplo, de aquellos medicamentos que contienen como principio activo una enzima denominada lisozima, que se obtiene mediante síntesis o mediante extracción de la clara del huevo y que se usa como agente bactericida.

La lisozima como principio activo está presente en tres medicamentos comercializados en España: Lisozima Chiesi 250 mg comprimidos, Lizipaina y el Trofalgon cápsulas duras.

Consultando la ficha técnica y el prospecto de Trofalgon, el único disponible en la web de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, se puede comprobar que en ninguna parte del prospecto se hace alusión a la posibilidad de reacción alérgica en personas alérgicas al huevo, ni se informa de si la lisozima que contiene proviene o no de la clara de huevo.

Medicamentos con alérgenos

Otros casos de medicamentos que contienen alérgenos en el principio activo son el del ferrimanitol ovoalbúmina y el hierro proteinsuccinilato, ambos medicamentos se usan para el tratamiento de las anemias con carencia de hierro. El primero, el ferrimanitol ovoalbúmina, contiene proteína de huevo y el segundo, el hierro proteinsuccinilato contiene proteína de leche. En estos dos medicamentos al menos el prospecto sí advierte de la contraindicación para personas alérgicas al huevo y a la leche, respectivamente.

También está el caso de las vacunas víricas, ya que algunas se cultivan en embrión de pollo y podrían contener trazas de proteínas de huevo. Si eres alérgico al huevo advierte siempre a tu médico porque en función del tipo de vacuna las medidas de precaución a tomar antes de administrar la vacuna serán más o menos importantes.

Qué hacer si eres alérgico

Para evitar riesgos, y en el caso de que seas alérgico a alguna sustancia, sería conveniente que antes de tomar un medicamento tuvieras en cuenta las siguientes medidas:

  • Advertir a nuestro médico y/o farmacéutico de tu alergia alimentaria, sobre todo cuando te prescriban un nuevo medicamento o vacuna.
  • Leer siempre el prospecto del medicamento, sobre todo las secciones 2 y 6 del prospecto.

Imprimir Enviar por email