Noticia

Esmaltes semipermanentes, ¡pobrecitas uñas!

09 junio 2015
Mujer pintándose las uñas

09 junio 2015

Con internet es facilísimo comprar estos esmaltes para las uñas que antes solo manejaban los profesionales. Los riesgos asociados a sus componentes nos llevan a desaconsejar hacerse esta manicura en casa, aunque suponga un ahorro, y también su uso de forma habitual.

Para manicuras perfectas

A muchas mujeres les atraen esas uñas perfectas, brillantes, como las de las modelos o actrices, por eso la manicura con esmaltes semipermanentes se ha puesto de moda y está desbancando a otras opciones como las uñas en acrílico, el esculpido de uñas, etc. Su ventaja frente a esas técnicas es que los semipermanentes tienen un método de aplicación sencillo, a base de finas capas y para que solidifiquen solo hay que poner las uñas unos segundos bajo una lámpara con luz ultravioleta o led. 

Además, frente a los esmaltes o lacas de uñas clásicos duran de 2 a 3 semanas incólumes y sin retoques.

Hoy en día todos los elementos necesarios para este tipo de manicura se pueden conseguir fácilmente por internet, incluso las lámparas. Se ha abierto el camino para hacer un uso doméstico de unos productos que antes solo se manejaban en centros de belleza.

Pero no todo es de color rosa. Los esmaltes fundamentalmente contienen acrilatos, unas sustancias con elevada capacidad de producir reacciones alérgicas en la piel (dermatitis de contacto). Y, además, pueden incluir trazas de otras sustancias de uso restringido por su toxicidad como la hidroquinona y un derivado de ésta, la hidroquinona metiléter, también conocida como mequinol. Estas sustancias se utilizan  porque funcionan como estabilizadores y ayudan a que los acrilatos se mantengan líquidos durante más tiempo. 

Comparamos 16 esmaltes semipermanentes de uñas: mira los resultados.


Imprimir Enviar por email