Informe

Ojo seco: cuando faltan las lágrimas

11 mayo 2018
ojo-seco

11 mayo 2018

El síndrome de ojo seco (SOS), también conocido como queratoconjuntivitis sicca o lagrimal, es un proceso inflamatorio no infeccioso que afecta a la película lagrimal y a la superficie del ojo. Éste provoca molestias, afecta a la agudeza visual, altera la estabilidad de la película lagrimal y produce inflamación en la superficie ocular.

La importancia de la película lagrimal

La película lagrimal que recubre la parte externa del ojo está formada por 3 capas:

Capa mucosa  Parte interna Ayuda a que la lágrima se distribuya homogéneamente por toda la superficie del ojo.
Capa acuosa  Parte del medio 

Además de agua, contiene otras sustancias importantes tales como:

  • proteínas solubles,
  • electrolitos,
  • enzimas con propiedades antimicrobianas
  • inmunoglobulinas que protegen frente a las infecciones.
Capa oleosa  Parte externa  Impide la evaporación de la lágrima ayudando a mantener la humedad del ojo.

Asimismo, la película lagrimal desempeña una serie de funciones que resultan fundamentales para el correcto trabajo de la superficie del ojo:

  • Nutrirlo suministrándole oxígeno.
  • Proporcionarle una superficie lisa y refractante, lo que permite obtener una imagen visual definida.
  • Lubrificar el ojo impidiendo que se seque.
  • Protegerlo de agentes externos dañinos
  • Eliminar sustancias y/o partículas extrañas de la superficie del ojo.

Imprimir Enviar por email